quiénes somos. La Provincia

Los resultados visibles de la renovación conciliar en el servicio al Pueblo de Dios

Una vez que se calmaron esas turbulencias de la crisis postconciliar, fue apareciendo la nueva cara de la Provincia de San Nicolás de Tolentino. Los diversos servicios, ministerios y tareas apostólicas son la cara visible que ha dejado todo este proceso de actualización y de diálogo con el mundo contemporáneo. Lo repasamos en sus distintos campos de acción hasta dibujar una imagen general de la realidad actual.

Misiones y obras sociales

La evangelización de vanguardia en territorios de misión ha sido siempre el orgullo de la Provincia de San Nicolás de Tolentino. Por ello nuestra página web le dedica un amplio espacio a la aportación misionera y de obras sociales a lo largo de toda su historia.

Monseñor Gregorio Espiga, agustino recoleto, frente al seminario diocesano de Puerto Princesa (Palawan, Filipinas). Monseñor Gregorio Espiga, agustino recoleto, frente al seminario diocesano de Puerto Princesa (Palawan, Filipinas).

Centrados en la etapa postconciliar, los hechos misioneros más importantes han sido la colaboración con la diócesis de Kaoshiung (Taiwan); la Prelatura de Ciudad Madera en el estado mexicano de Chihuahua; la mayoría de edad de la misiones Filipinas; la asunción de la Prelatura de Lábrea en el Amazonas brasileño; la auténtica “resurrección” de la misión de Shangqiu en la República Popular China tras la caída del telón de bambú y la reapertura de las comunicaciones con el fin progresivo del aislamiento impuesto; y finalmente la gesta misionera recoleta en Sierra Leona, comenzada por la Provincia de San Nicolás de Tolentino en 1996, continuada por la Provincia de San Ezequiel Moreno desde entonces aunque con varios años de colaboración mutua en personal y ayudas (1998-1999 y 2004-2016).

Parvulario de Shangqiu (Henan, China).
El terreno misional más antiguo de la Provincia de San Nicolás de Tolentino, el Vicariato apostólico de Puerto Princesa (Palawan, Filipinas), encomendado a los recoletos al momento de su creación en 1910, alcanza bajo el episcopado del agustino recoleto Gregorio Espiga un florecer vocacional que garantiza la atención de los fieles por parte del clero diocesano. Los esfuerzos generosos de tantos misioneros aislados por la insularidad y las distancias habían ido madurando aquella cristiandad. Por eso, desde 1987, esta Iglesia local crece y se desarrolla por sí misma, con una mínima participación en la Recolección agustiniana, que tan solo cuenta ya con dos parroquias en la isla atendidas por la Provincia de San Ezequiel Moreno.

Desde finales de los años 80 especialmente, se produce un auge grande del espíritu de concienciación y colaboración misional en colegios y parroquias que se ha traducido en ayudas sustanciales a las iniciativas de los misioneros y un importante ejercicio de Educación para el Desarrollo. Surgen en la sociedad civil Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo (ONGD) como “Haren Alde” o “La Esperanza” y un importante movimiento de promoción del voluntariado. La Provincia, a su vez, crea una Comisión de Misiones y Desarrollo Social desde el año 2003 para apoyar esta labor de sensibilización y de promoción de proyectos sociales.

El trabajo misionero de la Provincia incluye ministerios que, por sus características, se consideran de especial relevancia socio-evangelizadora y sobresalen por su carga social y la implicación de muchas personas en su funcionamiento. En este ámbito, los centros más llamativos que la Provincia de San Nicolás tiene son la Ciudad de los Niños de Costa Rica, el Hogar Santa Mónica de Fortaleza (Brasil) y el Centro de Acompañamiento y Recuperación de Desarrollo Integral (CARDI) de la Ciudad de México. Además se ejerce un importante papel de cohesión y labor social en el trabajo especializado con inmigrantes en la Capellanía Latinoamericana de Londres y la Capellanía para católicos chinos residentes en la Diócesis de Madrid; en la misma China se sigue atendiendo de forma preferencial a las víctimas de la desigualdad social, con un especial trabajo en la atención a los más pequeños mediante el parvulario Tse Yu desde 1998, y uno más que se abre durante 2017.

Apostolado Educativo

El apostolado educativo en la Orden de Agustinos Recoletos y la Provincia de San Nicolás de Tolentino tuvo su mayor desarrollo con la apertura en 1941 de los tres primeros grandes colegios de San Sebastián (Manila, Filipinas), San Carlos (Negros, Filipinas) y Fray Luis de León (Caracas, Venezuela). Este pasó a la provincia de San José al ser fundada en 1948. Sin embargo, desde 1976 no se ha fundado ningún centro educativo más.

