“Cuando manifestamos la alegría de vivir esta espiritualidad y carisma comunitario y de servicio, eso atrae a los jóvenes”

La Parroquia de Santa Rita de los Agustinos Recoletos en Manaos ha intentado crear un caldo de cultivo especial para que los jóvenes se sientan llamados a participar de las actividades de la Iglesia, del conocimiento y desarrollo del carisma agustino recoleto y del discernimiento vocacional. Hablamos con el agustino recoleto que actualmente acompaña a los grupos juveniles.
testimonios | 03 may 2018
Diego Armando Méndez es un agustino recoleto costarricense que a sus 33 años de edad tiene encomendado el acompañamiento de los jóvenes tanto en la pastoral juvenil como en la pastoral vocacional de la Parroquia de Santa Rita de los Agustinos Recoletos en Manaos, capital del estado brasileño de Amazonas.
Esta comunidad recoleta tiene la preocupación de ofrecer a los jóvenes el carisma agustino recoleto de forma accesible y cercana. En este trabajo cotidiano, surgen jóvenes que se plantean lo que quieren ser en el futuro, que han manifestado la voluntad de escoger de forma comprometida y coherente cómo van a vivir en el futuro, si van a formar una familia, si van a conceder especial importancia a su fe o a su compromiso social. No se contentan con que la vida “les lleve” sino que quieren tomar decisiones conscientes.
Por eso aprovechamos para preguntar a Diego Armando algunas cuestiones sobre este trabajo tan especial y que para tener frutos debe llevarse a cabo de un modo cuidadoso y perseverante.

 

¿Cómo recibiste la responsabilidad de la animación y promoción de las vocaciones?

Apenas había llegado a Manaos, recibí la encomienda de dedicarme a la pastoral vocacional. Fue una grata sorpresa, pero también un gran desafío. Se unió, en parte, a mis propias intuiciones personales, porque siempre tuve el propósito interior de dar a conocer a otros jóvenes mi gran alegría por ser religioso agustino recoleto.

Cuando ya llevaba algún tiempo en Manaos, me di cuenta de los numerosos retos que había que afrontar en esta tarea: atender a una multitud de jóvenes que aquí llegan a la comunidad pidiendo respuestas a sus inquietudes, y dar a conocer lo más propio de lo agustino recoleto.

 

¿Cómo es la pastoral con los jóvenes en la parroquia?

En esta parroquia hay abundantes grupos de jóvenes, y casi todos ellos con numerosos miembros. El grupo de las Juventudes Agustino-Recoletas (JAR) está conformado por dos comunidades. La primera, de 40 jóvenes, constituye ya una verdadera comunidad, según el Itinerario Formativode las JAR, llamada Adeodato; la segunda es una pre-comunidad que cuenta con una veintena de participantes y ya están en el camino formativo de constituirse como comunidad.

Además hay otros dos grupos con una veintena de jóvenes activos en cada uno, el de las comunidades de base de Santa Cecilia y de Nuestra Señora de la Consolación. Siguen más o menos las especificaciones de la Pastoral de la Juventud en Brasil.

A estos hay que añadir el grupo de jóvenes de la renovación carismática y todos los que participan en las catequesis, sea como catequistas o como catequizandos.

 

¿Cómo está organizada y qué actividades tiene la Pastoral Vocacional?

La parroquia cuenta con un entregado Equipo de Animación Vocacional que conformamos un religioso agustino recoleto, un matrimonio, dos seglares y un representante de los grupos de jóvenes.

El trabajo es abundante y rico. Damos a conocer la espiritualidad y el carisma agustino recoleto, la historia y objetivos de la Orden, los trabajos que desarrolla en sus distintos ministerios en todo el mundo, centrándonos bastante en las misiones.

Los espacios o ámbitos de acción son variados. Así, hay unas celebraciones litúrgicas mensuales en el templo de Santa Rita y en cada una de las comunidades de base que conforman la parroquia; difundimos materiales vocacionales tanto propios como recibidos de la Orden, de la Diócesis o de movimientos juveniles; dedicamos una semana intensiva a las vocaciones; y tenemos dos encuentros anuales de vocacionados.

Estos últimos meses volcamos nuestro esfuerzo en la Expedición Vocacional, evento que se ha organizado en todos los países donde se encuentra la Orden de Agustinos Recoletos. Los orientadores vocacionales de las comunidades de Brasil nos reunimos en Río de Janeiro para coordinar actividades. La Delegación de Brasil de la Provincia de San Nicolás de Tolentino celebrará en todas las comunidades esta Expedición: Fortaleza, Guaraciaba do Norte, Manaos, Tapauá, Pauiní y Lábrea.

