Miércoles, Jueves y Viernes II de Adviento

Cuando el amor es teoría, todos podemos estar de acuerdo. Cuando se hace concreto y pide que cese la injusticia, los circulos de poder intentan apagarlo. Señor, has puesto tu amor en medio de nosotros y n termina de bortarnos la alegría.
pastoral | 13 dic 2006
Miércoles Escuchemos a san Agustín: Gocémonos, hermanos; alégrense y exulten los pueblos. Este día lo ha hecho sagrado para nosotros no el sol visible, sino su creador invisible, cuando, de sus entrañas fecundas y en la integridad de sus miembros, una virgen madre trajo al mundo, hecho visible por nosotros a su creador invisible. Sermón 186, 1 Reflexión: ¿Estas navidades, qué? Un año más nos invaden las Navidades. Estamos invitados a poner verbo, personalmente o en grupo, a nuestras Navidades para cuestionarnos lo que hacemos y lo que queremos. Porque todos y cada uno podemos... • Consumir la Navidad ¿Eres de los que se pasan las Navidades de tienda en tienda? ¿O eres de los que piensan que cuanto más voluminosa es la cuenta bancaria, mayor felicidad producen estas fiestas? • Amargar la Navidad ¿Eres de los que no haces otra cosa que añorar al ser querido que ya hace años no está con vosotros? ¿»Machacas» a los que tienes a tu lado con expresiones tales como «antes sí que éramos una familia», «ojalá no existiesen las Navidades»? • Ignorar la Navidad ¿Para ti la Navidad son simplemente unos días más en el calendario? ¿Vives la Navidad igual que si fuera Semana Santa, carnavales o cualquier otro periodo del año? • Veranear la Navidad ¿Es la Navidad el tiempo ideal para irte de vacaciones? ¿Utilizas este tiempo para «desconectar» de la familia, de las misas, del hogar, y así pasar unos días alejado del bullicio navideño? • Disfrazar la Navidad ¿Eres de los que, «aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid,» festejas las Navidades bebiendo más de la cuenta, comiendo a tutiplén y disfrutando «como un niño» sin saber exactamente el motivo de tanta alegría? • Vivir la Navidad ¿Dejas que el espíritu navideño entre en tu hogar, en tu familia, en tu vida? ¿Permites que el niño Jesús haga morada en tu vida? ¿Vives con sencillez e ilusión estos días? • Ser Navidad ¿Eres Navidad para los que te rodean? ¿Cuándo otras personas acuden a ti, sienten durante estos días que eres más y mejor persona, como si la Navidad te hubiera transformado? ¿Aprovechas los encuentros para acoger a los demás? • Compartir la Navidad La alegría, el amor, la generosidad, el saberse «enchufado» por un Dios que nace por ti..., ¿te lo guardas para ti solo, o «haces propaganda» para que quienes te rodean sientan la dicha que te embarga en estos días? • Dar a luz la Navidad ¿Haces posible que Dios nazca en tu corazón? ¿Ayudas a que Dios nazca en otras personas, en otros hogares, en otros lugares? • Alargar la Navidad ¿Vives tan intensamente el espíritu navideño que, cuando pasan las fiestas, sigues viviendo y compartiendo con los demás la alegría que te produce el que Dios sea uno de los tuyos? Para pensar…: Los verbos pueden ser otros cuando celebramos que el Verbo se hizo carne y que la Palabra acampó entre nosotros. Desde entonces estamos plantados en la esperanza y el corazón se nos llena de silencios sonoros y plenos. Y vivimos con más sentido porque queremos ser Navidad para los demás.
Jueves Escuchemos a san Agustín: El mismo que es Dios es hombre y el mismo que es hombre es Dios… el que como hijo de Dios es coeterno al que lo ha engendrado, existiendo en el Padre desde siempre, él mismo comenzó a ser hijo del hombre naciendo de la Virgen… Sermón 186, 1 Reflexión: El árbol de los problemas El carpintero que había contratado para ayudarme a reparar mi vieja granja, acababa de finalizar su primer día de trabajo muy duro. Su cortadora eléctrica se había dañado y le había hecho perder una hora de su trabajo y ahora su antiguo camión se negaba a arrancar. Mientras lo llevaba a su casa, permaneció en silencio Una vez que llegamos, me invitó a conocer a su familia. Mientras nos dirigíamos a la puerta, se detuvo brevemente frente a un pequeño árbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos. Al entrar en su casa, ocurrió una sorprendente transformación. Su bronceada cara sonreía plenamente. Abrazó a sus dos pequeños hijos y le dio un beso a su esposa. Posteriormente me acompañó hasta el auto. Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le pregunté acerca de lo visto cuando entramos. "ese es mi árbol de los problemas", contestó. "Sé que yo no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero hay algo que es seguro: los problemas no pertenecen a mi casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos. Así que simplemente los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego. Luego a la mañana los recojo otra vez, Lo divertido es...-dijo sonriendo- que cuando salgo a la mañana a recogerlos, ni remotamente encuentro tantos como los que recuerdo haber dejado la noche anterior".
Viernes Escuchemos a san Agustín: Palabra-Dios antes de todos los tiempos, Palabra-carne en el tiempo oportuno; Hacedor del sol, hecho bajo el sol; ordenador de todos los siglos desde el seno del Padre, santificador del día de hoy desde el seno de la madre; allí permanece, de aquí sale; creador de cielo y tierra, nacido bajo el cielo en la tierra; inefablemente sabio y sabiamente mudo; llena el mundo y yace en un pesebre; gobierna los astros y toma el pecho materno; tan grande en la forma de Dios como pequeño en la forma de siervo, de modo que ni aquella magnitud disminuye por esta pequeñez ni esta pequeñez está oprimida por aquella magnitud. Sermón 187, 1 Reflexión: Síes y Noes Lo que si es Navidad • Preparar el corazón en Adviento para recibir a Jesús. • Recordar la importancia del si de Maria a Dios. • Sacar ratos para celebrar la necesidad de convertirnos • Aprovechar esas fechas para ser más solidarios. • Estar atento a los que no tienen familia. • Cuidar las relaciones familiares y la comunicación. • Regalar con austeridad detalles de cariño. • Poner atención en no comprar demasiado. • Tener momentos de oración familiar. • Bendecir la mesa en familia. • Brindar por el mundo con corazón universal. • Que Jesús sea el invitado principal. Lo que no es Navidad: • Agitarse con gastos, compras y prisas. • Llenar la vida de adornos vacíos de sentido. • Enviar felicitaciones sin contenido. • Centrar toda la fiesta en las comilonas. • Medir quién invita más en su casa. • Forzar encuentros que traen polémicas. • Competir en los regalos. • Llenar a las personas de cosas innecesarias. • Estar deseando que pasen esas fiestas. • Cerrarse solo a los propios. • Boicotear todo símbolo religioso.
Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018 - 2019.