Bodas de oro sacerdotales. Fray Javier Goizueta, agustino recoleto. Abril 2023.

El 30 de abril, en la Parroquia Madre de Dios de Czestochowa de Naucalpan, Estado de México, se celebraron los 50 años de vida sacerdotal del agustino recoleto Francisco Javier Goizueta, en el contexto del Domingo del Buen Pastor.

El agustino recoleto Francisco Javier Goizueta Solano (Pamplona, Navarra, España, 1943) celebró el pasado domingo IV de Pascua, en el que se reflexiona tradicionalmente sobre la imagen de Jesús como el Buen Pastor, los 50 años de su ordenación sacerdotal, que tuvo lugar el 2 de abril de 1973 en la Catedral de Ciudad Madera (Chihuahua, México) de manos de su tío, el agustino recoleto Justo Goizueta (1912-1991), primer prelado de la Prelatura de Madera, hoy Diócesis de Cuauhtémoc-Madera.

En la acción de gracias, el homenajeado indicó que “Jesús lo da todo, es generoso y da, ábrete al amor, que es gratuito.” Y agregó: “Gracias a Jesús. Fui fiel, aunque cuesta. Gracias a mi familia de sangre, que está alborotando a san Pedro [en referencia a sus padres y hermanos difuntos]. Gracias a la Familia Agustino-Recoleta. Agradezcamos a Dios que nos da todo. Los amo.”

La Familia Agustino-Recoleta en el entorno de la Ciudad de México se alegró junto a este religioso cuyo servicio ministerial se ha desarrollado siempre en el continente americano, en México y Venezuela. Ha trabajado especialmente en la pastoral familiar, el acompañamiento de matrimonios y ha velado para que la formación permanente sea un recurso de calidad, apoyando también la formación inicial de postulantes.

En México ha trabajado en dos áreas geográficas principales: el Norte, en las parroquias de la entonces Prelatura de Madera (Nicolás Bravo, Santa Ana, El Terrero) y en la capital del Estado, Chihuahua; en el área central en torno a la capital, los templos de Churubusco, Pantitlán y Santa Mónica y en el Postulantado San Agustín. Actualmente es vicario parroquial de la Parroquia de Nuestra Señora de Lourdes de Ciudad de México, con residencia en la comunidad de Naucalpan (Czestochowa).

La Familia Agustino-Recoleta ha acompañado a fray Javier en sus bodas de oro sacerdotales en una ceremonia especialmente emotiva y llena de cariño. El vicario de la Provincia de San Nicolás de Tolentino para México y Costa Rica, fray Martín Luengo, estuvo en el altar concelebrando junto a religiosos de la comunidad local, de Hospitales y del Postulantado y el presidente de la ceremonia, el obispo Francisco Javier Acero, agustino recoleto y auxiliar de la Archidiócesis de México.

La vida de fray Javier se ha movido entre su cariño por su tierra natal, Navarra; su servicio al Pueblo de Dios en México y Venezuela; y su admiración por san Agustín, quien con frecuencia es motivo y centro de sus charlas y encuentros formativos con fieles y religiosos.

La comunidad parroquial organizó un abundante aperitivo para todos los presentes, a lo que siguió una comida para una treintena de convidados entre religiosos y amigos más cercanos en la residencia de los religiosos.

.