español português english email
La Familia Agustino-Recoleta homenajea de modo solemne y alegre a la Madre Mariana de San José


La Familia Agustino-Recoleta homenajea de modo solemne y alegre a la Madre Mariana de San José
16-04-2018 España
El Real Monasterio de la Encarnación y la Federación de Monjas Agustinas Recoletas de España han organizado una solemne celebración de acción de gracias y un sentido homenaje a su fundadora, que está camino de los altares. Casi 200 personas miembros de la Familia Agustino-Recoleta y amigos del monasterio han participado.
Una treintena de monjas agustinas recoletas se han dado cita en un encuentro poco común entre las contemplativas; pero esta vez, de monasterios de toda España han llegado representantes, junto con la presidenta de la Federación de Monjas Agustinas Recoletas de España, porque la fiesta era grande: la Madre Mariana de San José, fundadora de varios de sus monasterios y redactora de sus Constitucionesha sido proclamada Venerable en un paso más en su camino a los altares.

Han acompañado a las monjas una cincuentena de agustinos recoletos, miembros de las Fraternidades Seglares de diversas comunidades de Madrid, algunos miembros de la Orden de San Agustín, el vicario episcopal para la vida consagrada de la Archidiócesis de Madrid, Eliás Royón, los capellanes del Real Monasterio, la representante de Patrimonio Nacional y amigos de la comunidad contemplativa. Todos ellos han llenado el templo, en el que no quedaban prácticamente lugares libres.

La Familia Agustino-Recoleta debía aún este homenaje especial a una de sus más insignes representantes por su significativo testimonio de vida contemplativa, la Madre Mariana de San José. El Papa Francisco la proclamó Venerable el pasado 19 de diciembre; pero ha sido en este 15 de abril, a los 380 años exactos de su fallecimiento, cuando se ha organizado esta solemne acción de gracias.

El Real Monasterio de la Encarnación, donde vivió la Madre Mariana y donde se pueden ver aún hoy muchos de los elementos que usó en su vida de oración, ha sido el escenario para esta solemne acción de gracias.

Se ha dividido el acto en tres partes, que han comenzado con una conferencia del postulador de la Orden de Agustinos Recoletos, Samson Silloríquez, quien ha expuesto al público el proceso por el que una determinada persona llega a ser reconocida como santa, aplicado en concreto a la Madre Mariana.

Silloríquez, cuyo principal cometido es reunir datos sobre los miembros de la Familia Agustino-Recoleta que han adquirido fama de santidad por sus vidas de testimonio y servicio, ha incidido sobre las razones para el reconocimiento de nuevos santos y santas. Ha recordado que a la Madre Mariana siempre se la tuvo por santa, desde el mismo momento de su fallecimiento, pese a que su proceso se haya finalmente retrasado siglos por diversos motivos que también ha explicado.



La segunda parte del acto de homenaje ha sido una eucaristía presidida por el obispo agustino recoleto de Tarazona (Zaragoza), Eusebio Hernández, acompañado por el también obispo recoleto de Casanare (Colombia), Héctor Javier Pizarro. Entre los concelebrantes, el prior general de la Orden de Agustinos Recoletos, Miguel Miró, varios priores provinciales de esta misma Orden, el asesor religioso de la Federación de Monjas Agustinas Recoletas de España y miembros de las diversas comunidades de Madrid. Los religiosos profesos de la Casa de Formación San Agustín de Las Rozas (Madrid) han aportado las voces para los cantos, algunas lecturas y la oración sálmica.



La celebración ha estado llena de guiños especiales a la mujer contemplativa; así, al inicio de la Eucaristía se ha leído el rescripto por el que se reconocían de modo oficial las virtudes de la Madre Mariana por parte del Papa Francisco.

En la homilía Eusebio Hernández ha tenido palabras y gestos directos a la treintena de monjas presentes en el coro de la Iglesia; ha recordado que la vida contemplativa agustino-recoleta está en el corazón mismo del carisma agustino recoleto, y la Madre Mariana es “modelo para todo aquel que quiere vivir este carisma”. Ha recordado la historia de la madre Mariana: “luchó por conseguir una serie de derechos que posibilitaran la implantación de la Regla, superando los privilegios medievales”.

“Que nuestras comunidades contemplativas sean en la Iglesia y para la Iglesia el corazón orante, deseosas de encontrar y contemplar siempre a Dios en el corazón del mundo”, ha pedido a las monjas recoletas que hoy siguen los caminos que la madre Mariana ofreció con su vida y sus obras.



Tras la solemne bendición de los dos obispos, la presidenta de la Federación de Agustinas Recoletas de España, Eva María Oíz, ha agradecido la presencia de todos y ha pedido oraciones para que las monjas agustinas recoletas sigan estando en el corazón de la Familia común y siendo fieles a su carisma contemplativo.

La procesión de salida del templo y finalización de la eucaristía se ha convertido en una peregrinación de todos los presentes por el lugar donde descansan los restos de la Madre Mariana, pasando antes por la admiración de varios de los objetos de culto que acompañaron la vida de oración de la Madre.

El punto final ha estado en el claustro del monasterio para los religiosos y los fieles y en una antesala junto a la capilla de los rezos cotidianos de la parte superior de la clausura para las monjas, donde todos han podido conversar, compartir un refresco y celebrar con alegría recoleta las virtudes de la Madre Mariana.

El Papa Francisco reconoció el pasado 19 de diciembre las “virtudes heroicas” y declaró “venerable” a la madre Mariana de San José, agustina recoleta contemplativa (Alba de Tormes, Salamanca, España, 1568- Madrid, España, 1638) y uno de los personajes principales de la Recolección femenina y contemplativa.

Corría el año de 1568 cuando nació Mariana de Manzanedo y Maldonado en una casa que fue vendida por su padre dos años después para formar parte del nuevo monasterio que santa Teresa de Jesús fundó en Alba de Tormes y donde la santa falleció 12 años después. En 1982, el Ayuntamiento de esta localidad salmantina dedicó a la madre Mariana la calle más cercana en la actualidad a este lugar de nacimiento de la monja recoleta.

A los 18 años, tras la muerte de su padre, Mariana tomó el hábito y en 1587 hizo la profesión religiosa. Encabezó en 1603 la fundación del primer monasterio de Agustinas Recoletas en Eibar, al que seguirían los de Medina del Campo (1604), Valladolid (1606), Palencia (1610) y la Encarnación de Madrid (1612), en el que falleció.

Sobresale la intensidad de su experiencia mística y la altura espiritual de sus escritos, aun en medio de los ajetreados acontecimientos en los que tuvo que intervenir, tales como las ya relatadas fundaciones, la redacción de las Constituciones de las Agustinas Recoletas, el haber sido priora en los seis monasterios por los que pasó o haber intervenido de un modo u otro en otras ocho fundaciones, seis de Recoletas y dos de otras órdenes.



¿Y tú que opinas?

menu portada noticias reportajes agenda documentos nosotros material gráfico misiones escribenos intranet Entra y verás
Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. Paseo de la Habana, 167. 28036 -Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Política de privacidad.
Búsqueda.