Filipinas fue donde el apostolado de la educación tuvo un desarrollo extraordinario. Los colegios de San Sebastián de Manila y el San José-Recoletos de Cebú nacieron y prosperaron a partir de su fundación en 1947. El de Cebú rápidamente consigue gran prestigio, hasta alcanzar los 17.000 alumnos. El de Manila ha contado con un alumnado que ha superado los 5.000 alumnos. Posteriormente proyectó su prestigio con la fundación del San Sebastián de Cavite en 1966, mientras que en la isla de Negros crece este apostolado en Bacolod, Talisay y Valencia. Al fundarse en 1998 la Provincia de San Ezequiel Moreno con ministerios de la Provincia de San Nicolás de Tolentino en Filipinas, Taiwán y Sierra Leona, la nueva Provincia nace con 40.000 alumnos en sus centros, desde los niveles más básicos a los universitarios.

Colegio San Sebastián, Manila (Filipinas).
En España y México los religiosos dedicados a la educación llegaron a ser muy numerosos. La sangría vocacional ha llevado a un proceso de participación cada vez más reforzada de los laicos, primero en los equipos docentes (años 70, 80 y 90 del siglo XX) y después en los directivos (durante todo el siglo XXI). De ahí que el gran esfuerzo en este campo ha sido la formación del laicado en el carisma e ideario educativo recoleto. Los tres centros educativos de la Provincia de San Nicolás de Tolentino en España y el de México gozan actualmente de merecida fama en su sociedad local y están completamente actualizados y generan una educación de gran calidad apoyados por sus instalaciones, equipos técnicos, medios didácticos y profesionales de la educación.

En España el apostolado educativo había comenzado en Chiclana de la Frontera (Cádiz) con un pequeño colegio de primaria que se abrió a instancias de las autoridades locales en octubre de 1955 en condiciones precarias. En octubre de 1998 se amplió con un nuevo edificio y la incorporación de la enseñanza secundaria. Este colegio, denominado San Agustín, cuenta con una media anual de unos 400 alumnos durante los últimos años.

Colegio San Agustín, Chiclana de la Frontera, Cádiz, España.
En 1966 el seminario de nuestra Señora de la Consolación de Valladolid se convierte oficialmente en Colegio San Agustín y recibe sus primeros alumnos externos, decisión tomada por las necesidades educativas de la ciudad y por contar con unas espléndidas instalaciones que había que aprovechar al máximo. Diez años más tarde ya tiene 2.000 alumnos de todos los niveles. En 1984 se convirtió en mixto y al año siguiente integró el Curso de Orientación Universitaria. Poco después superó los 2.500 alumnos, cifra máxima de su historia. A partir de 1985, por las leyes respecto al número de alumnos permitidos por aula, la media se ha situado en torno a 1.800. Aquí puedes leer una historia más pormenorizada de este centro.

Colegio San Agustín, Valladolid, España.
En 1968 se abren dentro del complejo del Seminario San José en Lodosa (Navarra) unas instalaciones preparadas al efecto para funcionar como Colegio Libre Adoptado. Era una posibilidad abierta por el Gobierno para la extensión de la enseñanza secundaria en poblaciones rurales que no contaban con infraestructura pública. Para la Provincia se trataba de facilitar a los seminaristas la consecución oficial del título y ejercer el apostolado educativo. La matrícula giró en torno a los 250 alumnos. Su misión terminó en 1974, al inaugurarse el Instituto público de enseñanza media.

Fue en ese mismo 1974 cuando la provincia abre el Colegio Romareda de Zaragoza; primeramente, con un parvulario en locales de la parroquia Santa Mónica, a fin de contar ya con alumnado al abrirse el edificio de nueva planta, que comienza a funcionar al comienzo del curso 1975 con alumnos de Enseñanza General Básica, completado al año siguiente con los de Bachillerato Unificado Polivalente.

Colegio Romareda, Zaragoza, España.
También en México fue un seminario, el de Querétaro, el que se abrió a la educación general. Los alumnos alcanzaron el notable número de 2.000, aunque posteriormente debido a ciertas crisis descendieron hasta los 1.700 actuales. Las instalaciones se fueron ampliando y mejorando con nuevas infraestructuras como el auditorio o el edificio de educación infantil.

