El Evangelio de Judas

Notas sobre la obra que últimamente se ha puesto de moda en todo el mundo con la pretensión de desmentir a los evangelios canónicos, haciendo una “reinterpretación” de la figura de Jesús.
pastoral | 15 abr 2006
<em>El testamento de Judas</em>
No importa quien lo escribiera ni si lo que dice es cierto o no, justicia es algo que le deben a Judas. Estas palabras leídas en uno de los múltiples foros de Internet, son las que me han animado a investigar sobre este tema y a compartir contigo, amable y paciente lector, estos datos y consideraciones sobre el mencionado Evangelio de Judas. La figura del apóstol Judas Iscariote ha estado de moda en las últimas decadas. Baste recordar la ópera Jesucristo Superstar (1973), en la que Judas canta realmente no he venido aquí por mi propia voluntad; o la novela Yo, Judas de Taylor Caldwell (1977) y, más recientemente, la novela escrita por Simon Mawer que también lleva por título Evangelio de Judas (2001). Desde hace unas semanas, todos los medios de comunicación del mundo vienen hablando de un antiquísimo manuscrito que ha sido restaurado y traducido por primera vez con el patrocinio de la National Geographic Society. El canal de televisión National Geographic emitió el pasado Domingo de Ramos una edición especial de dos horas en 163 países y en 27 idiomas sobre el descubrimiento, restauración, contenido y significado del citado manuscrito. Por el momento, el manuscrito se ha traducido al inglés, al francés y al alemán. Ciertos titulares de los medios de comunicación no dejaban de ser llamativos y sensacionalistas, del estilo de los siguientes: Judas no traicionó a Jesús, sino que fue su más fiel seguidor; Jesus pidió a su discípulo Judas entregarlo a los romanos para cumplir con la voluntad de Dios; Judas es el único que comprende el mensaje de Jesús; Judas no fue el traidor que vendió a Jesús por 30 monedas de plata, sino el discípulo privilegiado al que encarga la misión más difícil, sacrificarlo; determinados sectores de la Iglesia Católica albergan el temor de que el manuscrito ponga patas arriba muchas de las creencias más profundamente arraigadas del cristianismo; ya ha sido tachado de «peligroso» por un experto del Vaticano, etc.. Algunos expertos se han mostrado fascinados por el contenido del manuscrito y dispuestos a revalorizar la figura de Judas. Otros, sin embargo, se muestran suspicaces porque su publicación coincide con el éxito de novelas sobre conspiraciones bíblicas y la llegada de la Semana Santa. Hay que reconocer que los descubrimientos de textos relacionados con los orígenes del Cristianismo y la vida de Jesús, han tenido en los últimos tiempos un gran eco y dan lugar a interpretaciones en las que abunda el sensacionalismo. Fue el caso en los años 40 del pasado siglo de los pergaminos del Mar Muerto o de Qumram y de los códices en papiro de Nag Hammadi en Egipto. Su conocimiento ha servido para ampliar enormemente el conocimiento del judaísmo de la época de Jesús y de los primeros siglos del cristianismo. Pero todas las especulaciones sensacionalistas se vieron defraudadas: son textos de sumo interés para los especialistas pero muy escaso para el gran público, que apenas logra penetrar en su contenido. ¿Pasará algo semejante con el Evangelio de Judas?. La recuperación de este nuevo texto será de gran interés para conocer mejor algunas de las corrientes cristianas de los primeros tiempos, pero no alterará en nada la fe de los creyentes ni nuestros escasos conocimientos de la figura histórica de Jesús de Nazaret. Representará un gran negocio para los editores, pero sólo un pequeño avance para la ciencia. ¿De qué hablamos? Parece ser que los exámenes científicos han confirmado la antigüedad del manuscrito, redactado entre 220 y 340 después de Cristo, una fecha que se corresponde con los años de redacción de otros textos similares. Se trataría de un evangelio redactado por la secta gnóstica de los cainitas. Los