espaol portugus english email
[Serie mes agustiniano y vocacional • 1] — Micaela: “Lo que más me gusta de nuestro carisma es compartir la fe y la vida con los demás”


[Serie mes agustiniano y vocacional • 1] — Micaela: “Lo que más me gusta de nuestro carisma es compartir la fe y la vida con los demás”
02-04-2017 Otros Países
AgustinosRecoletos.org publica durante este mes de abril, en el que celebraremos la Semana Vocacional Agustiniana entre los días 24 y 30, una serie de testimonios personales de miembros de las Juventudes Agustino-Recoletas (JAR) en todo el mundo. Comenzamos por Micaela, de Rosario (Argentina).
Me llamo Micaela Sofía Scimé, tengo 24 años y soy natural de Rosario provincia de Santa Fe, Argentina, ciudad donde continúo viviendo con mi familia, trabajando y estudiando. Soy la mayor de cuatro hermanos y todos trabajamos en el negocio familiar. En 2016 terminé el cursado de mi carrera, profesorado de Biología, y sigo estudiando para rendir las cinco materias que me faltan para graduarme.

Desde 2010 formo parte de las Juventudes Agustino-Recoletas (JAR) en la parroquia de mi barrio, Nuestra Señora de Luján; anteriormente formaba parte activa de la pastoral de mi colegio de formación primaria y secundaria, Nuestra Señora del Huerto. En la JAR soy miembro de la Comunidad San Pedro. Desde el año 2012 hasta el 2016 formé parte del Consejo Local JAR, así como representante del movimiento recoleto en el Equipo Archidiocesano de Pastoral Juvenil. Siempre que se realizan actividades parroquiales estamos a disposición en todo lo que se necesite.

El próximo mayo cumpliré siete años en las JAR. Luján es la parroquia de mi barrio, donde se casaron mis abuelos y mis papás; aquí mis hermanos y yo recibimos el bautismo. Es la parroquia donde celebramos la misa. Cuando finalicé el colegio quería participar de un grupo juvenil. Un domingo, precisamente después de la misa, recibí la invitación para participar del Retiro Juvenil Casiciaco, durante el cual conocí el carisma agustino recoleto y encontré el lugar y la forma de vivir la fe. Ahora siento que este es, definitivamente, mi carisma.

Tenía entonces 18 años. Transité y estoy transitando mi maduración como persona, pero principalmente como creyente, y la JAR sostiene ese proceso. En mi experiencia personal fue de vital importancia haber tenido acompañantes (asesor juvenil, jóvenes coordinadores, matrimonios asesores) que estaban junto a mí en este proceso de formación personal y cristiana, pues es un encuentro-proceso que vive el joven para descubrir su proyecto de vida.

Las JAR me han ofrecido un estilo de vida. Enamora vivir la vida en Cristo en comunidad de hermanos que viven la misma realidad que vos, y eso motiva a vivir la fe de esta manera, al estilo de nuestro padre san Agustín. Así, el aspecto de la JAR que más me atrae es la vida comunitaria; aunque a veces se vuelva cuesta arriba, es lo que más me gusta de nuestro carisma: compartir la fe y la vida con el otro.

El pilar agustino recoleto que más me compromete es el misionero, especialmente desde el ejemplo de tantos de nuestros santos agustinos. Uno de ellos, san Ezequiel Moreno, de quien soy devota, me conmueve y compromete para construir el Reino de Dios en la tierra.

Estar en la JAR me ha ayudado a descubrir mi vocación como docente, servir y darme al otro a través de la docencia. Con respecto a la vocación de vida concreta, lo estoy viviendo junto a mi comunidad para descubrir cuál es el sueño de Dios para mí.


Iglesia local y universal

Hasta el año pasado participé del equipo archidiocesano de pastoral de juventud, donde hemos trabajado bajo los lineamientos propios de la Iglesia en Argentina y en comunión con la realidad que se vive de manera más concreta en nuestra Archidiócesis.

Hace dos años organizamos misiones diocesanas en lugares de emergencia social. El año pasado se comenzó a trabajar para que la pastoral pueda acompañar la dimensión vocacional y se han realizado actividades junto a los seminaristas.

La JAR siempre fue bien acogida en nuestra Archidiócesis; incluso cuando todavía no habíamos sido aprobados oficialmente como movimiento juvenil diocesano, fuimos invitados a participar en el equipo juvenil de la diócesis.

Luego la participación de la JAR fue más activa en las actividades de la Iglesia local, como las fiestas patronales, jornadas juveniles, celebraciones litúrgicas especiales, etc. A los jóvenes que ingresan y tal vez no tengan una formación cristiana amplia, la visión de una Iglesia Universal se hace un poco difícil de reconocer y participar; pero con el paso de los años dentro de las JAR esto se transforma.

De hecho, el Sínodo que se dedicará a la juventud en 2018 creo que es nuestra oportunidad para poder hacer saber nuestras inquietudes, expresar nuestras preocupaciones como jóvenes católicos dentro de una sociedad tan light, diluida y liberal; que la Iglesia genere este espacio para nosotros, es un gran regalo que no podemos desaprovechar. Y que el tema principal sea el discernimiento vocacional es fundamental, ya que es muy importante para cada uno de nosotros saber cómo descubrir nuestra vocación.


Sueños de futuro

Los sueños que las personas tenemos los dejamos en manos de Dios. El haber elegido mi carrera de docente encierra mucho de lo que en un futuro voy a hacer, trabajar con jóvenes y ayudarlos a formarse académicamente, pero también acompañarlos en su descubrimiento como personas, buscando juntos su proyecto de vida.

A nivel personal, si mi vocación concreta se orienta a la vida laical, a formar una familia, me parece que juntos formaremos parte de la parroquia con un carisma concreto, y creo que el futuro, como persona adulta, serviré a la Iglesia desde otro rol.

La JAR orientan y guían al joven para que pueda vivir una vida santa, descubrir y vivir con los valores cristianos, generar esperanza y anhelar lo mejor para la vida y para alcanzar los sueños y proyectos propios.

Mi deseo es que pueda continuar con este carisma agustino recoleto para toda la vida, porque es lo que elegí para vivir mi fe. Quiero seguir siendo agustina recoleta y servir a la Iglesia y vivir mi fe desde este carisma. Ojalá pueda ser Fraterna Seglar.


Al lado de una familia

El primer asesor JAR que tuve nos formó para ser protagonistas del movimiento JAR y a trabajar como jóvenes, para los jóvenes y por los jóvenes. Desde el principio me ayudó a sentirme parte de una Familia, a afianzar el sentido de pertenencia y a trabajar juntos por el bien común.

Con cada visita de miembros de nuestra Familia y de algunos de los responsables tanto de los religiosos como de las JAR que han venido a escucharnos, a conocer nuestra realidad, se genera un vínculo especial de preferencia y cariño desde la Orden hacia sus jóvenes agustinos recoletos.

Por eso quiero animar a todos los jóvenes a vivir una nueva vida con Cristo y de una manera hermosa, en comunidad y al estilo de la vida de san Agustín. Viviendo en una Iglesia joven que nos regala un espacio y que nos llena de la alegría de vivir con Cristo que nos acompaña en esta etapa de la vida.


¿Y tú que opinas?

menu portada noticias reportajes agenda documentos nosotros material gráfico misiones escribenos intranet Entra y verás
Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. Paseo de la Habana, 167. 28036 -Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Política de privacidad.
Búsqueda.