Solemnidad de la Epifanía 2023.

En la tradición española, en esta festividad de la Epifanía del Señor es se entregan los regalos de Navidad, después de que los Reyes Magos los hayan dejado en cada hogar tras la cabalgata de la noche del 5 de diciembre. Como todos los niños que participan de la tradición, nosotros también hemos escrito nuestra carta.

Muy queridos míos:

Está cerca la fecha de que paséis por mi piso y, de verdad, me hace mucha ilusión que vengáis. Este año me he portado bien y he cumplido con la mayoría de las cosas que me tocan. Yo sé que ya estoy un poco mayorcito para pedir juguetes, videojuegos o cualquier otra cosa; pero ya que estáis de camino, quisiera aprovechar el viaje.

Aquí van mis deseos:

— Quisiera una caja de alegría que desborde hacia todos lados; si es posible, en presentaciones individuales (son para compartir individualmente) o en paquetes sorpresa (son para sorprender), acompañada con sus principales accesorios: sonrisas, abrazos, encuentros, “te quieros”, o la forma que tengáis en vuestro stock.

— Un corazón nuevo, porque el mío se está quedando pequeño con tanta gente que voy conociendo y temo que se vaya quedando sin espacio; además, de que el mío ya tiene algunas cicatrices y quiero uno nuevo de serie para presumirlo por todas partes.

— No sé si tengáis disponible un poco de comprensión; no es para mí, porque aún me queda un pelín de la que me dieron al nacer; en realidad es para usarla como bálsamo para el mundo, porque a veces noto que se va desgastando mucho en su diario girar. Ya sabéis, si aún tenéis en el almacén, traedme un poco.

— Ahora que me voy haciendo mayor, veo que me va faltando disponibilidad. Os cuento: me he enterado de que hay alguien que me ha amado desde siempre y no he sabido corresponderle porque me falta disponibilidad. He sabido que es necesario asistirlo en mi prójimo y seguirlo donde quiera que vaya; para eso la voy a ocupar, si me la traéis.

Sin más por el momento, me despido de vosotros con la esperanza de que recibiré todo lo que os he pedido y mucho más…

  1. D.: cuando lleguéis a ver al Niño, dadle un besico de mi parte.

También nosotros, reconociendo en Cristo a nuestro rey y sacerdote, lo honramos como si le hubiéramos ofrecido oro, incienso y mirra; sólo nos falta dar testimonio de él tomando un camino distinto del que hemos seguido para venir (San Agustín, Sermón 202,3,4).

 

.