Colegio Fray Luis de León, Querétaro, Qro., México.
En Costa Rica desde el año 2007 funciona dentro de la Ciudad de los Niños el Colegio Técnico San Agustín, que se ha convertido en centro modélico respecto a las consideraciones y normas educativas del país. En 2015 y 2016 inauguró nuevas instalaciones y está calificado como uno de los mejores centros técnicos educativos de su región. Además, su profesorado y equipo docente participa con el colegio de Querétaro en formaciones propias y en la adopción de sistemas educativos y de gestión conjuntos.
14.jpg: Colegio Técnico San Agustín, Agua Caliente de Cartago, Cartago, Costa Rica.

Colegio Técnico San Agustín, Agua Caliente de Cartago, Cartago, Costa Rica.
Tanto en Inglaterra como en Estados Unidos existen o han existido algunas escuelas en ministerios parroquiales. Los religiosos prácticamente no han ejercido sobre ellos más papel que de tutela y apoyo desde el ministerio parroquial, porque son centros con una gran raigambre en los países anglosajones y su gestión está bastante condicionada a las Diócesis y funcionan de una manera sumamente autónoma.

En otros muchos lugares los religiosos han ejercido el profesorado en centros públicos; así ha ocurrido durante años en España con la formación en Religión Católica o en el Amazonas brasileño enseñando idiomas. Esto ha permitido un contacto intenso con personas procedentes de un ámbito externo a la pastoral ministerial propia. En otros casos, el apostolado educativo se ha ejercido de un modo tangencial, como en los Centros Esperanza del Amazonas brasileño, que mezclan una labor social con el apoyo escolar y el requisito de participación en la escolaridad pública para todos sus alumnos.

Apostolado Ministerial

El empeño de anunciar el Evangelio de Jesucristo es la razón de todo apostolado. Ese empeño, que adquiere diversas formas, se plasma claramente en lo que denominamos actividad ministerial, desarrollado principalmente en las parroquias y templos públicos. Alrededor del 84% de los religiosos agustinos recoletos de la Provincia de San Nicolás de Tolentino son sacerdotes, ordenados para este ministerio y con una vocación directa al servicio al Pueblo de Dios. La mayor parte de las comunidades religiosas de la Provincia tiene como una de sus funciones, o incluso como función principal y hasta única, la atención a una o varias parroquias o templos abiertos al público.

Muchos son los desafíos que ha ido encarando la labor ministerial. Se presta una buena atención a los fieles y se intentan conservar las actividades tradicionales y promover otras nuevas. Pero los Recoletos de la Provincia de San Nicolás de Tolentino ha tendido más a lo conservador que a lo innovador. Los desafíos de la nueva evangelización, los programas pastorales de la diócesis y la salida a las “periferias”, tan insistentemente pedida por el Papa Francisco durante su pontificado, suscitan a veces perplejidad por su exigencia y no han tenido siempre la concreción deseada por los mismos religiosos y mostrada por ellos mismos en sus Asambleas y Capítulos.

España. Tras el Concilio Vaticano II, en la España de los años 60, los obispos acudieron a la Provincia de San Nicolás de Tolentino para atender el galopante incremento de la población urbana o, más tarde, para remediar la escasez de sacerdotes diocesanos, dado que la crisis vocacional también fue de especial dureza para los sacerdotes seculares. La majestuosa iglesia de Santa Rita marca ya un hito cuando en octubre de 1965 es elevada a parroquia, y un mes más tarde se toma la parroquia de Santas Perpetua y Felicidad en el entonces barrio del extrarradio de La Elipa, parroquia atendida por los Recoletos hasta 2016.

Parroquia de Santa Rita, en Madrid.
Un impulso poderoso comienza en los años 70. En 1976 se encomienda a la Provincia la parroquia de Monteagudo (Navarra). En este entorno se asumió la capellanía de las cistercienses de Tulebras y posteriormente su parroquia y la de Barillas. Posteriormente se ha pastoreado en algunas parroquias de pequeños centros rurales de la cercana diócesis de Tarazona.

En la diócesis de Zaragoza la parroquia de Santa Mónica se inaugura en 1972 y al año siguiente se encomiendan las de Sástago y cuatro más de ámbito rural, hasta 1995; este año se toma la de Montañana, y más tarde (1999) la de Santa Isabel, en las afueras de la capital aragonesa, hasta 2008.

