Retiro de Adviento de las Fraternidades Seglares de México D.F.

Las fraternidades seglares del Distrito Federal de México se reunieron para meditar en el comienzo del Adviento con textos agustinianos, celebración del rosario vocacional y eucaristía
noticias | 03 dic 2004
Fraternidad de Nuestra Señora de Czestochowa
En el Postulantado San Agustín de México D.F., se reunieron las Fraternidades Seglares Agustino Recoletas para celebrar el Retiro de Adviento. En profunda comunión fraterna, buscando el ideal agustiniano de un solo corazón y una sola alma, el acto comenzó con el rezo matinal de la Iglesia, los Laudes de la Virgen de la Consolación. En seguida, se escuchó una plática titulada El Adviento según San Agustín. Tere García, Agustina Recoleta Seglar de la Fraternidad de Czestochowa (Tecamachalco), habló sobre los dos advientos: uno ya pasado que se refiere a la espera del nacimiento de Jesús y uno futuro que es el que todos esperamos en la próxima venida de Cristo. Siguiendo el estilo agustiniano, Tere García invitó a los presentes a leer cinco textos bíblicos en los que San Agustín basa sus explicaciones sobre los dos advientos. Después de las lecturas y un silencio para el diálogo con Dios, expuso el tema a partir de los escritos de Victorino Capánaga, OAR. Las figuras de Juan Bautista, del anciano Simeón y de las vírgenes sensatas en espera de la llegada del Esposo fueron el marco de la exposición. Juan es voz y Cristo es Palabra y que, como él, nosotros estamos llamados a esperar la venida de Cristo siendo también su voz para anunciar el Evangelio. Escuchar la Palabra de Dios es tener las lámparas encendidas y creer en el regreso de Cristo es esperar para verlo tal y como sucedió a Simeón. Después de un receso, Wilfrido Yépez, asistente general de las Fraternidades Seglares Agustino Recoletas de México habló sobre la Eucaristía y los discípulos de Emaús basando sus explicaciones en la Carta del Papa Juan Pablo II para el año de la Eucaristía. La Virgen llevó a Cristo en su vientre, nosotros podemos llevarlo en el corazón recibiendo su Cuerpo y su Sangre en la Eucaristía. Ella lo llevó nueve meses, nosotros podemos engendrarlo en nuestra vida todos los días gracias a que se quedó con nosotros en el Santísimo Sacramento. “Muchas veces, en este tiempo de Adviento, olvidamos contemplar a Dios, al Hijo de Dios que se hizo hombre y no reflexionamos sobre el Misterio de la Encarnación, y en cambio nos quedamos en la admiración del arte —en las figuras navideñas, la decoración, el comercio y las fiestas civiles—.” Dijo que para que haya “paz entre los hombres de buena voluntad”, hemos de alimentarnos de quien es la Paz: Cristo Jesús, en su Palabra y en su Pan. “Manjar soy de personas mayores. Crece y me comerás. Y no me mudarás tú a mí, como los haces con la comida de tu cuerpo, sino tú te transformarás en mí (San Agustín).” Después de la segunda charla, comida conjunta y, después de compartir la sobremesa, se rezó el Rosario Vocacional y se celebró la Eucaristía en la Capilla del Postulantado San Agustín. Fue un día de auténtica recolección agustiniana para conocer, creer, esperar, amar y celebrar a Jesús.
Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018 - 2019.