“Letras de fuego” y “Pedro, Agustín, Lorenzo: japoneses, recoletos, beatos”, dos obras para aprender de una página de oro de la historia de la Recolección

Pablo Panedas, agustino recoleto y doctor en Espiritualidad, acaba de presentar dos libros que traen a la luz la realidad martirial de la Familia Agustino-Recoleta en el Japón del primer tercio del siglo XVII. Junto con una pintura y una colección de láminas de trazo del autor Santiago Bellido, han sido el particular desagravio de la Orden de Agustinos Recoletos a sus mártires hasta ahora escondidos.
noticias | 12 dic 2018

El pasado 5 de diciembre, el mismo día que se cumplían los 430 años de la Recolección Agustiniana, se presentaron en Madrid cuatro obras, dos literarias y dos pictóricas, que vienen a descubrir y poner ante los focos de la actualidad la historia oculta del catolicismo japonés y, más en concreto, de los protagonistas de una de las gestas misioneras más importantes de la historia de la Familia Agustino-Recoleta.

Los dos libros son obra del agustino recoleto Pablo Panedas y abren sendas colecciones de la editorial Augustinus: “Historia y Espiritualidad” y “Testigos del Reino: santos y beatos agustinos”.

Las obras pictóricas son de Santiago Bellido, y se trata de un gran cuadro de dos metros de alto y uno de ancho, y una serie de láminas de dibujo a trazo lineal que adornan las páginas de “Letras de fuego”.

En la primera obra literaria, Letras de Fuego, se presenta el epistolario completo de los misioneros agustinos recoletos que fueron a Japón y murieron mártires después de haber sembrado la semilla del evangelio y haber dejado el carisma agustino recoleto en manos de seglares, que lo cuidaron, protegieron y testimoniaron con sus vidas.

Es una edición crítica, bien cuidada en su aspecto científico e historiográfico, sin lagunas, pero al mismo tiempo se trata de un relato vivo y de lectura casi novelesca, porque procede de las cartas de los misioneros escritas en la celda de una cárcel poco antes de que los verdugos los convirtiesen en mártires.

La segunda obra literaria es una breve biografía titulada Pedro, Agustín y Lorenzo: japoneses, recoletos, beatos. Durante siglos los tres aludidos en el título del libro estuvieron en una lista de beatos mártires, pero identificados como terciarios y no como lo que en realidad eran: religiosos profesos agustinos recoletos. No hay muchos datos sobre su vida, pero todo lo que sabemos de ellos está publicado en este pequeño primero número de la colección “Testigos del Reino”.

En la jornada de presentación, en la cripta de San Nicolás de Tolentino de la iglesia de Santa Rita de Madrid (España), Pablo Panedas ha enmarcado ambas obras dentro de la compleja historia del catolicismo japonés y de una de sus peculiaridades más interesantes: la supervivencia del cristianismo durante varias generaciones, en torno a 250 años, sin la presencia de clero, de misioneros, de parroquias, en lo secreto, en mitad de una persecución cruenta y sistemática.

Tenemos vuestro mismo corazón”, fue la frase que dijeron los cristianos escondidos en 1865 a un misionero francés, el primero que en siglos lograba entrar en Japón, y el primero que llegaba a tener conciencia de que, durante 250 años, el cristianismo había sobrevivido, perseguido, prohibido, oculto, sin clero ni apoyo exterior ni interior. Pablo Panedas no ha podido evitar emocionarse al explicar la realidad de los “cristianos ocultos”.

Para entender este fenónemo, una conocida red social de vídeos ofrece varios testimonios que mezclan lo cómico de descubrir cómo el latín se ha conservado en viejos himnos durante dos siglos y medio, de generación a generación, entre personas que no lo hablaban; y lo emocionante de entender que ese latín macarrónico viene precisamente de guardar con cariño y respeto oraciones que no saben pronunciar ni escribir tal idioma, pero les han quedado grabadas en el corazón y el espíritu y las han transmitido de generación en generación pese al control férreo del opresor:

En su conferencia de presentación, Pablo Panedas ha enmarcado la realidad de los tres beatos recoletos japoneses y mártires dentro del contexto general de los “cristianos ocultos” y de la cruenta persecución de las autoridades japonesas, que decidieron mantener aislado a su país de toda influencia y comercio con el exterior hasta que se vieron obligados, por la fuerza de las cañoneras estadounidenses ya en la segunda mitad del siglo XIX.

Pablo Panedas ha indicado que no se podía esperar más tiempo el homenaje de la Recolección Agustiniana a su gesta misionera en Japón y a sus protagonistas principales. Tanto sus obras, como las obras pictóricas de Bellido, como todo lo que pueda hacerse por promover su conocimiento, es una deuda que la Recolección Agustiniana ha llevado encima casi vergonzosamente durante 388 años.

En la parte final de su conferencia, Pablo Panedas ha explicado la pintura de Santiago Bellido, quien no podía estar presente por ser día lectivo en la universidad donde da clases. El cuadro, de dos metros de alto por uno de ancho, contiene ricos detalles en cada uno de sus personajes retratados. Mediante una presentación con proyección visual y las indicaciones del mismo artista, los presentes han podido admirar y comprender cada uno de esos detalles.

A Pablo Panedas le ha presentado previamente el historiador agustino recoleto Ángel Martínez Cuesta, quien ha propuesto al auditorio el contexto general histórico donde se enmarca esta página de oro de la historia misionera de los Agustinos Recoletos. También ha presentado al autor de los dos libros, del que ha destacado su tarea como docente de Teología Espiritual, de colaborador en las tareas de Gobierno de la Provincia de San Nicolás de Tolentino y de la Orden de Agustinos Recoletos y de investigador que ha profundizado en la historia del carisma agustino recoleto y de sus protagonistas más importantes.

Por último, el prior general de la Orden de Agustinos Recoletos, Miguel Miró, ha agradecido tanto la vida y testimonio de los mártires japoneses agustinos recoletos, como el trabajo de Pablo Panedas, y ha animado a que toda la Familia Agustino-Recoleta conozca mejor esta importante y aleccionadora página de su historia.

Para saber más:

Entrevista a Pablo Panedas, autor de Letras de fuego y Pedro, Agustín, Lorenzo: japoneses, recoletos, beatos.

Canta y Camina 7 • Santa Magdalena de Nagasaki

Canta y Camina 14 • Beatificación de los mártires del Japón

Canta y Camina 13 • Mártires del Japón

Canta y Camina 147 • Tres mártires japoneses agustinos recoletos del siglo XVII.

Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018 - 2019.