En Chiclana de la Frontera (Cádiz), los recoletos servían desde 1954 en la parroquia de la Santísima Trinidad. En 1965 los religiosos comienzan a atender la parroquia del Carmen, situada en el barrio pesquero de Sancti Petri y trasladada en 1974 a la urbanización La Barrosa, primero a una capilla construida dos años antes por la comunidad y ya en el siglo XXI a un nuevo templo en el mismo emplazamiento. Por último, en 1981 se encomienda a la Provincia de San Nicolás de Tolentino la parroquia de San Sebastián del barrio chiclanero de La Banda, situado al otro lado del río respecto al centro histórico y uno de los de mayor densidad de población en la localidad.

Parroquia de San Sebastián, Chiclana de la Frontera, Cádiz, España.
En agosto de 1994 se acepta la parroquia de Marcilla (Navarra) y tres años más tarde la de Funes, a las que se suman posteriormente las de las cercanas poblaciones de Caparroso, Cadreita y Peralta. También se ha trabajado en la región como vicarios parroquiales o con variadas acciones de apoyo a párrocos diocesanos, como en el caso de Milagro.

Desde la comunidad urbana de Valladolid se han atendido algunas parroquias rurales –San Cebrián de Mazote y Laguna de Duero en ciertos periodos–. Últimamente se cuidan las parroquias de Alcazarén y Hornillos de Eresma.

El Poniente almeriense fue otro compromiso iniciado en 1994 con media docena de parroquias. A los quince años, en setiembre de 2009, se firma el compromiso de pastorear otras nueve parroquias de la Alpujarra en esa misma provincia, con centro en Alhama de Almería; tres años duró dicho servicio. Y el 15 de setiembre de 2013 concluía totalmente la colaboración pastoral de 19 años de la Provincia de San Nicolás de Tolentino con la Diócesis de Almería.

En Inglaterra las comunidades de Ivibridge (1932-2016) y Honiton (1940), han atendido a sus escasos fieles católicos en una de las regiones de mayor raigambre social anglicana del país, extendiendo su servicio pastoral a localidades cercanas como con Seaton y Ottery St. Mary. En Londres la Provincia inaugura su presencia en 1978 con las parroquias de nuestra Señora de las Santas Ánimas en Kensal (hasta 2004) y la de los Mártires Ingleses de Wembley (1985-2016). Desde 2003 la labor principal se realiza en la parroquia de Santa Ana en el barrio de Vauxhall y en la Capellanía Latinoamericana para las dos diócesis católicas de la capital británica, Westminster y Southwark, que reparte sus celebraciones en diversos templos de toda la ciudad y mantiene sus oficinas centrales en la comunidad de Santa Ana.

Parroquia de Santa Ana, Londres, Inglaterra.
En Estados Unidos, aunque la Provincia dirigió tres parroquias en el estado de Texas de 1931 a 1941, no fue hasta 1973 cuando se encomienda la de Bayard (Nuevo México). Posteriormente la Provincia ha servido en parroquias de Texas (El Paso) y Nuevo México (Saint Anthony y Las Cruces); exceptuada esta última ciudad, continúa sirviendo en las otras dos. Por otro lado, en la región nordeste del país, en 1974 el arzobispo de Nueva York encomienda a la Provincia las parroquias de Santa Rita, San Juan María Vianney, San Roque y San Anselmo, situadas en el Bronx, barrio del que salieron definitivamente los Recoletos en 2016. En 1998 saltan al otro lado del Hudson, a la diócesis de Newark, para servir en las parroquias de Sagrada Familia (desde 1998) y San Agustín (desde 2004), ambas en Union City (Nueva Jersey). Entre 1998 y 2013 estuvieron además al frente del Centro Guadalupe para la pastoral hispana, hasta su cierre por falta de fondos por parte de la diócesis.

México. Al inicio del Concilio Vaticano II la Provincia de San Nicolás de Tolentino contaba con tres residencias, un colegio apostólico (Querétaro) y cuatro parroquias en la capital y una en Aculco (1951-1964). En 1971 eran 22 ministerios atendidos por 65 religiosos; 22 de ellos en la Prelatura de Madera, en Chihuahua. Además se atendió durante años al pueblo de Dios en otros lugares con templos muy concurridos, como el de Santa Rita en Veracruz (1950-2016). Actualmente se administran seis parroquias en la Ciudad de México, cuatro en Chihuahua, una en Cuernavaca (Morelos) y una más en Querétaro. En este país los religiosos han sido pioneros en la aplicación de programas y sistemas pastorales como el SINE y las pequeñas comunidades de evangelización.

