La Familia Agustino-Recoleta de México colabora para mitigar las consecuencias del terremoto que sufrió México en 2017

Inocencio, un anciano que perdió su casa con el sismo en el municipio de Totolapan (Morelos) podrá vivir ahora en un nuevo cuarto con baño en el terreno donde se instalará su familia. Un arquitecto de la Fraternidad Seglar y Arcores, la Red Solidaria Internacional Agustino-Recoleta han colaborado en ello.
noticias | 19 dic 2018

El municipio rural de Totolapan, en el estado mexicano de Morelos, tiene poco más de 10.000 habitantes y está situado a 1.900 metros sobre el nivel del mar en la Sierra de Chichinautzin. Fue una de las primeras zonas en recibir a los Agustinos, que se establecieron en 1536 y fundaron el convento de San Guillermo, uno de los más antiguos de México, declarado en 1994 por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Hoy está ocupado por una comunidad franciscana.

El terremoto del 19 de septiembre de 2017 dañó el 80% de la estructura del antiguo convento, y las imágenes del derrumbe parcial de la iglesia fueron transmitidas por todo el mundo como ejemplo de la violencia del terremoto:

Las imágenes, así como otras que fueron tomadas una vez que había pasado el terremoto, pueden dar una idea del miedo, pavor e inseguridad que vivió la población. En barrios como el de San Marcos, numerosas viviendas de adobe y bloques de cemento prefabricados resultaron dañadas, con casas que colapsaron con el mismo terremoto o en los días siguientes. Muchas familias perdieron casi todo.

Inocencio Gloria también perdió ese día su casa. Su hijo Leonardo estaba trabajando en otro municipio cercano en el momento del terremoto y cuando llegó a Totolapan la casa ya se había caído. No sufrieron pérdidas humanas, pero sí la familia tuvo que empezar de cero en lo material.

Desde entonces Inocencio, que vive postrado en cama por un pie herido con gravísimo riesgo de gangrena, ha vivido en una barraca en el terreno que posee, aún baldío, a la espera de que la familia se pueda reunir de nuevo y construir en ese terreno para estar juntos.

Como a tantas otras personas del lugar, Inocencio no pudo acceder a las ayudas oficiales tras el terremoto. Hubo varios factores, pero el principal, que no sabe leer ni escribir y las relaciones con la Administración no le son nada fáciles.

Un año y tres meses después del terremoto, el pasado 8 de diciembre, Arcores México, de la Red Solidaria Internacional Agustino-Recoleta, hizo entrega de una habitación con baño de obra a Inocencio. Podrá así dejar la infravivienda donde vive ahora, sin ningún tipo de condición ni dignidad, sin salubridad, con suelo de tierra y láminas de cartón.

El arquitecto Gustavo Rocas, miembro de la Fraternidad Seglar Agustino-Recoleta, es autor de los planos. Ha diseñado un cuarto de pernocte y servicio sanitario completo, en un edificio preparado para estar en el futuro comunicado internamente a una casa mayor, puesto que la familia quiere trasladarse al mismo terreno. La nueva construcción mide 5,40 metros de frente por 3,50 metros de fondo.

José Mario Pérez, líder comunal del barrio de San Marcos del centro municipal de Totolapan, ayudó en la identificación de casos de personas que no habían podido acceder a las ayudas públicas pero seguían sufriendo con crudeza los efectos del terremoto. Él mismo perdió su casa ese día y en su familia cuentan con una hermana que sufre de parálisis cerebral. Con su ayuda se han identificado más casos y se espera que en el futuro se pueda colaborar en la mejora de su calidad de vida.

 

Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018 - 2019.