“Damos la cordial bienvenida a su casa y a su familia a los religiosos de la Provincia de San Agustín”

Durante la jornada de este 14 de mayo de 2018 se ha producido un hecho histórico. La Provincia de San Agustín y la Provincia de San Nicolás de Tolentino de la Orden de Agustinos Recoletos son ya una sola. Es la primera unión de Provincias de las establecidas por el Capítulo General de la Orden de Agustinos Recoletos en 2016. Estas han sido las palabras de los priores provinciales justo antes de la unión.
noticias | 15 may 2018

Sergio Sánchez, prior provincial electo.
Provincia de San Nicolás de Tolentino

 

Queridos padres capitulares:

Durante años hemos pedido al Señor que nos infundiera su Espíritu para discernir su voluntad y lo que la Iglesia esperaba de la Orden. El 55º Capítulo General decidió unir la Provincia San Agustín a la Provincia San Nicolás de Tolentino para buscar juntos unos objetivos:

  • lograr una auténtica vivencia agustino-recoleta,
  • impulsar la vida fraterna en comunidad,
  • realizar la misión que la Iglesia nos encomienda
  • y estar donde seamos más necesarios.

Llegó el momento de hacer oficial esta unión.

En nombre de toda la Provincia de San Nicolás de Tolentino quiero manifestar a todos los religiosos de Estados Unidos nuestra fraternidad y cercanía y les doy la cordial bienvenida a su casa y a su familia. Juntos tenemos el reto de “ser creadores de comunión guiados por la misma estrella que guió a san Nicolás”.

En nosotros se mueven sentimientos de agradecimiento, fraternidad y alegría, conjugados con la responsabilidad y el compromiso de vivir un Proyecto de vida y misión evangélico,comprometido y esperanzador.

Pedimos la intercesión de san Agustín y san Nicolás, ellos son nuestros maestros de interioridad, fraternidad y entrega apostólica. Que nuestra madre de la Consolación sea alivio y consuelo en nuestro caminar.

¡Hermanos, Bienvenidos!

 

John Michael Rafferty, último prior provincial.
Provincia de San Agustín

 

Hace más de dos años nos reunimos 22 religiosos de la Provincia de San Agustín, al comienzo de febrero de 2016, pocos días después de haber enterrado a nuestro prior provincial, Joseph Gallardo, fallecido de forma inesperada.

Estábamos en Saint Agustine Priory, Oxnard, California, y los 22 reunidos decidimos, con voto unánime, formar parte de la Provincia de San Nicolás de Tolentino. Y ahora ha llegado el momento.

Personalmente quiero agradecer a mis hermanos que están aquí conmigo, los capitulares de la Provincia de San Agustín; tres de ellos han sido priores de sus comunidades; han dado años de servicio a los religiosos de la comunidad recoleta y a todos los fieles cristianos. Gracias, hermanos.

El prior del Saint Augustine Priory, también presente, además ha estado cuidando de los enfermos de la Provincia: gracias por ese cuidado espiritual, físico y emocional que les has dado; y junto a mí, el religioso veterano de la Provincia, y también el mayor en profesión; gracias por tu servicio, tres veces como prior provincial, muchas como prior local, muchas como secretario de la Provincia.

Por último también agradezco toda la dedicación que ha mostrado estos años el secretario de la Provincia, que también ha ejercido de administrador.

Creo que no tengo todas las palabras para expresar lo que quiero decir: gracias padre prior general, gracias padre prior provincial, por aceptarnos como miembros de la Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Aquí estamos ahora en Marcilla con el deseo firme de continuar con nuestro servicio al Pueblo de Dios, en Estados Unidos o en cualquier país donde el Señor nos mande. Queremos continuar haciendo lo que nos ha pedido el Capítulo General de 2016: vamos a ser creadores de comunión.

Gracias.

 

Miguel Miró, prior general de la Orden de Agustinos Recoletos
Presidente del 127º Capítulo de la Provincia de San Nicolás de Tolentino
Discurso tras la unión de las Provincias de San Agustín y San Nicolás de Tolentino

 

El Señor en su misericordia nos ha convocado a participar en el 127º Capítulo provincial de la Provincia de San Nicolás de Tolentino. Hemos sido designados vocales siguiendo lo establecido en nuestras leyes.

Este Capítulo tiene especial relevancia por ser el primero que se celebra después de la unión de la Provincia de San Agustín a la Provincia de San Nicolás de Tolentino. Hace unos minutos se ha promulgado el Decreto de incorporación, llevando a cabo las decisiones tomadas en el 55º Capítulo general.

