espaol portugus english email
XXIX Cena solidaria a favor de la misión de Lábrea
Monseñor Santiago Sánchez hablando al público


XXIX Cena solidaria a favor de la misión de Lábrea
27-02-2017 España
El 17 de febrero era el día señalado en el calendario del colegio San Agustín de Valladolid para la celebración de una cena solidaria a favor de la misión de Lábrea, una cita anual con la solidaridad misionera de la comunidad educativa que se va repitiendo ya veintinueve veces. En esta edición estuvo presente monseñor Santiago Sánchez Sebastián, obispo agustino recoleto de Lábrea.
Pronto se agotaron las entradas para la cena. A la semana de hacerse pública en la página web del Colegio y en las redes sociales, se colgó el cartel de “no hay billetes”. 200 adultos y unos 100 niños asistieron a la misma.


¿Qué es la paz?

Los profesores de Primaria han tomado el relevo a la vieja guardia de profesores de EGB que pusieron en marcha esta iniciativa a finales de los años 80. Javier Samaniego presentó el encuentro en el salón rojo, antes de la cena. David Herrero preparó unos videos con los alumnos como protagonistas. En el primer video, todavía con el eco de la celebración del día de la paz el 30 de enero que tuvo como mensaje central la destrucción de los muros, alumnos de Infantil y Primaria fueron entrevistados y respondieron a la pregunta qué es la paz; y sus respuestas, llenas de ingenuidad y encanto, fueron de lo más original y variado: desde “una paloma” hasta “cambiar de vida” pasando por “ayudar a un niño malito”, o un “no sé”, o por la respuesta más frecuente: compartir. Alguno la identificó con el muro o con un martillo.

El concurso televisivo “pasapalabra” dio pie a los alumnos concursantes para adivinar y enlazar palabras referidas a religión, a la biblia o la ONG Haren Alde.


“He venido para dar gracias”

Cerró el encuentro el padre Santiago –cuesta eso de “monseñor”, como dijo el padre Juan Luis González Ríos en su presentación–, profesor y formador en el colegio en los años 80, e hizo un esfuerzo por hacerse presente, convaleciente todavía de una reciente operación quirúrgica. Cuando le comunicaron el nombramiento por el Papa Francisco, se fue quedando sin “excusas” en las que ampararse y acabó entendiendo que era la voluntad de Dios (fueron sus primeras palabras). Repitió varias veces la palabra “gracias” a la comunidad educativa del colegio por su cariño y cercanía solidaria con la misión de Lábrea desde hace tantos años. “Sólo he venido para dar gracias; mucho más que por la aportación económica, por la sensibilización misionera”. Y apoyado en el testimonio de los niños sobre la paz, le puso un nombre, “paz es compartir”, es la ilusión de compartir.

Pidió una oración especial por el padre Toño (Luis Antonio) Fernández Aguado, misionero en Lábrea, profesor también en el colegio San Agustín.

A continuación, el padre Juan Luis agradeció la presencia de monseñor Santiago, compañero suyo de estudios, y subrayó que “la misión ha estado y está en el corazón del colegio San Agustín desde la marcha de cuatro voluntarios del colegio San Agustín a la misión de Lábrea en los años 70, hasta el momento actual”.

El mismo Juan Luis aprovechó para presentar a Carlos de la Fuente Soladana, un volcán de solidaridad propuesto por la Asociación Vallisoletana de Ayuda a la Ancianidad y a la Infancia, ASVAI, como candidato al “Premio Princesa de Asturias de la Concordia” y solicitar el apoyo a esta iniciativa desde las redes sociales.

A lo largo de medio siglo de altruista y solidaria labor, don Carlos de la Fuente Soladana ha propiciado, gracias a su dedicación diaria en labores de voluntariado, cubrir las necesidades de los más desfavorecidos de España y del mundo. Siempre de forma independiente, sin percibir ni recoger ninguna cantidad de dinero; su colaboración y ayuda se centra en las organizaciones religiosas, y el ámbito de ayuda está localizado principalmente en España, Perú, Chile, Bolivia, Marruecos, Sáhara, Ghana, Senegal, Sierra Leona, Angola y Mozambique.

Laura Arenas, una madre del colegio, leyó un mensaje enviado por el padre Miguel Ángel Peralta vía email. Recordaba su partida para la misión en el 1988 con la misma emoción que entonces y agradecía al colegio San Agustín su solidaridad y preocupación por la misión de Lábrea.


Rifa animada

A la cena siguió una tradicional rifa con múltiples y variados regalos aportados por empresas o cercanos al colegio y recogidos por la ONG Haren Alde.

Un año más Ignacio Rodríguez Molinero y Nacho Zarandona fueron repartiendo suerte con gotas de finísimo humor e ironía. Algunos, como el director Roberto Vaquero, fueron especialmente agraciados y “Moli” le exigió a cambio liberarse de horas de sustitución en la jornada lectiva”.

Durante la cena y la rifa, decenas de niños “invadían” a sus anchas la planta baja del colegio con juegos organizados y animados por los jóvenes Monitores Sanagus.


Casi 8.000 euros

Monseñor Santiago Sánchez puso punto y final, agradeció una vez más la colaboración y solidaridad del colegio San Agustín y comunicó el importe total: 7.905 euros, a los que habrá que añadir aportaciones posteriores.


Gracias

La ONG Haren Alde local, coordinada por el padre Juan Cruz Vicario y María Puertas, ha sido el “alma mater” de este acontecimiento solidario que cuenta con numerosos y generosos colaboradores: voluntarios y monitores San Agustín…

Hay que señalar la colaboración generosa de la empresa de restauración Seresca que aporta gratuitamente el trabajo de los cocineros y el menú íntegro de la cena para los comensales niños y adultos.



¿Y tú que opinas?

menu portada noticias reportajes agenda documentos nosotros material gráfico misiones escribenos intranet Entra y verás
Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. Paseo de la Habana, 167. 28036 -Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Política de privacidad.
Búsqueda.