espa駉l portugu阺 english email
El Hogar Santa M贸nica en junio, mezcla de diversi贸n, prevenci贸n, formaci贸n, defensa de la mujer y espacio para unas vacaciones solidarias
El Hogar Santa M贸nica, en primer plano, dentro del Condominio Espiritual Uirapuru de Fortaleza.


El Hogar Santa M贸nica en junio, mezcla de diversi贸n, prevenci贸n, formaci贸n, defensa de la mujer y espacio para unas vacaciones solidarias
21-07-2017 Brasil
El sarao solidario y la feria de la amistad, las actividades formativas del CAPSA en la Barra do Cear谩, la vacunaci贸n de las residentes del Hogar o el trabajo solidario de las amigas llegadas de Espa帽a ha llenado un mes de junio y comienzo de julio positivo para todas las residentes de este centro de los Agustinos Recoletos que atiende a ni帽as y adolescentes de Fortaleza v铆ctimas de violencia sexual.
Fiestas de junio de sabor tradicional

Durante los fines de semana, muchos amigos, voluntarios y colaboradores del Hogar Santa Mónica se acercan para celebrar momentos de convivencia, relajados, dando permiso a la llegada de la sonrisa, la alegría y la diversión. De lunes a viernes el horario de las niñas acogidas en el Hogar Santa Mónica está dedicado al estudio y a actividades más serias, pero el fin de semana es momento para que la diversión campe a sus anchas.

Para eso se organizan actos como los saraos o la feria de la amistad, una de las acciones promovidas al final de junio que reúne a amigos de todo Fortaleza en el espacio de eventos del Hogar Santa Mónica. Se recuerdan las tradicionales fiestas populares del mes de junio, en torno a san Juan, donde las hogueras, los vestidos tradicionales del Nordeste de Brasil, las danzas en grupo y el lenguaje castizo llenan de color las noches.

Las comidas típicas, los adornos de papel, los juegos y el baile tradicional del forró, las cuadrillas donde todos y todas danzan y cantan al mismo tiempo dejaron las caras de las residentes en el Hogar Santa Mónica llenas de sonrisas.


La Barra do Ceará recibe el apoyo del Núcleo de Defensa Especializada de la Mujer (NUDEM)

Una media de 120 familias, alrededor de 800 personas, reciben cada mes atención directa en el Centro de Atención Psicosocial San Agustín (CAPSA) de la Barra do Ceará, cuyas instalaciones están situadas en el complejo de los Agustinos Recoletos en este barrio de Fortaleza.

El CAPSA forma parte de los proyectos solidarios de los Agustinos Recoletos en la ciudad y es un complemento al Hogar Santa Mónica, puesto que hace un trabajo fundamental de prevención, información y valoración de riesgos que pueden sufrir, especialmente, los menores.

Para el programa del CAPSA es fundamental el trabajo en red y la colaboración constante con los Centros de Atención Social, sean municipales o estatales. Además, cada viernes se lleva a cabo un espacio formativo apropiado para estas familias en temas muy diversos, siempre volcados a la prevención sanitaria o social, a la defensa de derechos fundamentales y a atención psicosocial especializada. Para ello, tanto el asistente social como una de las psicólogas del Hogar Santa Mónica se trasladan cada viernes a este espacio de trabajo y acción solidaria.

Durante el primer semestre de 2017 el trabajo en red ha venido marcado por el apoyo del Núcleo de Defensa Especializada de la Mujer (NUDEM), que envió profesionales cualificados para las charlas de formación.

NUDEM trabaja fundamentalmente con víctimas de violencia de género, en tareas tanto preventivas como de orientación legal y jurídica, así como apoyo a la fiscalía o a la acusación particular cuando así se requiere en casos de violencia machista.

De este modo, la asistente social Elvira Machado, la psicóloga Úrsula Goês y el fiscal público Daniel Monteiro han dirigido varias charlas a las mujeres para orientarlas sobre cómo identificar las violaciones de derechos, incluyendo aquellas más veladas formas de violencia de género que de forma sutil muchas mujeres acaban aceptando: insultos, humillaciones cotidianas, falta de libertad de religión, presión psicológica, exposición de la vida íntima, pequeños actos de violencia que no producen heridas físicas graves pero sí psíquicas, violación sexual por parte de la pareja habitual, control económico o de la fertilidad, etc.


