Wilmer Antonio Moyetones Alvarado

Wilmer Antonio Moyetones Alvarado nació en Venezuela el 20 de julio de 1977. Actualmente está haciendo el noviciado en Monteagudo (Navarra) con los Agustinos Recoletos. Esta es su historia vocacional.
testimonios | 02 ene 2005

Todo comenzó en el año 1997, cuando era vendedor de perritos calientes. Frente a donde tenía el puesto del carrito había una joven que “militaba” en la legión de María, y todos los días solían rezar el rosario en su casa. Recuerdo muy bien que mi amigo (socio) se burlaba de ellos. En cambio yo le decía: “Está bien lo que ellos hacen”. Resulta que a los miembros de este grupo les mandan un trabajo: invitar a dos personas para que se confesaran el primer viernes. Y la muchacha de esta casa me invitó a mí… y yo voy. Cuando me tocó ir a confesarme iba muy nervioso, porque no me confesaba desde que hice la primera comunión, y eso fue en l988.

Cuando todos nos confesamos, comenzaron a hablarme de la importancia de los primeros viernes y de lo que era la Legión de María. Aprovecharon para invitarme al grupo y yo respondí, o les prometí, que sí iba a ir.

Los primeros días o meses era un escándalo, porque no cumplía con las normas. Cuando comencé a cumplir la leyes ya tenía otra manera de pensar. Pensaba diferente a mis amigotes. En ese mismo año (1997) hubo un encuentro juvenil en el cual conocí muchos jóvenes con corazón inquieto. Esto me motivaba más cada día a seguir a Cristo. Como me veían motivado me dieron varios cargos dentro de la Legión de María.

Otra de las cosas que me animó fue cuando me enviaron en 1999 a una misión de evangelización con varios hermanos de diversas partes del país. En esta misión conocí muchos seminaristas. Me llamó mucho la atención su comportamiento, y yo me dije: quiero llevar una vida igual que ellos. Pero como estaba en la universidad, no respondí de inmediato. Le dije a Dios que cuando terminara los estudios iba a ingresar en el seminario.

El año 2000 estaba preocupado por mi futuro, confuso en el planteamiento de mi vida: ¿quería entrar en el seminario, o formar una familia?. Estas inquietudes me desasosegaban y no sabía qué hacer. Lo que sí tenía claro es que si decidía entrar al seminario sería en una comunidad religiosa.

Resulta que un día me invitaron los padres paúles a una convivencia vocacional, pero por un compromiso en la Legión de María no fui. Luego conocí al promotor de los dominicos, pero por motivos económicos no participé tampoco.

Al terminar mis estudios era el momento de la decisión, pero resulta que donde realicé las pasantías me dieron trabajo y, por supuesto, comencé a trabajar. Ese trabajo  me ayudó mucho a discernir mi vocación –yo lo llamo “desierto”-. Sentía que ese tipo de vida no era lo mío, porque me estaba alejando de Dios, ya que no tenía oportunidad de acudir a misa, y los trabajos de la Legión no los realizaba. Descubrí que ese trabajo no era para mí.

Una noche, en el trabajo precisamente, le pregunté a Dios: Dios, ¿qué quieres conmigo?, te prometo que cuando tenga la oportunidad de otra convivencia renuncio a esto y me voy.Dios me escuchó de nuevo, porque se presenta la oportunidad con los agustinos recoletos a través de un animador vocacional (legionario). La convivencia era en los días de carnaval, pero por estar pegado al trabajo no pude participar. Volvieron a invitarme para la convivencia de Semana Santa, pero como no me dieron vacaciones en el trabajo tampoco pude acudir,

En agosto de 2001 era la última convivencia y, prácticamente, mi última oportunidad. Lo que hice fue renunciar al trabajo para poder participar en dicha convivencia que era del 6 al 11 de agosto. Pero se me presentó otra dificultad: los días 8 y 9 tenía ensayo para el acto de graduación de los estudios. Tuve que mentir en la secretaría diciendo que los días 8 y 9 tenía una entrevista para un trabajo mejor del que tenía. Así pude participar en la convivencia hasta el día 9 por la noche, ya que el 10 era el acto de grado. Ese mismo día era la evaluación de los participantes en la convivencia: por la noche me llamó el promotor para decirme que yo había sido admitido al seminario y que por ser universitario o profesional comenzaría directamente los estudios filosóficos. La fecha para ingresar al seminario era el 16 de septiembre de 2001. Preparé todo y fui a experimentar un nuevo estilo de vida… hasta hoy. ¡¡¡Y no me arrepiento!

Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018 - 2019.