El penúltimo paso antes de la frontera

Dentro de la Parroquia de Cristo Sumo y Eterno Sacerdote de la ciudad mexicana de Chihuahua, en la que los Agustinos Recoletos trabajan desde 1986, está uno de los puentes que sirven de refugio a los migrantes de paso. Este refugio tiene un doble motivo: bajo el puente se resguardan de las inclemencias del tiempo; y sobre el puente están las vías del tren que representa el mejor camino para su destino soñado: Estados Unidos.
noticias | 08 oct 2018

El fenómeno de la migración es tan cambiante como las causas que la provocan. En la Parroquia de Cristo Sumo y Eterno Sacerdote, que atienden los Agustinos Recoletos en la ciudad mexicana de Chihuahua, hasta hace un tiempo llegaban con frecuencia grupos de migrantes a las puertas de la casa parroquial buscando comida, ropa o mantas en el invierno. Eran migrantes mexicanos que esperaban bajo el puente de las vías del tren a que llegara la noche para partir hacia la frontera y cumplir así su sueño americano.

Pero desde hace aproximadamente un año son mayoritariamente personas procedentes de países centroamericanos, que buscan pasar a Estados Unidos o, si no es posible porque las circunstancias se lo impiden, quedarse a trabajar en México. En la región de Chihuahua hay una potente agroindustria de productos como la manzana o de lácteos, explotaciones forestales y ganaderas, y el campo siempre necesita mano de obra.

Los migrantes centroamericanos no tienen entre sus planes volver a sus países de origen, porque allí no hay ninguna opción de trabajo. La situación de violencia social generalizada también les lleva a buscar mejores rumbos.

Además hay una presencia numerosa de haitianos, que huyen de la mala situación económica de su país, y que es muy visible en los semáforos y cruces viarios, puesto que viven de la mendicidad.

Desde hace unos meses las autoridades han prohibido permanecer debajo del famoso puente, debido a las denuncias y quejas de la población local sobre delincuencia y altercados.

La Pastoral de la Movilidad de la Arquidiócesis de Chihuahua es un equipo de laicos con un sacerdote asesor especialmente concienciados y formados frente a la grave situación migratoria que se vive en Chihuahua. Por el momento disponen de un comedor y de pequeños albergues para atender unos días a los migrantes, pero sueñan con disponer cerca de las vías del tren de un albergue organizado, como ya existe en Ciudad Juárez.

Linda, miembro activo de esta Pastoral, responde a la pregunta: ¿y tras la prohibición de quedarse bajo el puente, dónde están ahora los migrantes en la ciudad de Chihuahua?

“Según el tipo de migrante se pueden encontrar en diferentes lugares, por esto hemos tenido que organizar tres programas diferentes de apoyo y atención.
1) Migrantes en paso: especialmente centroamericanos, que buscan alcanzar la frontera. Requieren sobre todo de alimentos, ropa, medicinas y descanso. Siguen cerca de las vías ferroviarias, esperando poder subirse a un tren. Apenas salen de esa zona, excepto para pedir alimento o ropa, y en seguida se esconden.
2) Migrantes temporales: son mayormente mexicanos que buscan trabajo temporal en las zonas agrícolas. Se organizan en grupos buscando algún almacén o un cuarto donde se refugien para dormir. En muchas ocasiones viven en situaciones deplorables y amontonados. Para ellos se requiere la búsqueda de lugares de pernocte y aseo en condiciones dignas.
3) Migrantes indígenas: llegan hasta la ciudad desde sus comunidades en la Sierra de Chihuahua especialmente por necesidad de atención médica de sus niños en los hospitales. A veces tienen que estar meses esperando en las áreas de Urgencias. El gobierno del Estado tiene algunos albergues para ellos, pero son insuficientes.
En todos los casos cada vez son más frecuentes los casos de familias enteras con menores pequeños o de mujeres solas con sus niños. Tampoco son infrecuentes los niños que viajan solos en busca de sus padres en Estados Unidos. Si todo migrante es por sí vulnerable, las mujeres solas y los niños lo son aún más. No faltan quienes se quieren aprovechar de su situación de necesidad extrema. Por eso hemos detectado que con frecuencia se acercan a ellos los traficantes de personas o de estupefacientes, los proxenetas…”

Por eso es urgente en Chihuahua un albergue organizado para unir las fuerzas de toda la sociedad y atender estas necesidades. Y desde la Parroquia de Cristo Sumo y Eterno Sacerdote ya se ha expresado el deseo de colaborar, aun con los medios limitados que tiene.

Al fin y al cabo, las vías del tren están dentro de los límites de esta Parroquia, y se ven impelidos por la realidad y por su situación geográfica para atender esta necesidad urgente.

Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018.