Vacunación

Las enfermedades pueden combatirse con la mejor de las medidas sanitarias: la prevención y la vacunación. El 12 de junio, con la colaboración del Puesto de Salud Pública Edmar Fujita de Fortaleza, todas las residentes del Hogar Santa Mónica quedaron inmunizadas al recibir la vacuna que protege contra los tres subtipos del virus de la gripe que más circulan por el país: A/H1N1; A/H3N2 y B.

Como es lógico, todas las residentes del Hogar Santa Mónica tienen su propia cartilla de vacunación, están registradas en el puesto de salud público y tienen además otros servicios de salud gracias a la colaboración solidaria de instituciones, como es el caso de la Odontología y Ginecología.

Entre enero y junio de 2017 se llevaron a cabo en el Hogar Santa Mónica 150 consultas médicas y 700 consultas psicológicas, estas dirigidas por las dos profesionales del Hogar Santa Mónica, semanalmente de forma individual y quincenalmente de forma grupal.


Vacaciones Solidarias en el Hogar Santa Mónica

Cuatro voluntarias procedentes del grupo de AyudaFortaleza de Arnedo (La Rioja, España) han pasado sus vacaciones solidarias en el Hogar Santa Mónica durante casi todo el mes de junio y parte de julio. Para una de ellas era el quinto año consecutivo en que decide pasar sus vacaciones laborales anuales junto a las pequeñas y el equipo profesional y de voluntarios del Hogar. Todo un esfuerzo para ella y su familia.

Esta vez ha venido acompañada por su hermana y, cada una de ellas —dos adultas—, con una de sus hijas jóvenes ya universitarias. Cuatro mujeres madres, hermanas, hijas, tías, sobrinas, primas, que ahora tienen una familia mucho mayor y bien extendida en Fortaleza.

“Siempre vuelvo a España con sentimientos agridulces: dulces porque sé que en el Hogar Santa Mónica a estas niñas les devuelven una vida robada; y amargos porque conocemos la historia triste que cada una de ellas carga”.

Las cuatro han tenido oportunidad de compartir vida cotidiana en el Hogar. Han permitido que algunas de las madres sociales habituales tengan unos días de descanso; han preparado momentos de alegría y diversión; han colaborado en todo lo que se necesitase; y han salido del Hogar para visitar el entorno real de vida del que proceden las niñas residentes.

“Cada año al visitar a las familias comprobamos que las cosas no mejoran ahí fuera. Las casas siguen siendo chabolas de cartón, de ladrillo a vista, con suelo de tierra, en espacios llenos de basura y mal olor. Pero nos duele especialmente que ellos se han acomodado a vivir así, y que las niñas que hoy están en el Hogar han pasado por esos ambientes completamente deshumanizados. Y nos sorprende mucho en la Barra do Ceará, en el CAPSA, el hambre que muestran quienes acuden al reparto de comida y de bolsas de productos de primera necesidad”.

Una vez que se visitan esos ambientes duros de miseria y deshumanización en los barrios más desfavorecidos de Fortaleza, entrar de vuelta en el Hogar Santa Mónica implica un contraste absoluto: “Cuando volvemos al Hogar, vemos de nuevo la luz, un lugar donde se ofrece vida, cariño, preocupación, esperanza, magia. Es un paraíso al lado de aquel infierno”.

Después de cinco años de presencia ininterrumpida cada periodo vacacional en España, algunas de las niñas que vieron llegar muy pequeñas al Hogar Santa Mónica son hoy adolescentes que van adquiriendo valores, autonomía, amor al estudio, sueños de un futuro profesional… “Y llegan otras nuevas, muy pequeñas algunas, que en muchos casos aquí juegan por primera vez en sus vidas”.

“Siempre digo que estas niñas son un ejemplo para mí misma, por su valentía y su afán de superación. Gracias a ellas yo misma puedo valorar mejor mi vida, especialmente las cosas más simples. Aquí aprendes que el tener no da felicidad, sí los abrazos y las sonrisas y las miradas.

Creo que como voluntarias no hemos dado nada comparado con lo que hemos recibido. Así que cada vez que llega el tiempo de mis vacaciones laborales en España, solo puedo pensar en volver aquí, al Hogar Santa Mónica, a estar con ellas. Gracias a Dios por el Hogar Santa Mónica, por esta familia que cuida de estas niñas cada día del año. Gracias por haber puesto esta obra de Dios en mi corazón y permitirme volver cada año”.


驴Y t煤 que opinas?

menu portada noticias reportajes agenda documentos nosotros material gr谩fico misiones escribenos intranet Entra y ver谩s
Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. Paseo de la Habana, 167. 28036 -Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Política de privacidad.
Búsqueda.