La Palabra en la Eucaristía dominical: Domingo 7 del tiempo ordinario

1Sam 26,2.7-9.12-13.22-23: El Señor te puso hoy en mis manos, pero yo no quise atentar contra ti. Sal 102,1-2.3-4.8.10.12-13: El Señor es compasivo y misericordioso. 1Cor 15,45-49: Somos imagen del hombre terreno, seremos también imagen del hombre celestial Lc 6,27-38: Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo
pastoral | 20 feb 2019 | José Antonio Ciordia, New Jersey

Podríamos tomar, como elemento central de la celebración dominical de este día, el texto del evangelio: “Sed compasivo como vuestro Padre celestial es compasivo”. Notemos, para mayor abundancia, que el estribillo del salmo responsorial es: “El Señor es compasivo y misericordioso”. Celebremos, pues, festivamente la misericordia y compasión de Dios en Cristo. Celebrémoslas, primeramente, escuchando atentamente la palabra de Dios, deteniéndonos, a partir de ahí, en cada una de las sentencias o aplicaciones concretas que aparecen en boca de Jesús. La lógica evangélica es en todas ellas la misma: Dios te ama, ama tú; Dios tiene misericordia contigo, tenla tú con los demás … Esa dinámica ha de extenderse hasta incluir en su efectividad al extraño y al enemigo.

Para mayor inteligencia de este dinamismo, divino por cierto, recordemos que “tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo por nosotros”. Ese amor es tan singular y divino que se derrama en nosotros con un don excelso, el don del Espíritu, quien nos capacita para amar como Dios nos ama. Esta capacidad de amar y el ejercicio de ella nos acercan al Dios-Amor y al hombre “imagen y semejanza” de él. La práctica, pues, de esas expresiones amorosas no solo nos introducen en el ser-naturaleza de Dios –porque Dios es así -, sino que también nos enriquecen a nosotros mismos como “imagen y semejanza de Dios” y nos constituyen instrumentos de su presencia en otros. El hombre será más hombre y la sociedad más humana, precisamente por seguir el comportamiento de Dios. La lectura primera es un emocionante episodio de la vida de David que colorea positivamente el mensaje del evangelio.

La segunda lectura, en continuación con el tema del domingo pasado, nos ofrece, en relación con el evangelio de hoy, este precioso pensamiento: “Nosotros, que somos imagen del hombre terreno, seremos también imagen del hombre celestial”. Comenzamos a serlo ahora, si entramos vitalmente en comunión con Cristo, el Hombre Celestial, tanto en el amor que nos viene de Dios, aquí y ahora, como en la participación de su gloria, Cristo Glorioso a la derecha de Dios.

Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018 - 2019.