espaol portugus english email


Índice

La persona

El religioso

El historiador

La obra: Historia de los Agustinos Recoletos




¿Y tú que opinas?

Ángel Martínez Cuesta: 50 años de historiografía moderna en la Orden de Agustinos Recoletos
» El horizonte desde la atalaya del investigador «
Abril 2016


Caraga, Mindanao, Filipinas.


Morcote, Boyacá, Colombia.

Río Araguari, Minas Gerais, Brasil.

El historiador:
¿Has conocido y visitado la geografía, el paisaje, los edificios y ruinas que ha dejado la Historia de la Orden? ¿Qué emociones te produjo?

El conocimiento de la geografía facilita enormemente la comprensión de la historia. No en vano se la considera como uno de los dos ojos con que se la debe mirar. El otro es la cronología.

A veces es suficiente un instante para conectar de modo distinto con episodios con los que uno se creía suficientemente familiarizado. Recuerdo que me bastó una simple mirada a la inmensidad del océano Pacífico desde el altozano sobre el que se levanta la iglesia de Caraga con su campana dechiochesca arrumbada a sus pies para sentir la infinita soledad de aquellos misioneros.

Más recientemente el obispo de Casanare me brindó la oportunidad de visitar la localidad de Morcote, en donde los recoletos colombianos del fines del siglo XVIII y principios del XIX se empeñaron en construir un colegio misional. Para llegar a él tuvimos que trepar por senderos imposibles, desafiar la corriente de ríos impetuosos e improvisar pasarelas de piedras y maderos del entorno para atravesar barrancos embarrados, situados al borde del abismo.

Nuestros misioneros acarrearon hasta aquellas soledades piedras, maderas y otros materiales necesarios para su construcción y decoración, y, sin reparar en obstáculos, consideraron aquel lugar como el emplazamiento ideal para ultimar su formación y restablecer su salud espiritual y corporal de los rasguños que siempre deja tras de si la actividad misionera.

Decididamente, su actitud vital era muy diferente de la nuestra… La visión del caudal del río Araguari (Minas Gerais, Brasil) me hizo comprender la angustia del padre Mariano Bernad cuando una noche del año 1899 se encontró en la necesidad de atravesarlo en una frágil balsa gobernada por un solo remero.

Otros paisajes han cambiado tanto que a primera vista apenas nos ayudan ya a situar los hechos del pasado. Pero a poco que se recapacita y se vuelve la vista atrás, la percepción cambia. Pienso en las Islas Marianas, en la isla de Bohol o en Mindoro. Sin un conocimiento, al menos superficial, como el que he tenido la suerte de adquirir en mis múltiples viajes, resulta casi imposible apreciar debidamente la obra de sus evangelizadores. Otra fuente de inspiración son las iglesias, conventos, puentes y fuertes que jalonan la geografía filipina.

De los antiguos conventos españoles queda muy poco. Los que todavía se mantienen en pie permiten formarnos una idea vaga de los ideales y de la existencia real de sus moradores. Especial mención merecen El Desierto de La Candelaria en Colombia, las iglesias de Talavera, Alagón, Valdefuentes y Campillo de Altobuey, o las ruinas del desierto de La Viciosa en Cáceres. Otros edificios, como la iglesia de Barcelona, han sufrido transformaciones irreparables y apenas conservan rastros de su arquitectura primitiva. La iglesia de Caudiel, santuario muy querido de la Virgen del Niño Perdido, no he tenido ocasión de visitarla.


  • Talavera de la Reina, Toledo, España.



    Antiguo convento de San Agustín de Campillo de Altobuey (Cuenca).




    Antiguo convento de los Agustinos Recoletos y hoy iglesia parroquial y santuario de la Virgen del Niño Perdido en Caudiel (Castellón).

  • Desierto de la Candelaria, Colombia.



    Iglesia de San Juan Bautista de Alagón (Zaragoza, España), anteriormente iglesia conventual de los Agustinos Recoletos.




    Ruinas del antiguo convento de los Agustinos Recoletos de San Juan de La Viciosa, en la localidad cacereña de Deleitosa.

  • Islas Marianas.


    Las “chocolate hills” de la isla filipina de Bohol.


    Mindoro, Filipinas.



    Antiguo convento de San Agustín de Valdefuentes (Cáceres).




    Antiguo convento de los Agustinos Recoletos de Santa Mónica, hoy centro de arte, en Barcelona.




menu portada noticias reportajes agenda documentos nosotros material gráfico misiones escribenos intranet Entra y verás
Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. Paseo de la Habana, 167. 28036 -Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Política de privacidad.
Búsqueda.