Catorce miembros de las Juventudes Agustino-Recoletas de Chihuahua colaboran con CARDI durante sus vacaciones

Del 13 de julio al 6 de agosto, las Juventudes Agustino-Recoletas organizaron por quinto año consecutivo un programa de voluntariado en el Centro de Acompañamiento y Recuperación de Desarrollo Integral (CARDI), proyecto socio-sanitario de los Agustinos Recoletos en Ciudad de México, durante tres semanas.
noticias | 11 ago 2018

Catorce voluntarios de las Juventudes Agustino-Recoletas (JAR) han llevado a cabo un voluntariado de tres semanas con tareas de acompañamiento y asistencia a los beneficiarios del CARDI, el proyecto socio-sanitario de los Agustinos Recoletos en Ciudad de México que brinda diversos servicios a los familiares de los pacientes internados en los grandes centros públicos sanitarios de la Colonia Hospitales.

El objetivo de este voluntariado es redescubrir el amor fraterno como seña de identidad agustino-recoleta colaborando en diversas acciones y servicios para cubrir necesidades básicas de los beneficiarios: espacios de aseo, lavandería, descanso y esparcimiento, atención psicológica y espiritual, alimentación.

Cecy Córdova es una de las JAR que ha hecho este voluntariado, que describe así: “CARDI es una experiencia única, es una misión llena de amor y aprendizaje; para mí ha sido una fuente de amor y sabiduría, un servicio maravilloso. Al acompañar a personas que lo necesitan, aprendes a valorar mucho mejor la vida hasta en sus más pequeños detalles, y sobre todo he visto el gran amor que Dios nos tiene. Han sido tres semanas espectaculares”.

El día comenzaba para los catorce voluntarios con una oración grupal, a la que seguía el desayuno. Luego cada uno se incorporaba al servicio que se le indicara. Algunos acudían al Hospital Infantil para repartir desayunos y compartir diálogo y cariño con quienes estaban en la cola de entrada para ver a sus familiares ingresados; otros atendían los servicios de ducha, aseo y lavandería manteniendo las instalaciones limpias y acogedoras; otros se disponían a servir medicamentos y organizar el área de dispensario.

Los voluntarios repitieron estos servicios en jornadas de 10 de la mañana a 6 de la tarde. A las siete y media de la tarde también se acudía al Hospital General para repartir una merienda y compartir diálogo entre los beneficiarios del CARDI.

“CARDI es una experiencia que nos permite reconocernos vulnerables, pero también capaces de ser una mano amiga ante las situaciones críticas de la vida; hemos intentado ser esa palabra de aliento entre hermanos, hijos de un mismo Dios. Nos hemos encontrado con personas tan frágiles y al mismo tiempo con una gran fortaleza para luchar y salir adelante pese cualquier circunstancia”, indicó uno de los voluntarios.

“Hemos dejado una parte de nosotros mismos en esas personas, pero sin duda, lo mejor fue aprender de las enseñanzas de los beneficiarios para comprender las bendiciones que recibimos cada día aún entre dificultades”.

Para Jazmín Chávez, “estar en CARDI fue una oportunidad de participar en servicios con los que aprendí a ver a Dios en lo cotidiano. Fue un recordatorio de que siempre debo agradecer por la vida, además de una motivación para nunca perder de vista mi acción en la sociedad por buscar un mundo mejor”.

Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por JustMónica para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018.