Una puerta de esperanza

«Francisco con 22 años de edad es menor de 6 hermanos y hoy le promete a Doña Alejandra que en cuanto se restablezca trabajará y le ayudará todo lo que pueda. La señora Alejandra está segura de una cosa: Dios está con ella y se lo ha demostrado día a día».
testimonios | 19 may 2010

Hoy gracias a Dios y a Eduardo, conocí a la señora Alejandra.  Ella es la mamá de Francisco; quien acude al Hospital General a tratamientos de hemodiálisis para hacer frente a una insuficiencia Renal Crónica. Al caminar con Doña Alejandra hacia la farmacia, pude descubrir el gran amor que tiene para con su hijo Francisco, y la gran fe que tiene en Dios.

Alejandra y Francisco viven en Valle de Chalco un lugar del Estado de México. Ella, en su necesidad y búsqueda de Dios, de acercarse a la Eucaristía y confesarse conoció la Parroquia  de Guadalupe de los Hospitales, y ahí a Javier Acero quien le invitó a conocer CARDI y a visitarnos. Desde entonces todas aquellas puertas que se le habían cerrado en el pasado, ahora se abrían en una sola; la puerta de la Esperanza ya que como ella lo dice, CARDI es la puerta que ella y su hijo buscaban.

Alejandra lava ropa ajena, y su esposo trabaja lavando carros en la calle. Ahora sólo viven para trabajar y cubrir los gastos de transportes, hospital y medicamentos, que superan los 2500 pesos semanales, motivo por el que ha dejado pasar las consultas médicas de Francisco al grado de acudir solamente cuando su hijo ya no soporta los dolores, que le generan las molestias de la enfermedad.

Su estancia en el Hospital y los gastos que ello le genera, le obligan, en ocasiones, a dejar de comer o regresar a su casa pues sólo piensa en ahorrar todo el dinero posible. Unido a esto, ha sido incluso víctima de la delincuencia pues le robaron sus pocas cosas que trae para cubrirse en las noches, además de la ropa de Francisco.
Los otros hijos de Doña Alejandra hacen lo que pueden por ayudarle, pues todos están casados y ya tienen una familia, por ende otras responsabilidades que cubrir, a pesar de eso buscan la forma de apoyar a su hermano y a su mamá, cosa que ella agradece siempre, pero también sabe que nunca es suficiente. 

Francisco con 22 años de edad es menor de 6 hermanos  y hoy le promete a Doña Alejandra que en cuanto se restablezca trabajará y le ayudará todo lo que pueda. La señora  Alejandra está segura de una cosa: Dios está con ella y se lo ha demostrado día a día, pues se sabe amada por Él y sabe que CARDI es la mano y apoyo que ella pidió en sus oraciones, una esperanza que estaba segura llegaría.

Salvador Navarro Aguilar,  voluntario de CARDI 

Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018 - 2019.