El judo como deporte de referencia en el Centro Esperanza de Pauiní

Este deporte de origen asiático ofrece una serie de valores y de posibilidades de rendimientos físico que se adapta perfectamente a la filosofía de trabajo y enseñanza del centro socioeducativo de los Agustinos Recoletos en Pauiní, que lo tiene como actividad específica propia frente a los otros Centros Esperanza y le ha dado enormes satisfacciones.
noticias | 12 ene 2018
El día 29 de octubre del año pasado, el Centro Esperanza de Pauiní (Amazonas, Brasil), centro socioeducativo de formación semiprofesional de los Agustinos Recoletos, recibió la buena noticia de que varios de sus alumnos conseguían 16 medallas de oro, 6 de plata y 4 de bronce en el Campeonato Acreano de Judo, que se celebró en la capital del estado brasileño de Acre, Río Branco.

El día 31 de octubre llegaban a Pauiní, a las cuatro de la tarde, y tras una calurosa recepción en el puerto fluvial fueron acompañados por decenas de coches y motos en el camino hasta el polideportivo del Centro Esperanza, donde se celebró un acto de homenaje y cariño por parte del resto de alumnos, sus monitores, religiosos recoletos, familias y público en general.

Aquellos alumnos habían dejado el pabellón del Centro Esperanza y del pequeño municipio de Pauiní en un lugar muy alto, nada menos que siendo la agrupación estrella del XX Campeonato estatal en el que participaron judocas acreanos, de Pauiní (Amazonas) y de Extrema (Rondônia). El encuentro deportivo tuvo lugar en el Resort Hotel de la capital acreana, Río Branco.

Los religiosos agustinos recoletos Joseph Shonibare, Artenildo Alves y Laércio da Cruz agradecieron el esfuerzo de los alumnos del Centro y de su monitor, el sensei Marco Antônio, emocionado ante el nivel alcanzado por los jóvenes estudiantes. En el evento en Río Branco estuvieron además presentes figuras muy importantes de este deporte en ámbito nacional, tales como Carlos Eduardo Honorato, judoca brasileño vicecampeón olímpico, y Sílvio Acácio Borges, presidente de la Confederación Brasileña de Judo, que otorgaron a varios de los jóvenes de Pauiní su premiación.



Un deporte en consonancia con los valores y objetivos del Centro Esperanza

El Centro Esperanza de Pauiní es el único de los tres existentes en el estado brasileño de Amazonas (junto con los de Lábrea y Tapauá) que ha integrado el Judo como una de las actividades que propone a sus alumnos.

El Centro ofrece a sus alumnos un espacio seguro de juego sano, de aprendizaje reforzado y de realización de actividades culturales, musicales, deportivas, artísticas o módulos semi-profesionales que garantizan que estos niños y adolescentes, cuando no están en la enseñanza formal escolar, aprovechan el tiempo para crecer y formarse integralmente. Además, les ofrece alimentación y formación adicional en valores sobre sociabilidad, convivencia, familia y solidaridad, higiene y salud preventiva, entre otros.

En este aspecto, el judo se ha convertido en un firme aliado para el Centro Esperanza. No en vano, la Unesco lo declaró como el mejor deporte para niños de cuatro a doce años. El judo favorece el impulso de todas las capacidades; y cuando hay problemas de autocontrol o de hiperactividad, permite atemperar el carácter y canalizar toda la energía en un ámbito definido, con reglas claras y divertido.

Es un ejercicio muy completo para el desarrollo físico y psíquico porque incluso supera la noción de combate cuerpo a cuerpo para dirigirse hacia el conocimiento de uno mismo. Así, en el judo hay ejercicios de psicomotricidad y desarrollo de las habilidades motoras; normas y reglas que inducen al respeto al compañero y al monitor y al autocontrol, se practica la superación de sí mismo, se mejora la fuerza, coordinación, velocidad, flexibilidad y equilibrio; se estimula el pensamiento táctico y la toma de decisiones; finalmente, sólo se permite participar con tolerancia, motivación, autoestima, compañerismo, solidaridad y trabajo en equipo.

Aunque sea un deporte de contacto, no se trata de un deporte violento, sino todo lo contrario, ya que la fuerza física no es un elemento fundamental y se busca la mayor eficacia con el mínimo esfuerzo.

El judo se originó en Japón en 1882, cuando Jigoro Kano quiso crear un completo sistema educativo a partir de técnicas de autodefensa. Judo significaría “vía gentil y delicada”. Cada contrincante, mediante determinadas técnicas, tácticas y reglas, tiene que derribar al oponente cuando está de pie y dominar y controlar sus movimientos cuando está en el suelo.

El color de los cinturones establece los grados de conocimiento y destreza en la práctica de este deporte, con estados intermedios en que la banda junta dos colores inmediatos; comienza en el blanco y siguen, por este orden, amarillo, naranja, verde, azul, marrón y negro. Esto implica motivación y evaluación constantes. Para ser instructor se requiere haber conseguido el cinturón negro y tener varios cursos pedagógicos.
Síguenos en facebook twitter youtube Español | Portugués | English Política de privacidad | Webmail

Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino.

Paseo de la Habana, 167. 28036 - Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Desarrollado por JustMónica para OAR Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. © 2018.