Más de 200 personas se reúnen en Valladolid en apoyo a la Misión de Lábrea

La edición decimosexta de la Cena Benéfica APAL contó con la presencia de Juan Cruz Vicario, misionero durante 20 años en Lábrea, y ha conseguido hasta ahora más de 7.500 euros para la Misión
testimonios | 21 feb 2005
Juan Cruz Vicario en un momento de su exposición
El viernes 18 de febrero tuvo lugar en el colegio San Agustín de Valladolid (España) la XVI Cena Benéfica APAL (Ayuda a la Misión de Lábrea). Esta iniciativa surgió entre un grupo de profesores que querían estar cerca de algunos religiosos que habían compartido con ellos el trabajo escolar en el colegio y que se habían ofrecido voluntarios para ir a la misión. Así comenzó y así sigue siendo. Año tras año, un nutrido grupo de profesores sigue acudiendo al encuentro, pero también se suman alumnos, antiguos alumnos, familias que tienen o han tenido a sus hijos en el colegio, religiosos y otros amigos que con su presencia, oración y donativo contribuyen al éxito de esta fiesta de la solidaridad. En esta convocatoria nos hemos reunido 200 comensales y una veintena de ayudantes. El Equipo de Pastoral del colegio, ayudado por un voluntarioso grupo de padres del APA y de la inestimable servicialidad de los catequistas, amén de otros colaboradores, se encargaron de todos los preparativos y de la organización del acto. En la actividad participa en realidad todo el colegio. Se anuncia a través de una carta circular y se invita a todos a acudir a la Cena o a solidarizarse a través de la Fila Cero. Se solicitan regalos y donativos a empresas o personas vinculadas al colegio con las que se prepara la rifa. Previo a la cena se tiene un encuentro con un testigo de la misión que expone sus vivencias. Este año hemos tenido la suerte de contar con el agustino recoleto Juan Cruz Vicario, quien ha trabajado en la misión de Lábrea durante los últimos 20 años. Sus palabras nos llegaron al corazón. En su exposición hizo un rápido repaso a la situación geográfica, social, económica, sanitaria y religiosa de la misión sirviéndose de mapas, gráficos e imágenes. Pero lo que realmente impactó a los asistentes fue el relato de sus experiencias personales, de sus crisis y de sus gozos, de sus dificultades de salud y su percepción del ser misionero. Desde hace dos años el coro de padres de alumnos del colegio acompaña este momento de oración y también la cena con alguna pieza musical polifónica. Se alimenta así también la dimensión espiritual y estética. La cena es frugal, pero muy digna. Y la alegría rebosa entre los asistentes. Tras la cena se realiza una rifa con los obsequios recibidos previamente. Este año fueron 80 regalos. El balance final de lo obtenido en esta XVI edición asciende hasta el momento a 7.539 euros. Esta cantidad unida a las otras campañas solidarias que se realizan a lo largo del curso se destina a la misión de Lábrea, a los puestos misionales de Pauiní, Lábrea, Canutama y Tapauá. Los misioneros que allí trabajan suelen hacerse presentes mediante alguna carta que nos envían previamente para su lectura en los momentos previos a la cena. Si quieres tener más información de este acto y ver un álbum fotográfico de la charla y la cena, pincha aquí.
Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018 - 2019.