Esta unión es para los hermanos de las dos provincias un encuentro de comunión fraterna que requiere acogida, discernimiento y disponibilidad por parte de todos. Los vocales de este Capítulo, dóciles al Espíritu Santo, tenemos la misión de ser creadores de comunión y preparar un Proyecto de vida y misión para toda la Provincia.

Las Constituciones nos dicen que el capítulo provincial representa a toda la provincia y que “tiene potestad sobre ella”. Además, establecen con claridad su cometido: examinar el estado de la Provincia; estudiar la actuación del prior provincial; estudiar las ordenaciones del último Capítulo General y aplicarlas a la situación de la provincia; elaborar el programa para el próximo período; confirmar la elección del prior provincial; elegir a los consejeros provinciales; elegir un delegado al Capítulo General, y revisar el Directorio provincial.

Han podido leer el Informe de los priores provinciales y han recibido con antelación el elenco de cuestiones, elaborado en esta ocasión por la misma Comisión de unión de las Provincias. En el dossier que se les ha entregado se recogen las sugerencias de los religiosos y disponen de abundante información.

Los priores provinciales han insistido en que lo leyeran previamente a fin de agilizar la marcha del capítulo, incluso el Consejo provincial de San Nicolás ha propuesto el ordo capitulidando por supuesta la información.

 

Tiempo de gracia, comunión y discernimiento

Sólo desde la fe en Cristo podemos entender el verdadero sentido de un Capítulo Provincial. Si nuestra fe no adquiere «una convicción profunday una fuerza realgracias al encuentro con Jesucristo»,nuestras propuestas, decisiones y proyectos serán ineficaces.

El Capítulo es un tiempo de gracia, comunión y discernimiento para nosotros y para todos los hermanos. Os invito a tener una mirada amplia que abarque al conjunto de la Provincia: su historia, sus personas, sus obras y sus proyectos. Pidamos con confianza la luz del Espíritu y la sabiduría del corazón para discernir, con criterios evangélicos, lo que hay que hacer.

Para discernir la voluntad del Señor, necesitamos ponernos en su presencia y pedir su ayuda. Necesitamos tener el corazón abierto: abierto a Dios, a los hermanos y a las pobrezas de hoy. Un corazón abierto para tener sentido de Provincia, de Orden y de Iglesia.

Necesitamos libertad para no quedarnos en lo que a mí me conviene, en lo que yo pienso, en lo que yo hago, o en intereses de grupo, nación o ministerio. Es fácil ver los defectos de los otros, pero nos resistimos a reconocer nuestros egoísmos personales y colectivos. Al Capítulo no venimos ni a competir ni a dar buena imagen. Tenemos que buscar discernir qué es lo que el Señor nos pide hoy a los Agustinos Recoletos y proponer los medios adecuados para lograrlo.

En la unión de Provincias no podemos quedar con la idea de que nosotros estamos bien y que los que tienen que cambiar son los de la otra Provincia. Todos necesitamos asumir el proceso de revitalización que requiere apertura al Espíritu y disponibilidad para ofrecer lo que tenemos y acoger al otro.

Necesitamos humildad para reconocer nuestra realidad, interpretarla buscando discernir los signos de los tiempos y arriesgarnos a tomar decisiones. Nuestra mirada tiene que abarcar a todas las comunidades, diseminadas por España, Estados Unidos, México, República Popular China, Costa Rica, Brasil e Inglaterra. Contemplemos a toda la Orden, a la Familia Agustino-Recoleta. Mirad a los laicos de nuestros ministerios. Muchos de ellos están rezando por este Capítulo provincial.

 

Creadores de comunión

El 55º Capítulo General concluyó el 26 de octubre de 2016. En el Capítulo se tomaron decisiones para toda la Orden, estas decisiones están expresadas en el Proyecto de vida y misión 2016-2022. El Papa Francisco nos encomendó a los Agustinos Recoletos ser creadores de comunión. Pretendemos, con la gracia que viene del Espíritu, revitalizar la Orden y su misión evangelizadora en el mundo de hoy.

Llevamos ya más de siete años en este proceso de revitalización. Un proceso de oración, discernimiento, consultas, renuncias y apertura, un proceso que intenta caminar con la Iglesia y con la vida consagrada en su fidelidad a Cristo y su misión evangelizadora.

Se han tomado unas decisiones, podrían haber sido otras, pero se optó por unas propuestas concretas y pusimos nuestra esperanza en la misericordia del Señor. Quiero agradecer el esfuerzo de todos los hermanos en este proceso y las aportaciones de los que “suman” al bien común.

