Solemnidad de Cristo Rey: Hora de dialogar

«El menú religioso no es de plato único sino de diversidad de platos y sabores con un único fin: alimentarnos y crecer. No nos empachemos con comida atrasada o difícil de digerir. Dios nos pone la mesa y el mantel; a nosotros nos toca cocinar y comer juntos».
Roberto Sayalero Sanz pastoral | 25 nov 2018

Una de las características más peculiares de la gastronomía española no es solo la infinita variedad de platos y recetas dependiendo de cada región, sino la abundancia en los platos. Comidas copiosas y menús interminables, que solo el bicarbonato puede combatir, constituyen, visto desde fuera, el eje de nuestra alimentación. Sin embargo, la nuevas tendencias hacen que cada vez se incorporen nuevos sabores procedentes de otras gastronomías, mezclando en muchos casos lo tradicional con lo exótico. Por otra parte, la moderna gastronomía ha reducido la cantidad de comida a la vez que ha aumentado el tamaño de la vajilla. Se busca captar la exquisitez de un determinado sabor sin quedar saturados.

En el evangelio nos encontramos a Jesús ante Pilato, aunque el que termina siendo juzgado es Pilato. No podemos olvidar que la pretensión de todo el evangelio de Juan es presentar a Jesús como el rey muerto y resucitado. Jesús es un rey de verdad aunque no como se entendía que deber ser un rey. Él es débil, pacífico, humilde y sencillo. Jesús habla de un reino que no es de este mundo, es decir que el no quiere mezclarse con la idea de poder y de reino que regía la época. No hay que olvidar que en los evangelios, “mundo” es todo aquello que se opone a Dios y a su mensaje, todo aquello que permanece en tinieblas porque no ha querido conocer la luz. Jesús afirma que ha venido al mundo para dar testimonio de la verdad; ¿y qué verdad?, podemos preguntarnos con valentía y honradez. Jesús habla de una verdad que esclarece y juzga a partir de la cual hay que configurar el mundo. La verdad que nos dice que, en lo profundo de nosotros no solo late un corazón, sino también un Dios que inspira en cada persona una forma de ser humano que, si le dejáramos, haría de este mundo un lugar fascinante. La verdad auténtica: somos hijos, hermanos y estamos llamados a vivir como tales.

En el panorama religioso nos está sucediendo más o menos lo mismo que en el gastronómico.. Nuestro mundo es cada vez más plural y las creencias se mezclan y entremezclan a veces con combinaciones explosivas, pero que responden al anhelo que se tiene de Dios, aunque pueda parecer lo contrario. Los cristianos del siglo XXI estamos llamados a dialogar, a abrirnos a los demás. No hacen falta legionarios, ni GEOS que defiendan la fe católica. No se trata de inventarnos ataques a la verdad, ni de ser quijotes que luchan contra molinos. Nuestra misión como cristianos no es disputar, combatir y derrotar a los adversarios, sino vivir la verdad del evangelio y comunicar la experiencia de Jesús que está cambiando nuestras vidas. No somos ni mucho menos propietarios de la verdad sino testigos e imitadores. Por eso no hemos de imponer nuestra doctrina, ni controlar la fe de los demás, ni pretender tener razón en todo y patalear como niños cuando no se nos hace caso. Solo de esta forma, ayudamos a mirar hacia el evangelio, ponemos en todas partes la verdad de Jesús. Entenderse con quien es diferente, dialogar con quien piensa distinto. Tenemos que ser capaces de escuchar y comprender a los otros.

El menú religioso no es de plato único, sino de diversidad de platos y sabores con un único fin: alimentarnos y crecer. No nos empachemos con comida atrasada o difícil de digerir. Dios nos pone la mesa y el mantel; a nosotros nos toca cocinar y comer juntos. Esa es la única dieta sana. El resto aumenta el colesterol espiritual y evita que la sangre del evangelio inunde nuestras vidas.

Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018.