Misiones y obras sociales. Las misiones de la Provincia en el siglo XX

Prelatura de Ciudad Madera (Chihuahua, México)

La prelatura de Ciudad Madera estaba situada al noroeste del estado de Chihuahua (México). Sus 30.000 km2 estaban en una altiplanicie cruzada por llanuras y la Sierra Madre Occidental de norte a sur, un lugar formado por cordilleras, cerros, valles y barrancas, zonas abruptas y quebradas de baja densidad de población. En la planicie de 2.200 metros sobre el nivel del mar estaban los mayores centros de población. Pero en su extensión, la mayor parte era terreno montañoso de difícil acceso.

La zona serrana de la misión de Madera, con grandes quebradas y muchas dificultades de comunicación. La zona serrana de la misión de Madera, con grandes quebradas y muchas dificultades de comunicación.

La Prelatura constaba de dos distritos: el de Guerrero, con siete municipios (Guerrero, Matachic, Temósachic, Madera, Gómez Farías, Namiquipa, Bachíniva) y el distrito de Rayón con dos municipios (Ocampo y Moris). Se creó en 1966 con las parroquias más serranas de las diócesis de Chihuahua, Ciudad Juárez y Ciudad Obregón, por dos razones: la escasez de clero en una región poco accesible y muy escasa de recursos; y la fuerza apaciguadora de la Iglesia tras la revuelta de 1965.

De la archidiócesis de Chihuahua se tomaron las parroquias de Bachíniva y Ciudad Guerrero; de la diócesis de Ciudad Juárez, las de Ciudad Madera, Temósachic, Gómez Farías y Namiquipa; y de la de Ciudad Obregón, la de Yécora.

En febrero de 1965, el obispo de Ciudad Juárez, Manuel Talamás, buscaba alguna orden religiosa que se hiciera cargo de esas parroquias, y así se lo manifestó al delegado apostólico. Pablo VI creó la prelatura el 25 de abril de 1966. El 20 de junio de 1967 L'Osservatore Romano publicó el nombramiento de Justo Goizueta, vicario provincial de los Agustinos Recoletos en México, como administrador apostólico de la nueva prelatura. Su consagración episcopal fue el 8 de marzo de 1970 en la iglesia de Santa Mónica de los Agustinos Recoletos en la ciudad de México.

El 2 de mayo de 1966 partió del seminario de la Provincia de San Nicolás de Tolentino en Querétaro una pequeña expedición recoleta que, entre el 4 de mayo y el 28 de octubre, se hicieron cargo de las parroquias de Santa Ana, Nicolás Bravo, Ciudad Madera, El Terrero, Gómez Farías y Mesa del Huracán.

Catedral de Ciudad Madera, Chihuahua, México. Catedral de Ciudad Madera, Chihuahua, México.
El 8 de agosto de 1967 Justo Goizueta tomó posesión de la Prelatura. Contaba con doce agustinos recoletos, tres misioneros de la Natividad de María, tres paúles y un diocesano. Los Recoletos continuaron tomando nuevas parroquias: Namiquipa (1967), Ciudad Guerrero (1968), Bachíniva (1970), Temósachic (1971), La Junta (1971) y Yécora (1971). Hasta 23 agustinos recoletos trabajaron en la Prelatura.

Desde el primer momento se promovieron las vocaciones locales. El clero diocesano se fue multiplicando y se le fueron entregando las parroquias de Temósachic (1972), Santa Ana (1977), Yécora (1981), Mesa del Huracán (1982), Ciudad Madera (1989), Nicolás Bravo (1990) y Gómez Farías (1990).

El 17 de noviembre de 1995 se constituyó la nueva diócesis de Cuauhtémoc-Madera, en la que quedó integrada Ciudad Madera como una de las dos sedes episcopales y otros municipios que pertenecían a la diócesis de Chihuahua. En el año 2011 quedaban dos comunidades recoletas en la nueva diócesis (La Junta y Ciudad Cuauhtémoc).

La tarea de los Agustinos Recoletos fue evangelizadora y sacramental. Las grandes distancias, la escasez de personal laico y religioso, la falta de una pastoral organizada y orientada, les llevaron a un trabajo más parecido al de los primitivos misioneros que al de los modernos pastoralistas.

Población indígena en La Junta, Chihuahua. Población indígena en La Junta, Chihuahua.
La Orden no trabajó directamente en el campo educativo o sanitario, pero desde el principio se organizaron desayunos escolares y dispensarios médicos. Por la región serrana se repartieron grandes cantidades de comida y medicinas.

Tras la salida de los Agustinos Recoletos y tras ver los resultados, quienes conocieron al comienzo esas gentes y lugares hablaron de su transformación casi prodigiosa. El materialismo y el neoliberalismo avanzaron con los años, junto con la indiferencia religiosa, pero también hubo bastantes manifestaciones religiosas masivas.

Las principales dificultades con que tuvieron que lidiar los misioneros fueron el analfabetismo, la fe supersticiosa y con poca influencia en la vida cotidiana; la incomunicación; el altísimo porcentaje de alcoholismo; y la emigración.

Los Agustinos Recoletos trabajaron con eficacia en las vocaciones. Prueba de ello es la entrega de la Prelatura al clero diocesano y las múltiples vocaciones religiosas. También las obras materiales han sido abundantes. Tras su retirada, los Recoletos entregaron a los diocesanos casas parroquiales con todos los servicios. La actual infraestructura parroquial en Madera, Nicolás Bravo, Santa Ana, El Terrero, Bachíniva, La Junta, Ciudad Guerrero o Temósachic se debe al trabajo de los Recoletos.


Sarapiquí (Costa Rica)
Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018.