En la organización de la Orden, de la Provincia o de las Vicarías no podemos pretender actuar con independencia, busquemos la unidad en la diversidad; necesitamos unir fuerzas, tener un proyecto común y avanzar en una misma dirección. Nuestro modo de proceder es la comunión.

La comunión requiere oración, apertura, diálogo, colaboración mutua y tener un proyecto común. El Señor es quien nos convoca y nos envía; nuestra comunión se fundamenta en Cristo, y por tanto, pretendemos vivir en comunión fraterna.

Si la reorganización de la Orden y de las Provincias no se coloca en la reforma de la Iglesia, se tiene el riesgo de realizar un proceso autorreferencial y de subsistencia. Pensemos en las palabras de Francisco en “La alegría del evangelio”:

“Cuando la vida interior se clausura en los propios intereses, ya no hay espacio para los demás, ya no entran los pobres, ya no se escucha la voz de Dios, ya no se goza la dulce alegría de su amor, ya no palpita el entusiasmo por hacer el bien”.

El proceso espiritual y la reforma estructural van juntas. Podemos preguntarnos qué eco tienen en nuestras comunidades las expresiones: estado permanente de misión, el gozo del evangelio, la conversión pastoral y misionera, la caridad solidaria y la Iglesia en salida

No pueden pasarnos desapercibidos los hermanos que sabemos que se sienten desalentados. La revitalización, la reestructuración y la unión de provincias supone esfuerzo y sacrificio por parte de todos. El Capítulo tiene que animar, apoyar, organizar y fomentar la disponibilidad. Nos hemos reunido para ver cómo podemos corregir lo que no funciona y ver cómo podemos hacer las cosas mejor.

 

Proceso de reestructuración y revitalización.

El proceso de revitalización y reestructuración de la Orden sigue adelante, se han dado pasos y se han tomado decisiones. (…) La unión de Provincias, las Comisiones para la unión y las consultas que se han realizado han suscitado la inquietud y preocupación por el cambio de estructuras.

Este año, la Orden se organizará jurídicamente en cuatro provincias. Se han reorganizado los Secretariados y Comisiones de la Orden con equipos de trabajo. En el Proyecto de vida y misión se determina que a partir de los Capítulos Provinciales los órganos administrativos de cada Provincia se estructuren como los de la Orden.

La Comisión para la unión de las Provincias fue nombrada el 4 de enero de 2017; se reunió en tres ocasiones, las dos primeras en West Orange, Nueva Jersey, el 25-26 de abril y el 5-6 de septiembre de 2017, y la tercera el 19 de enero de 2018 en Oxnard, después de la reunión con los priores y Asamblea de los religiosos de las dos Provincias en los Estados Unidos. No crean que todo ha sido tan fácil en la Comisión, ni que se ha resuelto todo. Este proceso requiere continuidad.

Les recuerdo que en el Proyecto de vida y misión 2016-2022, aprobado por el Capítulo General, encomendó a la Comisión para la unión de las Provincias:

  • Organizar el proceso de unión y preparar el Capítulo Provincial.
  • Preparar un proyecto de reestructuración de la Provincia.
  • Elaborar una propuesta del Proyecto de vida y misión de la Provincia, en consonancia con el de la Orden, y proponerlo al Capítulo provincial.

He dicho muchas veces que el proceso de reestructuración de la Orden no termina con la unión que implica a siete Provincias, ni con los cambios de los órganos administrativos de las Provincias, reestructurar es mucho más.

Nos reestructuramos para responder hoy a lo que la Iglesia espera de nosotros: comunidades más evangelizadoras. La reestructuración debe llegar a nuestro modo de gestionar las parroquias, los centros educativos y las misiones. La reestructuración afecta a nuestra presencia en los países donde nos encontramos, a la formación y al estilo de gobierno.

 

Tentación de la supervivencia: Nosotros vamos a seguir igual

Quiero agradecer la entrega de los religiosos de la Provincia que pudiendo vivir con más comodidades se encuentran en lugares de especial dificultad. Confío en los religiosos y valoro las fortalezas y posibilidades que tiene la Provincia; y precisamente por eso, pido que hablemos con sinceridad.

No quiero dejar de mencionar lo que Francisco llama “la tentación de la supervivencia”: La actitud de supervivencia nos vuelve reaccionarios, miedosos, nos va encerrando lenta y silenciosamente en nuestras casas y en nuestros esquemas… En pocas palabras, la tentación de la supervivencia transforma en peligro, en amenaza, en tragedia, lo que el Señor nos presenta como una oportunidad para la misión.

