Sábado I y Domingo II de Adviento

"Al ver a las gentes, se compadecía de ellos" Caminas mirando, vives mirando. Te brota la compasión. Así muestras tu cercanía. Enséñanos a caminar mirando, a mirar amando, a amar con gestos cercanos.
pastoral | 09 dic 2006
Escuchemos a san Agustín: La verdad que mora en el seno del Padre ha brotado de la tierra para estar también en el seno de una madre. La verdad que contiene el mundo, ha brotado de la tierra para ser llevada por manos de mujer. La verdad que alimenta de forma incorruptible la bienaventuranza de los ángeles, ha brotado de la tierra para se amamantada por pechos de carne. La verdad a la que no le basta el cielo, ha brotado de la tierra para ser colocada en un pesebre. Sermón 185, 1 Reflexión: La vela de la esperanza Cuatro Velas se estaban consumiendo tranquilamente. El ambiente estaba tan silencioso que se podía oír el diálogo entre ellas. La primera dice: -¡Yo Soy la Paz! A pesar de mi Luz, las personas no consiguen mantenerme encendida. Y disminuyendo su llama, se apagó totalmente. La segunda dice: -¡Yo me llamo Fe! Infelizmente soy superflua para las personas. Porque ellas no quieren saber de Dios, por eso no tiene sentido continuar quemándome. Al terminar sus palabras, un viento se abatió sobre ella, y esta se apagó. En voz baja y triste la tercera vela se manifestó: -¡Yo Soy el Amor! No tengo mas fuerzas que quemar. Las personas me dejan de lado porque solo consiguen manifestarme para ellas mismas; se olvidan hasta de aquellos que están a su alrededor. Y también se apagó. De repente entró una niña y vio las tres velas apagadas. -¿Qué es esto? Ustedes deben estar encendidas y consumirse hasta el final. Entonces la cuarta vela, hablo: -No tengas miedo niña, en cuanto yo esté encendida, podemos encender las otras velas. Entonces la niña tomó la vela de la Esperanza y encendió nuevamente las que estaban apagadas. ¡Que la vela de la Esperanza nunca se apague dentro de nosotros! DOMINGO II Escuchemos a san Agustín: La Palabra que permanece envió las voces y, después de haber enviado delante muchas voces, vino la misma Palabra en su voz, en su carne, cual en su propio vehículo. Recoge, pues, como en una unidad, todas las voces que antecedieron a la Palabra y resúmelas en la persona de Juan. Él personificaba el misterio de todas ellas; él, sólo él, era la personificación sagrada y mística de todas ellas. Con razón, por tanto, se le llama voz, cual sello y misterio de todas las voces… Es preciso que disminuyan todas las voces cuando nos acercamos a ver a Cristo. Cuanto más te acerques a la contemplación de la sabiduría, tanto menos necesitas de la voz… Sermón 288,4-5 Evangelio Lectura del santo Evangelio según San Lucas 3, 1-6 En el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y Traconítide, y Lisanio virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: «Una voz grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos; elévense los valles, desciendan los montes y colinas; que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale. Y todos verán la salvación de Dios» y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo. Reflexión: Un renovado compromiso De un nuevo modo de pensar de Dios y de hablar con él, sale un nuevo modo de vivir. El nuevo bautismo significa la muerte a un pasado y el comienzo de una vida nueva. Dios quiere que todos los hombres se salven. Por esta razón, hay que trabajar para hacer de cada lugar, de cada lengua, de cada tierra, un espacio abierto y acogedor en el que todos se sientan hijos de Dios y hermanos de todos. Para ello hay que trabajar codo con codo con todos los colaboradores de la gracia que el Espíritu va despertando en los corazones de los hombres y mujeres de hoy. Nuestra suerte puede cambiar. Dios es nuevo y cada día se hace presente entre nosotros. Da un nuevo impulso, pone en marcha una nueva esperanza. Abre caminos. Oración: Señor, nos pides con insistencia que te preparemos el camino hasta nosotros enderezando caminos levantando valles, allanando colinas. ¿Crees que lo conseguiremos? Tomado de tu mano, animados por Tu palabra, haremos contigo esas y otras maravillas.
Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018 - 2019.