espaol portugus english email


Índice

La persona

El religioso

El historiador

La obra: Historia de los Agustinos Recoletos




¿Y tú que opinas?

Ángel Martínez Cuesta: 50 años de historiografía moderna en la Orden de Agustinos Recoletos
» El horizonte desde la atalaya del investigador «
Abril 2016

Miguel Batllori.

Friedrich Kempf.

El historiador:
¿Cómo era la vida del estudiante en la Facultad de Historia de la Iglesia de la Universidad Gregoriana?

Ni fui lo que se dice un estudiante modelo, ni aproveché al máximo las oportunidades. Ya tenía bastante definidos mis gustos y preferencias. Había profesores que se hacían aburridos. Algunos, ciertamente, no eran brillantes. El latín limitaba sus posibilidades docentes. Pero aun entre ellos había buenos especialistas. Ahora me doy cuenta de mi error y lamento la ocasión perdida.

Tampoco me resultó fácil mantener la atención en las materias de carácter técnico –la paleografía, la diplomática, la metodología y la cronología–, que por cierto habrían de ser luego mis compañeras de trabajo. Aquel descuido inicial ha limitado el alcance de mis trabajos.

Con todo, no perdía el tiempo. Me iba autoformando, aprovechando las oportunidades que me brindaba Roma con sus iglesias, sus ruinas, sus museos y sus bibliotecas. La biblioteca de la facultad se convirtió en uno de mis lugares preferidos.

El profesor más cercano a mi mentalidad de entonces, distinta de la actual, fue Batllori. Otros profesores notables fueron Federico Kempf, Ricardo García Villoslada, Prudencio Damboriena y Paulus Rabikauskas.

Este último, catedrático de paleografía y diplomática, era el más temido por los estudiantes y quizá el mejor de todos. Durante la carrera no tuve relación especial con él. Fue luego, al ultimar los detalles de la defensa de la tesis, cuando pude tratarlo con más cercanía. Inmediatamente me percaté de que tras una aparente dureza latía un corazón de sentimientos delicados y bullía el rescoldo de dolorosas experiencias personales. Había salido de Lituania, su país natal, en su juventud, y hasta aquellos años ni había podido regresar a él ni apenas había tenido noticia de su familia.

Damboriena era un profesor brillante, joven todavía y muy prometedor. A los españoles se nos antojaba un tanto petulante. Nos incomodaba su aparente preferencia por los alumnos anglosajones.

  • Una de las obras de Ricardo García-Villoslada.

  • Una de las obras de Prudencio Damboriena.

  • Paulus Rabikauskas.




menu portada noticias reportajes agenda documentos nosotros material gráfico misiones escribenos intranet Entra y verás
Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. Paseo de la Habana, 167. 28036 -Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Política de privacidad.
Búsqueda.