La historia del Nazareno Negro de Manila

Una imagen regalada por los Agustinos Recoletos al pueblo filipino sale en procesión cada 9 de enero por las abarrotadas calles de la capital filipina. Esta es la historia de una de las procesiones más multitudinarias, curiosas y enraizadas en la cultura popular que existen.
noticias | 14 ene 2018
La procesión del Nazareno Negro es una de las de mayor concurrencia en Filipinas, el único estado asiático de mayoría cristiana. Cada 9 de enero, esta estatua de Jesús doblegado por el peso de la Cruz recorre el camino entre la iglesia de San Nicolás de Tolentino y la Basílica Menor de Quiapo. Acompañado por cientos de miles de personas, las imágenes que deja la procesión son siempre llamativas y sorprendentes.

La imagen es de madera y de tamaño natural. Fue tallada por un artista mexicano anónimo en 1606. Llegó a Filipinas a través del galeón de Acapulco. La tradición popular atribuye su color negro a las consecuencias del incendio del barco que lo transportaba, del que milagrosamente se salvó la talla. Otra versión atribuye la peculiaridad a que el artesano quiso estampar la tonalidad de su propia piel.

Aquella talla original procedente de México estuvo en la iglesia de san Juan Bautista en Bagumbayan (Luneta), primer centro de pastoral de los Recoletos en Filipinas, y luego fue trasladada al convento central recoleto de San Nicolás de Tolentino de Intramuros. Finalmente, el 9 de enero de 1767, por orden del arzobispo Basilio Sancho la imagen es trasladada a Quiapo, y su veneración continúa creciendo.

En 1650 Inocencio X ya había aprobado el culto a la imagen y autorizado la Cofradía de Nuestro Santo Jesús Nazareno. Pío VII dio su bendición apostólica a la imagen del Cristo y a su culto en 1880 y concedió la indulgencia plenaria a los que piadosamente rezaran ante la imagen. Cada viernes se conoce localmente como el día de Quiapo, al tiempo que se celebra una novena en muchas capillas y templos de todo el país.

La procesión del 9 de enero dura casi todo el día y en ella participan cientos de miles de devotos que, aglomerados, intentan subir al trono para tocar el Cristo y ser bendecidos.

Uno de los momentos más emotivos es cuando el Cristo pasa junto a la Basílica de San Sebastián de los Agustinos Recoletos y se encuentra con la Virgen del Carmen, las dos imágenes más veneradas de Manila. En este acto, la imagen de la Virgen es sacada al atrio de la basílica para, desde allí, ver pasar al Cristo: es el “dungaw”, “la mirada”:​



La Basílica Menor del Nazareno Negro actual fue construida a partir de 1899. Los franciscanos construyeron la primera iglesia de caña y nipa. Un incendio en 1639, un terremoto en 1863 y otro incendio en 1928 se encargaron de destruir el templo total o parcialmente, obligando a su reconstrucción. Además, fue remodelado y ampliado en 1984 para dar cabida a más devotos y en 1988 fue la declaración de basílica menor por el Papa Juan Pablo II.
Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por JustMónica para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018.