 

¿Y qué ofrece la Pastoral Vocacional a quienes solicitan un servicio más personal?

No puede faltar el acompañamiento individual. Tenemos encuentros semanales con unos cuantos jóvenes que, a día de hoy, maduran una decisión de ingresar en una casa de formación agustino-recoleta para un proceso mucho más específico.

Los que todavía están en un discernimiento inicial tienen encuentros cada dos o tres semanas tanto con el orientador local religioso como con el psicólogo del equipo de animación vocacional; son personas de ambos sexos que quieren descubrir los distintos caminos de vida sin decidirse todavía por uno en concreto: la vida consagrada agustino-recoleta o de otros carismas, el sacerdocio diocesano, el matrimonio…

 

¿Qué dificultades son más frecuentes a la hora de orientar vocacionalmente?

Hay algunos retos muy concretos de tipo cultural y de idiosincrasia de la sociedad local amazonense, como pueden ser el enorme peso de la familia a la hora de que un joven tome una decisión de futuro. Si la decisión no se corresponde con las expectativas que se había hecho su madre o sus familiares, suele haber desajustes, problemas, angustia incluso.

También podríamos establecer que la dificultad para orientar hacia la vida agustino-recoleta aumenta con la edad de los candidatos; la vida religiosa agustino-recoleta, con sus notas muy características de vida y bienes solo en comunidad, suele suponer un cambio muy profundo para quienes llevan más tiempo viviendo una vida independiente o incluso cercana al individualismo en sus relaciones sociales o en su organización económica, por ejemplo. Ese cambio necesario de actitudes en algunas de las cuestiones más prácticas de la vida es más lento y crea más situaciones difíciles cuanto mayor es la edad y experiencia de vida individual e independiente del candidato.

 

¿Cómo se une la pastoral vocacional local con el resto de la Iglesia y de la Orden?

Estamos en permanente contacto y en sintonía con los planes y propuestas de la Iglesia local a través del SAV (Servicio de Animación Vocacional de la Iglesia en Brasil) y de la Familia Agustino-Recoleta.

Es algo comúnmente asumido entre nosotros, los religiosos de la comunidad, una voluntad de estar en sintonía tanto con la Iglesia de Brasil como con la Diócesis en la que servimos.

Dentro de nuestra Familia, hemos buscado que nuestra animación vocacional tenga en cuenta todas esas formas de vivir nuestra espiritualidad como frailes, monjas contemplativas, religiosas misioneras, los seglares con las Fraternidades, los jóvenes con las JAR.

A veces no es fácil, porque en el caso de las jóvenes que han entrado en discernimiento no hay ya en Manaos ninguna comunidad de Misioneras Agustinas Recoletas y las contemplativas están lejos, en Guaraciaba do Norte, a 3.000 kilómetros dentro de este inmenso Brasil.

No obstante, tanto la labor pastoral y misionera de los Agustinos Recoletos como el testimonio personal y cotidiano de los miembros de la Familia, sobre todo si es manifestado con la alegría que da vivir esta espiritualidad y carisma, atrae a los jóvenes.

Desde el Equipo de Animación Vocacional de Manaos acompañamos actualmente a 15 jóvenes, siete de ellos ya en preparación para la vida consagrada. Surgen de los grupos, especialmente de las JAR. Algunos con una predisposición bien clara.

Por ejemplo, una muchacha de las JAR manifestó su inquietud vocacional y se comenzó el proceso. Ha llegado a la convicción de que quiere ser religiosa; se le hizo ver que las Misioneras Agustinas Recoletas ya no están en Manaos, por lo que le ofrecimos comunicarse con unas Franciscanas que tienen su comunidad muy cerquita de la parroquia de Santa Rita. ¿Su respuesta?: “No, yo quiero ser de la Familia Agustino-Recoleta”.

 

¿Algún comentario para nuestros lectores?

Me gustaría, a través de este medio, pedir a todos los hermanos y hermanas una oración por la Familia Agustino-Recoleta, para que el Señor continúe llamando más jóvenes a su servicio y para que quienes formamos ya parte de esta Familia podamos ser fieles y perseverantes a nuestra vocación.

Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por Shunet para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018.