Tapauá celebra el DOMUND con una colecta para las misiones en Marruecos

“La misión es mucho más: nuestra patria es el mundo”. Con este lema la comunidad católica de esta población del Amazonas brasileño celebró en el DOMUND su Primera Feria Misionera, que incluyó una colecta para una misión en Marruecos.
testimonios | 04 nov 2006
El gran panel informativo con cartas y fotos de los lugares donde están ahora los misioneros que antes trabajaron en Tapauá.
Cuando a un brasileño de cualquiera de las grandes ciudades del sur y centro del país (São Paulo, Río de Janeiro, Brasilia o Belo Horizonte, por ejemplo) se le habla del Estado de Amazonas y de la selvática zona norte de su país, normalmente se observa en seguida su desconocimiento más absoluto de la realidad que se vive allí. Es como si se tratase de otro Brasil, de otro país. Fuera de los turistas que pasan una semana en Manaus, sólo unos pocos —misioneros, cooperantes y profesionales muy cualificados que cobran pequeñas fortunas por trasladarse a trabajar allí— han tenido la oportunidad de conocer esa realidad y de participar de la particularidad, diversidad y dificultad del día a día de los habitantes de los ríos de la cuenca amazónica. Gente que, por otra parte, sufre de un modo más marcado las consecuencias de la pobreza y de la desigualdad en los campos de la alimentación, salud, educación, ocio… Tapauá es un extensísimo y muy poco habitado municipio del suroeste del Estado de Amazonas (una extensión como Portugal en la que no llegan a vivir 20.000 personas), situado en la bella unión del río Ipixuna (río de aguas oscuras) con el Purús (de agua clara o barrosa), a 1.117 kilómetros por vía fluvial de la capital del Estado, Manaus. La primera y más obvia de las dificultades está a la vista: las comunicaciones son lentas, tediosas, carísimas y el comercio es de pura subsistencia: para navegar desde Tapauá hasta Manaus, hacen falta setenta y dos horas, que se convierten en cinco días cuando el trayecto es al contrario y, por tanto, a contracorriente. Igual de incomunicadas están las pequeñas aldeas que surgen a un lado y otro del Purús, que cruza de suroeste a nordeste el municipio, situándose la capital en el centro. Para ir al hospital, vender sus productos o hacer sus papeles, los habitantes de la zona rural deben estar hasta dos días y medio navegando en pequeñas barcas. El pasado mes de julio, la Prelatura de Lábrea (circunscripción eclesiástica a la que pertenece la Parroquia Santa Rita de Tapauá) realizó un Encuentro de Animación Misionera que contó con la participación de unas 60 personas (laicos y religiosos) procedentes de las cuatro parroquias de la Prelatura. La representación de Tapauá en este Encuentro de Animación propuso que en su Parroquia se realizase un gesto concreto que ayudase a celebrar mejor el Mes Misionero de octubre y, especialmente, el Domingo Mundial de las Misiones (DOMUND). Además de las habituales acciones (la visita domiciliaria a las familias en las misiones populares que se llevan a cabo ese mes, las celebraciones más o menos movidas con jóvenes y no tan jóvenes) querían que se realizase además algo nuevo: una colecta para conseguir fondos que se enviasen a una misión de fuera de Brasil. La Iglesia de Lábrea ha recibido desde su nacimiento la ayuda de otros países: tanto sus trabajos pastorales como los sociales están financiados en un porcentaje mayoritario por organizaciones católicas y civiles de España, Alemania y Estados Unidos; los religiosos sacerdotes que trabajan en ella son en su mayor parte extranjeros; y los que son brasileños, proceden de la Iglesia hermana de Vitoria, la capital del Estado de Espíritu Santo, situado al sur de Brasil —perteneciente a ese “otro Brasil” del que se hablaba anteriormente—. Los organizadores del Mes Misionero han querido continuar hasta el final con la experiencia, siguiendo los postulados de Sávio Cordinalesi, el misionero que quiso inculcar esta idea en el Encuentro de Animación Misionera de Lábrea. “Incluso aunque seamos una iglesia pobre y con muchas necesidades, al realizar esta colecta estamos dando de nuestra pobreza, concienciando a nuestra gente de que los cristianos somos hemanos y hermanas, de que el mundo entero es la gran familia de Dios”, decían Dora, (una religiosa oblata de la Asunción de la comunidad de Tapauá), y Luiza (una psicóloga paulista que vive en Tapauá), ambas miembros del equipo que ha organizado el Mes Misionero. El 22 de octubre, después de un mes de preparación y concienciación, se celebró la Primera Feria Misionera de Tapauá. Todas las personas que trabajan en las diferentes pastorales parroquiales y los miembros de las comunidades de base se pusieron manos a la obra. Se creó un ambiente acogedor. De Manaus vino el grupo Adonai, que combina la música y la danza con cantos de alabanza pegadizos y que son un éxito en Brasil. Se colocaron pancartas por toda la localidad con frases de animación misionera. Hubo venta de comida y bebida para subir la recaudación (con asados, pasteles, bizcochos, dulces, helados, todo hecho por miembros de la parroquia y cuyo importe se destinaba a la misión). Una de las iniciativas que llamó más la atención fue un gran panel informativo donde se pusieron fotos, mensajes y artículos de los misioneros que han pasado por Tapauá y ahora viven y trabajan en otros lugares del mundo: contaban sus experiencias, su trabajo, enviaban saludos y recuerdos… La recaudación (que, por cierto, puso sobre la mesa la gran generosidad de la gente, pues fue mayor de lo esperado) se ha enviado a las Hijas de la Caridad, que tienen una misión en Marruecos que ha sido la elegida para recibir estos recursos. Para finalizar el Mes Misionero se realizó una multitudinaria procesión en la que participaron todas las comunidades de base de la sede del municipio. Allí se agradeció la participación y colaboración de todos los que hicieron posible el acontecimiento. Los católicos aprendieron y experimentaron que “la caridad es el alma de la misión”, lo que le lleva a compartir lo suyo con los demás: “la misión es mucho más, nuestra verdadera patria es el mundo entero, gran Reino de Dios”. La experiencia fue bonita y el esfuerzo mereció la pena. El DOMUND 2006 queda en la conciencia de los católicos de Tapauá especialmente marcado, pues ese día una pequeña y necesitada Iglesia del interior de la selva amazónica ha colaborado con las misiones que están fuera de Brasil.
Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018 - 2019.