grupos gnósticos surgieron en zonas marginales del imperio romano donde el cristianismo quedó aislado y era más fácil la contaminación con doctrinas procedentes del paganismo y de la filosofía neoplatónica. Sería una traducción al copto de un original griego del siglo II, pues el copto era la lengua más utilizada por los cristianos egipcios a partir del siglo III. Ireneo de Lyon, un obispo de la segunda mitad del siglo II, escribió el primer tratado que nos ha llegado para refutar a los gnósticos y otras corrientes heréticas. En su obra Contra los Herejes (1, 31, 1) menciona ya la existencia de un llamado Evangelio de Judas, utilizado por una secta gnóstica conocida como los cainitas. El papiro, que está formado por trece planchas y contiene un texto breve con un 20% de pasajes perdidos, fue hallado por unos campesinos cerca de la localidad de Beni Masar, en Egipto, en la década de los 70. A finales de esa década, los escritos acabaron en El Cairo en manos de un anticuario egipcio que, tras sacarlos ilegalmente de Egipto, intentó venderlos en Suiza. En 1984, por desinterés o por desidia, metió los retazos en una caja de cartón y los depositó en un banco de Nueva York. Allí permanecieron durante 16 años. En 2002, la Fundación Mecenas de Arte Antiguo de Basilea (Suiza) se hizo con el documento y financió su restauración y traducción. Finalmente, la fundación suiza llegó a un acuerdo con la National Geographic para financiar los últimos años de trabajo de restauración y traducción, así como su divulgación internacional. Contenido del Evangelio de Judas El documento revela que Judas fue el apóstol preferido de Jesús y presenta toda una reivindicación del traidor por antonomasia de la exégesis cristiana. En esta versión, Iscariote es el discípulo más querido de Jesús, a quien éste dice que será "mejor que todos los demás", al tiempo que le avisa de que por ello será maldecido "durante siglos". Se describe una relación especial entre ambos manifestada en diversos diálogos en los que el Mesías le descubre sus secretos más íntimos: sepárate de los otros [apóstoles] y te mostraré los misterios del reino. Los alcanzarás, pero sufrirás. De acuerdo con este evangelio, Cristo dio a Judas instrucciones para que le traicionara con las siguientes palabras: Tú serás el apóstol maldito por todos los demás. Tú, Judas, ofrecerás el sacrificio de este cuerpo de hombre del que estoy revestido. Su traición era, en realidad, un encargo de salvación. Pistas para la reflexión Se esta hablando de la copia de un libro que originariamente fue escrito casi dos siglos después de la muerte de Cristo. Mientras que la mayor parte de los evangelios bíblicos fueron escritos entre 50 y 80 años después de la crucifixión de Jesús: Marcos, hacia el 50-60; Mateo, hacia los años 60-70, y su redacción definitiva alrededor del año 80; Lucas, en torno a los años 70-80; Juan, después del 95. El documento en cuestión no puede pretender la revisión de la figura de Judas porque está escrito, al fin y al cabo, 200 ó 300 años después de los hechos narrados. Además, son varias las preguntas que en estos momentos no han encontrado respuestas: ¿de dónde procede originalmente el texto, traducción al copto del original griego?; ¿cómo fue la historia del hallazgo?; ¿cuál es el estado físico del papiro, su grado de conservación?; ¿en qué contexto cultural se redactó y se tradujo el documento?; ¿quién escribió el texto primero: el propio Judas o un grupo de seguidores suyos?. En conclusión, el hallazgo del Evangelio de Judas, difícilmente va a afectar a la doctrina cristiana. Sólo tiene un interés de tipo histórico, en cuanto arroje nueva luz sobre los movimientos gnósticos de los siglos III y IV. Este libro sería uno más de los cientos de textos antiguos que nos ayudan a conocer mejor la antigüedad y los orígenes del cristianismo. José Miguel Panedas Consejo General OAR, Roma
Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018 - 2019.