Re, el cardenal hermano de la Orden

De los 115 cardenales que hoy entran en el cónclave, Giovanni Battista Re es el único Hermano General de la Orden. Se le reconoce, así, un trato de muchos años con nuestros frailes.
noticias | 18 abr 2005
Las relaciones entre los agustinos recoletos y el cardenal Re se iniciaron en Panamá cuando llegó allí como Secretario de la Nunciatura, en 1963. En ese tiempo se estaba construyendo el edificio de la legación vaticana enfrente del colegio San Agustín, de los agustinos recoletos. Ello facilitó que el actual Cardenal se relacionara con la comunidad, y de modo especial con el padre Benjamín Ayechu, que en ese momento era el rector del Colegio. Ayechu colaboraba de vez en cuando con el Nuncio, monseñor Antonio Pinci, y el recién llegado Secretario, revisando alguna correspondencia en español que ellos tenían que enviar a diferentes personalidades. Día a día se fue intensificando la relación y la amistad tanto del Nuncio como del Secretario con el Colegio y los religiosos. El Nuncio se valíó del padre Benjamín para motivar a la Orden a hacerse cargo de la prelatura de Bocas del Toro, que se quería erigir en la provincia panameña del mismo nombre. Las gestiones comenzaron más o menos en 1962, y culminaron en 1964 con el nombramiento de monseñor Martín Legarra OAR como primer prelado-obispo de la nueva prelatura. La recién creada Provincia de Nuestra Señora de la Consolación, tenía interés en hacerse cargo de un territorio misionero. Por eso, le vino como anillo al dedo la propuesta de la Santa Sede, a través de la Nunciatura de Panamá, de asumir la prelatura que se pensaba erigir En muchos años, la relación de Re con la Orden no se destacó. Era más bien amistad personal con Benjamín Ayechu. Cuando aquel fue destinado a la nunciatura de Teherán, este último continuó la relación de amistad mediante la correspondencia que se cruzaban de vez en cuando. Y lo mismo, cuando monseñor Re fue transferido a la Secretaría de Estado, en el Vaticano. Cuando Ayechu fue nombrado consejero general de la Orden (1987) , la relación de Re con la Orden se hizo ya más estrecha. Cuando se celebró el cuarto Centenario de la Recolección, en 1988, se le invitó a celebrar la eucaristía en nuestra Curia General de Roma, cosa que él aceptó gustoso. Presidió la celebración y luego almorzó con la comunidad. En ese tiempo, se le presentó la ocasión de mostrar su aprecio a la Orden, con motivo de la canonización de san Ezequiel Moreno. Se hablaba de la posibilidad de que esa canonización se hiciera en Santo Domingo (República Dominicana) en octubre de 1992, dentro del marco del Quinto Centenario de la Evangelización de América y la Cuarta Conferencia del Episcopado Latinoamericano. El cardenal Re que, desde 1989, era Sustituto de la Secretaría de Estado, jugó un papel importante en esa decisión. Hubo un momento en que estuvo en duda la participación de Juan Pablo II, por motivos de salud. Hubo contactos de la Curia General de la Orden con el cardenal Re y, al final, el viaje papal se hizo con un programa algo restringido, en el que se incluía la canonización de san Ezequiel. Y, como último detalle de cariño hacia la Orden, el pasado 1 de noviembre, presidió la eucaristía del Capítulo General. Desde septiembre de 2000 era prefecto de la Congregación para los Obispos y presidente de la Pontificia Comisión para América Latina. Al finalizar la celebración, el padre General le concedió el título de Hermano General de la Orden, con la entrega de un pergamino y el oficio correspondiente (Prot.ocolo Nº. 1-7/04), cuyo texto recogemos a continuación. Reverendísimo padre fray Javier Guerra Ayala, Prior General de la Orden de Agustinos Recoletos.— A nuestro muy amado en Cristo eminentísimo y reverendísimo señor cardenal monseñor Giovanni Battista Re.— Es justo que otorguemos cuantos favores extraordinarios podamos conceder a aquellas personas que se han merecido la alabanza y gratitud de la Orden de Agustinos Recoletos. Por tanto, a tenor de las presentes, y en virtud de la autoridad de nuestro oficio, admitimos a Vuestra Eminencia a la participación de los bienes espirituales de toda la Orden de Agustinos Recoletos, como reconocimiento de vuestra dilatada y continua amistad y cercanía a la misma, y con sumo placer os damos la bienvenida a formar parte de nuestra Familia religiosa. En virtud de nuestras Constituciones —nº. 117—, hacemos partícipe a vuestra Eminencia, tanto en vida como después de la muerte, de todas las misas, oraciones, sufragios y cuantas obras buenas realicen, con la ayuda de Dios, nuestros hermanos y hermanas. En testimonio de lo cual, expedimos este decreto con el sello de nuestro oficio y refrendado por el Secretario General de la Orden. Dado en Roma el 29 de septiembre de 2004.—Fray Javier Guerra Ayala, Prior General.— Fray José Carlos Gómez Gallego, Secretario General
Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018.