El agustino recoleto fray Diego Méndez Granados es ordenado sacerdote

Un momento histórico para la comunidad de Cot de Oreamuno, Cartago, Costa Rica, un pueblo pintoresco ubicado en las laderas del volcán Irazú que vio nacer y crecer a un joven, Diego Armando Méndez Granados, quien el 12 de enero se ha ordenado sacerdote en una ceremonia cargada de momentos emotivos para sus padres, hermanos y amigos, y para toda la Familia Agustino-Recoleta.
noticias | 14 ene 2019

La Ordenación Sacerdotal celebrada en el santuario diocesano de San Antonio de Padua estuvo presidida por monseñor Mario Enrique Quirós Quirós, obispo de la Diócesis de Cartago. Concelebraron el obispo emérito de Alajuela, monseñor Ángel San Casimiro Fernández, agustino recoleto, el prior provincial de la Provincia de San Nicolás de Tolentino fray Sergio Sánchez Moreno, y alrededor de unos 20 sacerdotes, agustinos recoletos y diocesanos.

En el amplio templo ocupado por una multitud hicieron su entrada en procesión todos celebrantes acompañando a Diego Armando, quien ingresó al templo del brazo de sus padres, que bendijeron a su hijo como un símbolo de ese gran regalo a la Iglesia.

Las lecturas y el salmo responsorial fueron proclamados por tres miembros de las Fraternidades Seglares Agustino-Recoletas: Lourdes Laraque, de la comunidad de Avante de México; Silvia Chávez de la fraternidad de Querétaro, México, y María Eugenia Gutiérrez, de la fraternidad del seminario San Ezequiel Moreno de Costa Rica.

La homilía, muy fraterna, la pronunció monseñor Quirós que animó a fray Diego a cultivar el camino de la santidad en su ministerio. Por otra parte agradeció a la gente haberle permitido vivir este gran momento, dado que fray Diego es el primer sacerdote que ha salido de Cot de Oreamuno.

Después de la homilía se procedió a la Ordenación. Fray Sergio Sánchez, como prior provincial, solicitó al obispo que Diego Armando fuera aceptado como presbítero, dando fe de que el candidato era digno para el ministerio.

Después de ser aceptado, fray Diego, postrado en el suelo, es acompañado en una sola plegaria de todos los presentes con las letanías cantadas por un maravilloso coro, para proceder después a la imposición de las manos por parte de monseñor Quirós y de todos los sacerdotes concelebrantes.

Diego Armando recibió la casulla de manos de fray Sergio y fray Víctor González, agustinos recoletos. Una vez revestido, se presentó ante el pueblo como nuevo sacerdote y fue ovacionado con un caluroso aplauso. El nuevo presbítero irradiaba una alegría desbordante con una sonrisa, que solo logra dar ese sentimiento de plenitud que reflejó a través de toda la ceremonia. Monseñor Quirós ungió las manos del neopresbítero con aceite, que su madre lavaría después.

La ceremonia de la ordenación, llena de abundantes signos llenos de contenido, se cerró con la felicitación y abrazo del señor obispo y demás sacerdotes que lo acompañaron. Fray Diego, ya presbítero, se unió al obispo y demás sacerdotes para la celebración eucarística.

Antes de terminar la Eucaristía fray Sergio Sánchez dirigió unas palabras de agradecimiento a monseñor Quirós, a la familia de Diego Armando y a toda la comunidad de Cot, explicando el sentido de obediencia y la misión que se le ha encomendado a Diego Armando, que está desempeñando su acción pastoral en Manaos, Brasil.

El Canciller Canónico de Costa Rica procedió a leer la carta canónica del papa Francisco, por la cual Diego Armando es aceptado como nuevo presbítero, documento que fue firmado por el Canciller como testigo y monseñor Quirós.

Uno de los momentos más emotivos fueron las palabras del nuevo presbítero. En cada una de sus expresiones de agradecimiento reflejó el amor a sus raíces, a la tierra campesina que lo vio nacer y crecer, a sus padres y ancestros, a sus hermanos, a sus maestros, a los compañeros de juventud, a la Familia Agustino-Recoleta, sus formadores y compañeros de camino. No hubo persona que hubiera marcado su vida que él no mencionara. Sus palabras sencillas pero cargadas de amor, motivaron también a los jóvenes inquietos vocacionalmente allí presentes. Un verdadero ejemplo de un joven que ha entendido lo que es vivir la alegría del evangelio y que hoy lo testimonia con su vida.

Al final de la Eucaristía, como un gran gesto, monseñor Quirós se arrodilló y le pidió a fray Diego que lo bendijera.

Así concluyó este gran día la celebración religiosa en la que la Familia Agustino-Recoleta estuvo de fiesta al igual que la Iglesia universal.

Por su parte, el párroco de la iglesia de San Antonio de Padua invitó a un ágape en el salón parroquial a todos los asistentes.

Al día siguiente fray Diego celebró su cantamisa en la misma iglesia.

 

Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018 - 2019.