Mirada retrospectiva, retos para el futuro (1/11)

El sínodo de los obispos celebrado en Roma en octubre de 2018 y que tuvo por tema “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, ha sido un acontecimiento eclesial que atañe a los jóvenes del mundo entero. Por esto, el agustino recoleto Fabián Martín, tras presentar en este artículo los elementos generales del sínodo, nos ofrecerá sus reflexiones sobre diez temas de especial relieve, según el Documento Conclusivo del propio sínodo.
Fabián Martín Gómez pastoral | 14 mar 2019

“A través de la santidad de los jóvenes, la Iglesia puede renovar su ardor espiritual y su vigor apostólico”, se lee en el Documento Conclusivo.

La Iglesia católica cumple con su misión de ser luz del mundo y sal de la tierra caminando codo a codo con el ser humano, tratando de redescubrir, desde el Evangelio, la alegría de vivir y la belleza de crecer juntos. A la decisión concreta de escuchar los gozos y las tristezas, las alegrías y las esperanzas de las personas de hoy se le ha dado el nombre de “sinodalidad”. La Iglesia católica se ha hecho sínodo, es decir, disposición y apertura para hacer caminos juntos, para caminar al lado de la humanidad, para abrir su corazón al corazón abierto del ser humano de hoy; para mostrarle la razón de su esperanza, la fuerza de su amor y la belleza de su fe.

El último acontecimiento sinodal versó sobre el camino que la Iglesia hoy descubre que está llamada a hacer junto con los jóvenes. Del 3 al 28 de octubre del 2018 se llevó a cabo la Asamblea General del Sínodo de los obispos en Roma. Su propósito fue caminar juntos como Iglesia al lado de los jóvenes, escuchando sus anhelos más profundos y atendiendo a las dificultades que encuentran para realizar sus sueños en Cristo. En este sínodo sobre Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, los mismos jóvenes estuvieron presentes; resonó su voz y con esta voz resonó también la voz del Espíritu, que da la fuerza para llevar esperanza al mundo.

Entre los frutos de este encuentro, los obispos y los jóvenes que participaron nos entregan un precioso documento titulado “Juventud, fe y discernimiento vocacional”. La reflexión que los jóvenes y los obispos nos proponen no es únicamente producto de un arrebato de entusiasmo de una asamblea, sino que es el resultado de dos años de trabajo. A la celebración del sínodo precedió una serie de consultas a las comunidades cristianas de todo el mundo, se puso a disposición un cuestionario en línea para recibir las aportaciones personales de los jóvenes, se llevaron a cabo congresos con la intervención de peritos en diversos campos del saber, etc. Todas estas contribuciones se resumieron en el material de trabajo utilizado en la Asamblea del sínodo, conocido también como Instrumentum laboris.

Las conclusiones de la Asamblea del sínodo se recogen pues, en el documento final “Juventud, fe y discernimiento vocacional”. El documento tiene 3 partes, 12 capítulos y 167 parágrafos. El hilo conductor del texto es el episodio de los discípulos de Emaús, narrado en el evangelio de Lucas 24, 13-35. Jesús camina con los dos discípulos que experimentan el fracaso de sus sueños, les abre sus mentes a la comprensión de su entrega y les caldea el corazón con sus palabras, hasta que se les abren los ojos y vuelven entusiasmados a Jerusalén. Sin duda alguna, un texto paradigmático para comprender la misión de la Iglesia en relación con la generación de los más jóvenes.

La Asamblea del sínodo usó una metodología para el discernimiento acerca de su misión para con los jóvenes. Dicha metodología está basada en tres acciones: reconocer, interpretar y elegir. Cada una de estas acciones está marcada por una breve frase del episodio de los discípulos de Emaús. Así, la primera parte se titula “Él caminó con ellos” (Lc 24, 15), y busca iluminar lo que los obispos reconocieron en la realidad, la cultura, y los contextos en los que están insertos los jóvenes. La segunda parte se titula “Sus ojos se abrieron” (Lc 24, 31), y se refiere a la fase interpretativa: a partir del encuentro con Cristo buscar y comprender el sentido de la vida. Por último, la tercera parte lleva por título “Partieron sin demora” (Lc 24, 33), donde se recogen las opciones que se eligieron para una auténtica conversión espiritual, pastoral y misionera.

En las próximas semanas iremos desarrollando, en un esfuerzo de síntesis, lo que, a nuestro parecer, pueden considerarse los diez puntos esenciales del documento. Ahora únicamente los enunciamos: acompañamiento, “caminaba con ellos”; los migrantes, paradigma de nuestro tiempo; compromiso firme contra todo tipo de abuso; la familia, “Iglesia doméstica”; arte, música y deporte, “recursos pastorales”; misión y vocación; perfil del acompañante; el arte del discernimiento; el desafío digital; y el cuerpo, sexualidad y afectividad.

 

Fabián Martín Gómez, agustino recoleto

Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018 - 2019.