El Papa Francisco nos invita a ser audaces y creativos en esta tarea de repensar los objetivos, las estructuras, el estilo y los métodos evangelizadores de las propias comunidades.

 

Proyecto de vida y misión de la Provincia

Hagamos “nuestro” elProyecto de la Orden y hagamos que el Proyecto de la Provincia sea el proyecto de cada uno de nosotros, sea cual sea su situación, cultura, país, provincia o ministerio.

En las comunidades y en las Vicarías, en la Provincia y en la Orden, todos vamos en el mismo barco. Estamos inmersos en un proceso de gracia y disponibilidad, que nos lleva a cambiar nuestras personas y a consolidar o a cambiar las estructuras si fuera necesario.

El Capítulo general optó por presentar las Ordenacionesen la forma de Proyecto de vida y misión, marcando así el camino de la Orden durante los años 2016–2022. La fundamentación teológica y carismática la tenemos muy bien expresada en las Constituciones.

En el Proyecto no se pretende resolver todas las dificultades y necesidades de la Orden, ni se menciona todo lo tratado en el Capítulo; sólo se recogen las decisiones que se han considerado más necesarias para este momento de la vida de la Orden y de su misión.

El prior general y los priores provinciales con sus respetivos Consejos, así como los Capítulos Provinciales y todas las comunidades tendrán que discernir y aplicar las decisiones de este Proyecto, y concretar también otras decisiones que se consideren convenientes”.

Tengamos como referencia Proyecto de vida y misión de la Orden al realizar el Proyecto de vida y misión de la Provincia. Una de las decisiones del Capítulo General afecta directamente a este Capítulo Provincial:

Elaborar un proyecto de vida y misión en consonancia con el de la Orden, en el que se impulse la identidad carismática y se fortalezca:
- la pastoral vocacional y la pastoral juvenil,
- la vida fraterna en comunidad,
- la formación inicial y permanente,
- las misiones,
- la evangelización en parroquias y colegios,
- la atención y el cuidado de los religiosos mayores y enfermos.

 

Escuchemos con humildad y hablemos claro

Demos gracias al Señor porque en su misericordia sigue confiando en nosotros. Él nos convoca a vivir en comunidad y, como comunidad, nos envía a anunciar el Evangelio. Bendice a nuestras comunidades con hermanos ancianos, repletos de experiencias; las bendice con hermanos que entregan su vida con alegría y también las bendice con nuevas vocaciones que suscitan esperanza.

El capítulo es una oportunidad para reconocer la vitalidad evangélica del carisma agustino recoleto y es también una oportunidad para abrir nuevos caminos de vida y esperanza. Nuestra pertenencia a la Orden se hace creíble cuando nace del corazón, no sólo el amor por la Orden o por el carisma en abstracto,sino por el afecto sincero a la comunidad tal y como es,por las personas que la componen,con sus límites y debilidades.

El Papa Francisco, en su homilía durante la eucaristía de apertura del Sínodo Los desafíos pastorales de la familiainvitaba a los participantes a hablar claro y escuchar con humildad… Porque, decía, podemos frustrar el sueño de Dios si no nos dejamos guiar por el Espíritu Santo.

Decía Francisco: Hablad claro… Hay que decir todo lo que en el Señor sentimos que tenemos que decir, sin respeto humano, sin miedo. Y, al mismo tiempo, se tiene que escuchar con humildad y acoger con el corazón abierto lo que dicen los hermanos.

Podemos tener diversidad de pareceres y hacer propuestas distintas, estamos buscando los caminos adecuados. El Capítulo es un espacio de encuentro y diálogo para discernir la voluntad del Señor. Espero que actúen con libertad y responsabilidad en cada una de las decisiones que tomemos, buscando el bien de la de la Provincia, de la Orden y de la Iglesia.

Les exhorto a poner nuestra esperanza en la misericordia del Señor. Como decía san Juan Pablo II al comienzo de este milenio: No nos satisface ciertamente la ingenua convicción de que haya una fórmula mágica para los grandes desafíos de nuestro tiempo. No, no será una fórmula lo que nos salve, pero sí Cristo y la certeza que él nos infunde: ¡Yo estoy con vosotros!.

Queda abierto el 127º Capítulo provincial de la Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Que san Agustín y san Nicolás intercedan por nosotros, y que María, Madre de la Consolación, nos enseñe a discernir con humildad y sabiduría la voluntad del Señor.

Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por JustMónica para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018.