espaol portugus english email
La parroquia de Nuestra Señora de la Consolación y San Ezequiel Moreno en Pantitlán homenajea a la Familia Agustino-Recoleta


La parroquia de Nuestra Señora de la Consolación y San Ezequiel Moreno en Pantitlán homenajea a la Familia Agustino-Recoleta
30-07-2017 México
El 22 de julio, en la Ciudad de México, la joven comunidad parroquial de Nuestra Señora de la Consolación y San Ezequiel Moreno, situada en la Colonia Pantitlán, celebró una eucaristía de acción de gracias a la Familia Agustino-Recoleta, tras treinta años de construcción de comunidad y servicio mutuo, y desveló una placa conmemorativa en agradecimiento a esta historia común.
La nueva parroquia de Nuestra Señora de la Consolación y San Ezequiel Moreno de la Ciudad de México, situada en la Colonia Pantitlán, nació hace ya cinco años tras su desmembramiento de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, en la que los Agustinos Recoletos han servido hasta el pasado mes junio, cuando fue entregado su servicio pastoral a la Archidiócesis de México.

Se trataba de una de las comunidades eclesiales más extensas y con más estructura de la extensísima parroquia del Sagrado Corazón, y los santos patronos escogidos para la entonces comunidad y después nueva parroquia reflejan muy bien la presencia de la Familia Agustino-Recoleta durante los treinta años de construcción comunitaria; se trata de la patrona de la Orden de Agustinos Recoletos, Nuestra Señora de la Consolación, y uno de sus santos más modernos, san Ezequiel Moreno, patrono de los enfermos de cáncer.

La labor de los Agustinos Recoletos en la colonia popular Pantitlán, ubicada al oriente de la Ciudad de México y cerca del Aeropuerto Internacional Benito Juárez, dio como fruto la solidez de esta extensa parroquia, el Sagrado Corazón, encomendada desde el pasado mes de junio a un equipo de dos sacerdotes y un diácono diocesanos, y la constitución de una nueva parroquia hace ya cinco años, la Consolación, nombre con el que comúnmente se conocía a esta comunidad católica.

El joven párroco actual de la Consolación, Joel Ortega, acompañó a su comunidad en este sentido homenaje y acción de gracias. Para ello prepararon una celebración litúrgica y una multitudinaria cena de estilo tradicional mexicano.

El vicario de los Agustinos Recoletos en México y Costa Rica, Francisco Javier Acero, acompañado de los agustinos recoletos Carlos López y Gabriel García, se hicieron presentes en el homenaje representando a la Familia Agustino-Recoleta, junto con dos religiosos profesos, actualmente estudiantes de Teología en Las Rozas (Madrid, España), originarios de esta comunidad católica y hermanos, David y Héctor Molina.

Fueron precisamente Carlos López y Gabriel García quienes desde los años 80 comenzaron a formar una comunidad local a partir de una pequeña y pobre capilla con láminas y madera para los servicios religiosos. La zona se había llenado de nuevos residentes en las numerosas unidades habitacionales de los edificios de departamentos recién construidos. Gabriel García sirvió con ahínco durante nueve años a esa nueva comunidad de lo que antes era la única parroquia existente en toda la Colonia Pantitlán.

Acero fue invitado a presidir la eucaristía y en su homilía agradeció la entrega, pasión y corazón entregado de los laicos en la joven parroquia. Aprovechó la celebración para pedir perdón por las veces en que los religiosos hayan descuidado la labor que el Señor les encomendó y exhortó a todos a orar por su párroco y por las vocaciones agustino-recoletas.

Carlos López dedicó unos minutos para contar la historia de la construcción del templo actual. Una historia llena de esfuerzos tanto de los laicos como de los religiosos recoletos que los acompañaban; por su parte, Gabriel García agradeció a la comunidad local su hospitalidad: “gracias a ustedes aprendí a amar a la Ciudad de México”, indicó.

Al concluir la celebración litúrgica, el párroco sorprendióa todos con una agradable sorpresa al desvelar una placa de agradecimiento a la presencia recoleta en Pantitlán por poco más de cincuenta años. La placa ha quedado colocada de modo permanente en el templo parroquial, justo al lado de las reliquias de san Ezequiel Moreno, unos guantes episcopales y parte de un hueso.

Agradeciendo esta sorpresa, el vicario recoleto animó a los asistentes a conocer el testimonio de vida de este santo agustino recoleto, misionero, obispo, evangelizador y patrono de los enfermos de cáncer de todo el mundo.

El homenaje concluyó con una cena tradicional mexicana acompañada del canto de mariachis. Algunas personas, aunque no conocían a alguno de los religiosos recoletos asistentes al acto, dijeron sentir que representaban a los muchos que les sirvieron en su comunidad y por eso los acogieron durante la celebración con sincero agradecimiento.

La Familia Agustino-Recoleta agradece la hospitalidad e iniciativa del padre Joel, de la tercera vicaria de la Arquidiócesis de México, quien desde su llegada en 2015 a la parroquia se comprometió a difundir la devoción a san Ezequiel Moreno y celebrar una misa votiva al santo por los enfermos de cáncer los días 19 de cada mes del año.


¿Y tú que opinas?

menu portada noticias reportajes agenda documentos nosotros material gráfico misiones escribenos intranet Entra y verás
Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. Paseo de la Habana, 167. 28036 -Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Política de privacidad.
Búsqueda.