Misiones y obras sociales. Misioneros hoy

Cuarta etapa: tras el telón de bambú

Nueve religiosos agustinos recoletos chinos quedaron dentro de la República Popular China. La cárcel, la vigilancia o el desprecio público no lograron su objetivo. Los católicos caminaron kilómetros para asistir a las misas. Los sacerdotes conseguían administrar sacramentos y visitar fieles. Cada cristiano se convirtió en misionero. Hubo entre seis mil y siete mil nuevas conversiones al catolicismo.

La antigua catedral del Shangqiu ha sido el centro de la cristiandad y punto de encuentro y de vivencia de la fe desde que Nicolás Shi se estableció en ella para dedicarse de lleno a la labor pastoral. La antigua catedral del Shangqiu ha sido el centro de la cristiandad y punto de encuentro y de vivencia de la fe desde que Nicolás Shi se estableció en ella para dedicarse de lleno a la labor pastoral.

El Gobierno chino llevó a cabo cuatro grandes movimientos de diferente duración e intensidad. Con el “Anti-imperialismo” de 1951 se creó la Iglesia Patriótica; en 1955 se persigue a quienes no se habían sumado a ella con la “Eliminación de contra-revolucionarios”: siete recoletos fueron confinados. Dos años después llega el movimiento "Contraataque contra los conservadores” (1957). Pero el que más incidió fue la “Revolución Cultural” (1966-1976).

Una pequeña carta señala un nuevo inicio. En 1980, el vicario de los Agustinos Recoletos en Filipinas recibe una misiva desde la República Popular. Era de Nicolás Shi, uno de los recoletos supervivientes. De memoria conocía la dirección de la Vicaría en Manila, y probó suerte como el náufrago que manda su mensaje en una botella lanzada al mar. Era aparentemente un saludo entre amigos, hablaba de paisajes y recuerdos que no pusieran en guardia a los vigilantes de la Revolución. Pero en Manila lo supieron interpretar. Desde ese momento se entabla una relación epistolar.

En el siglo XXI las infraestructuras religiosas católicas en Shangqiu han florecido. Fueron devueltas por el Gobierno a la Iglesia a comienzos de los años 90. Una serie de reformas, primero, y nuevas construcciones, después, han permitido contar con todo lo necesario para la atención pastoral a los fieles.
Los chinos que, como seminaristas, habían sido trasladados al extranjero, estaban en comunidades de Taiwán y Filipinas. En los primeros ochenta consiguen viajar a sus localidades natales bajo pasaporte español, estadounidense o filipino. Se reencuentran con sus familias y con los cuatro recoletos que habían sobrevivido. El primer contacto directo con Nicolás Shi, tras treinta años de aislamiento, ocurrió en 1981. A partir de ese momento habrá visitas breves y constantes a la misión desde el exterior.

En 1987 los edificios de la antigua misión son restituidos a la Iglesia Católica. A partir de 1989, con lentas pero progresivas concesiones, los cristianos empiezan a celebrar públicamente su fe. La misión vive su segunda primavera, ahora con el nombre de Shangqiu, tras el cambio en el nombre a las ciudades efectuado por la Revolución.

En la provincia vecina de Shandong, José Wang, quien había tenido que huir a la casa de su familia, comienza en 1986 con su bicicleta un trabajo apostólico en Hezé, una zona con muchos cristianos y casi ningún sacerdote. Nicolás Shi en 1987 se jubila como profesor de inglés y vuelve a Shangqiu, donde se dedica por entero al apostolado. Logró refundar la vida religiosa masculina y femenina, y con muchos sacrificios e incomprensiones, se ganó incluso el respeto de las autoridades locales.

Ambos serán nombrados obispos: Nicolás Shi de Shangqiu en 1991; y José Wang de Hezé en 1996. Las visitas del exterior aumentan a partir de 1994 y animan a los recoletos chinos. La emocionada presencia de sus compañeros les da fuerza y les brinda la oportunidad de sentirse hermanos acompañados por el apoyo espiritual y material de quienes les ven con gran admiración.

El papel de Nicolás Shi como animador de la vida religiosa masculina y femenina, del clero, de la atención constante a los fieles y del diálogo con los no creyentes y las autoridades ha sido crucial para la vuelta de la vida religiosa agustino-recoleta a China.
Nicolás Shi fue obispo, superior religioso con amplias competencias, formador. Surgen vocaciones, conversiones, devolución y construcción de iglesias y catedrales, reducción significativa de la presión política, nuevas posibilidades de comunicación y formación, colaboración en proyectos de desarrollo…

José Wang falleció en Hezé el 27 de julio de 2004, después de una tarea incansable y de un trabajo ímprobo, una vida llena de testimonio y vigor. Nicolás Shi también falleció, el 16 de septiembre de 2009, a los 88 años de edad. Ellos fueron el cauce de unión entre la antigua misión de Kweiteh y la actual diócesis de Shangqiu, entre la época de incomunicación y persecución con el hoy de esperanza y futuro.

Más información


Ciudad de los Niños (Aguacaliente de Cartago, Costa Rica)
Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por JustMónica para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018.