¡Oh, sabiduría!

La semana previa a la Navidad son las llamadas ferias mayores de Adviento. Toda la liturgia se orienta a preparar con énfasis la llegada del nacimiento de Cristo. Las antífonas que introducen el Magníficat en las Vísperas recuerdan un título especial de Cristo. Hoy, día 17, Sabiduría.

“Oh Sabiduría, que brotaste de los labios del Altísimo, abarcando del uno al otro confín y ordenándolo todo con firmeza y suavidad, ven y muéstranos el camino de la salvación.”

Inmersos en un cambio de época en el que no pocos hombres y mujeres se sienten perdidos y desorientados, la Iglesia nos introduce en un proceso de sinodalidad y discernimiento para caminar juntos, puesta la mirada en el que se ha definido como el “Camino” de la salvación (Juan 14,6).

Solo la sabiduría y sentido de Dios nos pueden ayudar a discernir sus apariciones en la historia; “escrutar a fondo los signos de los tiempos e interpretarlos a la luz del evangelio” (GS 4). Caminando juntos y reflexionando sobre el camino recorrido por la Iglesia, conoceremos cuáles son los procesos que la ayudan a vivir la comunión, a realizar la participación y a abrirse a la misión.

La sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio. Nuestro “caminar juntos”, en efecto, es lo que mejor realiza y manifiesta la naturaleza de la Iglesia como Pueblo de Dios peregrino y misionero.

¡Ven, Señor, Jesús!, danos la sabiduría para caminar contigo.

.