Parroquia de Cristo Crucificado, Avante, Ciudad de México, México.
En Costa Rica fue también en la época conciliar, en 1963, cuando llega la Provincia de San Nicolás de Tolentino. Se trabajó brevísimamente en algunos ministerios, ya que se llegó a esta nación con la intención de que fuese un puente para la entrada de los religiosos en México, que con sus leyes laicistas y su enfrentamiento con el régimen político que había entonces en España hacía difícil una entrada directa. Al ver las necesidades pastorales y tras diversos encuentros con los obispos del país centroamericano, los Recoletos se encargan ya con más intención de permanencia de la parroquia del Carmen en Alajuela (desde 1966 hasta hoy) y en 1977 de cuatro parroquias en la región del Sarapiquí, junto a la frontera de Nicaragua, y la parroquia de San Antonio de Belén. De todas ellas, para 2016 solo quedan la de Alajuela y la de Puerto Viejo. Además, durante doce años (1976-1988), se administró la parroquia de Cristo Rey en la capital, San José. En la provincia capitalina hoy se sigue atendiendo la parroquia de Pozos de Santa Ana, asumida en 1999.

Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, Alajuela, Costa Rica.

Apostolado de la cultura

En 1909 fue fundado el Boletín de la provincia como órgano oficial, que pronto se abrió a múltiples manifestaciones literarias y artísticas. Fue durante lustros la única publicación periódica e institucional de la Provincia de San Nicolás de Tolentino y el único medio de expresión y de conservación de la cultura e identidad propias. Hasta los años 70, ya pasada una década del Concilio, en el Boletín se aprendía a ser recoleto y a soltarse en los primeros balbuceos literarios.

Tras la aparición de OAR Al habla en 1970, la revista interna de la Provincia de San Nicolás de Tolentino que se edita hasta nuestros días, el Boletín perdió su parcela de noticiario de las comunidades. Más tarde, al nacer la revista Mayéutica en 1975 sustituyendo a Marcilla como órgano cultural del teologado, se limitó finalmente el ámbito del Boletín a recoger los documentos oficiales, las memorias anuales de las comunidades y a estudios históricos. La revista Mayéutica consiguió un alto nivel con las colaboraciones propias como revista especializada de Filosofía y Teología, pero en la actualidad son plumas foráneas las que casi monopolizan sus páginas.

OAR Al habla, en sus comienzos un humilde boletín familiar a multicopista, se ha ido modernizando al tiempo que lo hacían —y se abarataban— los costes de edición y reproducción digital. Es de distribución interna para las comunidades religiosas y familiares directos de los religiosos.

Número de OAR Al Habla.
Canta y Camina es un boletín de amistad nacido en 1986 para la promoción y divulgación del carisma agustino recoleto, de distribución gratuita en los ministerios de la Provincia de San Nicolás de Tolentino en España. Durante años se ha impreso y distribuido también en México, Costa Rica y Estados Unidos. Su misión es dar a conocer y promover el carisma propio, las actividades de la Familia Agustino-Recoleta, su labor social y misionera, compartir su historia y el patrimonio cultural recoleto, fortalecer la identidad en Fraternidades Seglares y grupos juveniles y ofrecer un “punto de vista recoleto” a la actualidad eclesial y social.

Número de Canta y Camina.
Desde el Concilio Vaticano II, la producción literaria de religiosos de la Provincia de San Nicolás de Tolentino ha ido aumentando, especialmente en áreas relativas a las ciencias teológicas y filosóficas, agustinología, carisma propio e historia. Entre los autores recoletos de la Provincia de San Nicolás de Tolentino desde el Concilio hasta hoy se puede nombrar a Manuel Carceller (†1983), Victorino Capánaga (†1983), Serafín Prado (†1987), José Oroz Reta (†1996), José Luis Sáenz (†2011), Jesús Álvarez (†2017), Ángel Martínez Cuesta, José Anoz, José Manuel Bengoa, Pablo Panedas, José Javier Lizarraga o Enrique Eguiarte.

Mirada azul. Antología poética de Serafín Prado, OAR.
Viendo la necesidad de coordinar y animar las actividades en el campo de la comunicación, la Comisión de Publicaciones de la Provincia de San Nicolás de Tolentino fue puesta en marcha en 2003. Desde entonces centraliza un trabajo de divulgación y diálogo social con la edición de libros, subsidios pastorales y vocacionales en papel; el diseño y actualización de las publicaciones electrónicas de la Provincia; la preparación de audiovisuales propios; la salvaguarda del archivo audiovisual y gráfico de la Provincia; y la participación en las Redes Sociales. También es un órgano de servicio para el resto de organismos y equipos de trabajo de la Provincia.


La vida interna de la Provincia, comunidades y religiosos, a la luz del postconcilio
Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018.