“Pasemos del turismo exterior al interior para encontrar la belleza”

Imanol Larrínaga, agustino recoleto, presenta la conferencia “El concimiento del hombre, conocimiento de Dios” en el Congreso sobre San Agustín en México.
pastoral | 08 sep 2004
Imanol Larrínaga en el momento de su intervencón
La segunda conferencia del Congreso Agustín de Hipona: La actualidad de un pensador cristiano, que se desarrolla en el marco del Jubileo Agustiniano y está organizado por la Familia Agustiniana Mexicana y la Universidad Pontificia de México, fue impartida por el recoleto Imanol Larrínaga Bengoechea bajo el título de El conocimiento del hombre, conocimiento de Dios. Para Larrínaga hemos de “pasar del turismo exterior al turismo interior para encontrar la Belleza y Verdad que se refleja en la cosas exteriores”. La interioridad agustiniana se trata de un proceso de inicio (Confesiones 10, 17,26), camino (8,1,1) y encuentro (7,10,16). Es una reapertura al ser de Dios y del mundo. No solamente se refiere a lo que está dentro de nosotros sino que descubre lo interior de Dios y del mundo. Destacó que el Dios de Agustín es personal, nos inspira con su presencia y nos escucha en la plegaria. En un conocimiento profundo del yo encontramos el denominador común a todas las personas, la presencia divina, un esplendor de luz inextinguible que nos viene desde la eternidad. El “fin del viaje” hacia la interioridad se alcanza cuando comprobamos que no es una realidad fija, sino un proceso en el se distinguen estratos de profundización y trascendencia. Dios es la meta de la interiorización y Él mismo hace posible ese movimiento por su acción gratuita, nos concede el gusto de conocerle y amarle. El Dios interior es el Dios Trinidad de la revelación cristiana; es el Verbo que ha entrado en el tiempo a través de su encarnación . No puede hallar la Verdad quien, viviendo fuera, ignora lo que hay de interno-eterno en la persona. Este conocimiento sólo se logra en la humildad, porque el hombre no se satisface sólo en la búsqueda, ni siquiera en el descubrimiento de la verdad; su aspiración es abrazarla, adherirse a ella. Su corazón estará siempre inquieto hasta que no descanse en la posesión total de esta verdad. El verdadero peligro está en quedarse en sí mismo. Es necesario creer que Dios es mayor que todos nuestros anhelos. Durante la sesión de preguntas y respuestas, Imanol Larrínaga dijo que la primera perdición de la persona es el egoísmo: deja de amar a Dios, se ama a sí misma y acaba fuera de sí amando los bienes materiales. Ante el ruido del mundo hay que buscar el silencio sonoro de Dios. La meta de la interioridad y trascendencia sólo la consigue quien quiere ser de manera auténtica, tal y como es ante Dios. Al cuestionarle sobre lo que como cristianos debiéramos hacer para fortalecer a la Iglesia, Larrínaga respondió que lo importante —para su auditorio— es que los miembros de la Familia Agustiniana vivan una auténtica interioridad y sean capaces de expresar esa interioridad en la comunión de vida a la que están llamados.
Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018 - 2019.