espaol portugus english email
Pauiní (Amazonas, Brasil) da las gracias al Colegio Romareda (Zaragoza, Aragón, España)


Pauiní (Amazonas, Brasil) da las gracias al Colegio Romareda (Zaragoza, Aragón, España)
22-08-2017 Brasil
El agustino recoleto Joseph Shonibare, de la comunidad religiosa que atiende a la Parroquia San Agustín de Pauiní, en el Amazonas brasileño, ha enviado una carta de agradecimiento a la comunidad escolar del Colegio Romareda para agradecer la ayuda permanente y el hermanamiento de esta comunidad escolar con los Centro Esperanza de los misioneros recoletos en el Amazonas. Esta es su carta de agradecimiento.
Estimados amigos, alumnos y profesores:

Escribo para agradecer al donativo de 22.000 € para el Centro Esperanza de Pauiní (Amazonas, Brasil). Sé que esa donación continúa una historia de solidaridad del Colegio de Romareda con lugares necesitados.

Pauiní forma parte de la jurisdicción eclesial de la Prelatura de Lábrea, en el suroeste del estado brasileño de Amazonas. El municipio tiene de 19.000 habitantes, de los que aproximadamente 10.000 viven en la zona más urbana y 9.000 en la zona rural.

Estamos a siete días de navegación en barco desde Manaos, capital del Estado de Amazonas. Debido a las distancias, Pauiní es un municipio olvidado y eso dificulta todo, especialmente en las áreas de salud, educación, seguridad pública y justicia.

En el informe oficial estadístico del año 2013, Pauiní ocupó el puesto 5.538 de los 5.565 municipios brasileños según su Índice de Desarrollo Humano. Es decir, ¡el 27º peor puesto de todo el país!

El Centro Esperanza es una obra de solidaridad que los Agustinos Recoletos iniciamos hace 16 años. Hay también otros dos Centro Esperanza en la Prelatura, en Lábrea y Tapauá. Se trata de centros juveniles de prevención que fueron creados para evitar que adolescentes más vulnerables por su situación socioeconómica y familiar cayeran en actividades ilegales, dañinas para su salud, en una región donde existe una fuerte incidencia de tráfico de personas, de drogas de explotación laboral o sexual infantil y juvenil y siempre con muy pocas expectativas de futuro.

Cada Centro Esperanza posee características especiales debido a la realidad del entorno de cada municipio. Pero en general se ofrecen actividades extraescolares de formación semiprofesional, ocio sano y, al mismo tiempo, acompañamiento en valores para formar su personalidad. En Pauiní atendemos a 200 adolescentes en dos turnos: 100 por la mañana y 100 por la tarde, dependiendo de su horario escolar.

Sin embargo, nuestro trabajo no solo está limitado al propio Centro Esperanza, sino que también intentamos dar un apoyo material o moral a sus familias, realizando visitas domiciliarias, comprobando su situación real y apoyando todo tipo de actividades sociales y educativas.

Nuestro Centro Esperanza, como los otros Centros, depende de educadores que trabajan y reciben un salario mensual básico. Una preocupación constante por parte de nosotros, los religiosos, es mantener el pago de estos salarios a estos educadores que pasan todo el día cuidando, acompañando y apoyando generosamente y de la manera que mejor saben a nuestros adolescentes y a sus familias.

Sin tener estudios específicos, ellos hacen de profesor o monitor en los diversos talleres, de psicólogo en el acompañamiento personal y cotidiano y de asistente social en las visitas familiares.

Tenemos ocho educadores que dirigen otras tantas ofertas educativas: guitarra, cocina, artes manuales, pintura, croché (bordado), costura, informática y alfabetización. Además hay otras dos personas de apoyo. Los religiosos también trabajamos allí.

Nuestro Centro vive de donativos. Del ayuntamiento local recibimos ayuda para alimentación, materiales para las salas y mantenimiento del edificio. Pero nuestra mayor dificultad es encontrar dinero para pagar los salarios. Por eso vuestra generosa donación de 22.000 euros será utilizada para cubrir ese gasto importante.

Además, debo comunicaros que nos llegó en un momento crítico, cuando ya no teníamos más recursos ni dónde acudir. Ahora podemos garantizar su remuneración justa hasta septiembre de 2017, gracias a Dios y a vosotros.

Os agradecemos en nombre de los adolescentes, sus familiares, nuestra comunidad y toda la familia agustino-recoleta y del propio pueblo de Pauiní, este vuestro acto de solidaridad con los necesitados.


Que Dios le bendiga, un abrazo fraterno:
Fray Joseph Shonibare, OAR




¿Y tú que opinas?

menu portada noticias reportajes agenda documentos nosotros material gráfico misiones escribenos intranet Entra y verás
Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. Paseo de la Habana, 167. 28036 -Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Política de privacidad.
Búsqueda.