espaol portugus english email


Índice

La persona

El religioso

El historiador

La obra: Historia de los Agustinos Recoletos




¿Y tú que opinas?

Ángel Martínez Cuesta: 50 años de historiografía moderna en la Orden de Agustinos Recoletos
» El horizonte desde la atalaya del investigador «
Abril 2016





Ángel Martínez Cuesta participando en diversos cursos de formación propia para religiosos y seglares de la Familia Agustino-Recoleta.

El religioso:
¿Crees que los religiosos son suficientemente conocedores del pasado de su Orden y de las vicisitudes de su carisma para mantenerlo en el futuro?

Lamentablemente mi respuesta tiene que ser negativa. Los agustinos recoletos pocas veces nos hemos preocupado suficientemente de muestro pasado. No ha existido entre nosotros una cultura histórica. No le hemos asignado un espacio en el calendario escolar con horas de clase y la correspondiente evaluación. Su introducción no sería novedosa. Hay varias órdenes que lo practican desde antiguo.

Tampoco hemos dispuesto de textos atrayentes. En este aspecto el panorama actual ha mejorado. Pero dudo de que nos hayamos aprovechado suficientemente de esa mejora. Es cierto que se le da mayor relieve en el noviciado, se la tiene presente en el cursillo anual de estudios propios y también en los cursos de renovación y de preparación para la profesión solemne, aunque en estos dos campos hemos asistido en los últimos años a una visible disminución.

Considero nociva esta disminución precisamente en un momento en que debería ser potenciada. Los religiosos jóvenes, provenientes de naciones y culturas diversas, carecen de aquella base cultural uniforme que en el pasado aseguraba la identidad corporativa de la orden, supliendo otras deficiencias conceptuales. Hoy esa uniformidad ya no existe y es urgente crearla ofreciendo una sólida base conceptual, a cuya creación la historia puede dar un aporte significativo.

Los últimos papas lo han recordado reiteradamente. Nosotros necesitamos aún más el conocimiento de nuestra historia, porque hemos pasado por avatares que han modificado notablemente nuestro ser. Algunas de estas modificaciones –no dudo de ello–, son obra del Espíritu, que no cesa de actuar. Otras se nos han impuesto y otras las hemos aceptado sin reflexión suficiente, con lo que quizá se han infiltrado en nuestra vida elementos que no responden a nuestro ADN.

Esos avatares nos ha despojado de casi todos nuestros conventos antiguos –en España, de todos– y de gran parte de nuestro patrimonio artístico y literario, dejándonos sin referencias físicas y reduciendo drásticamente las culturales. El conocimiento de esos avatares puede iluminarnos a la hora de ajustar nuestra vida a las necesidades de los tiempos, rechazando los valores ajenos a nuestra genética espiritual y acogiendo los más cercanos o compatibles con ella.



Testimonio: Francisco Javier Legarra Lopetegui OAR
Compañero de estudios

Conocí a Ángel Martínez Cuesta cuando en setiembre de 1949 ingresó en el colegio apostólico de San José de Lodosa, proveniente de su pueblo, Brullés. Por cierto, que así lo apodamos en ocasiones. Convivimos un año en Lodosa (1949-1950), dos en Fuenterrabía (1952-1954) y dos en Marcilla (1957-1959).

Ángel Martínez Cuesta y Francisco Javier Legarra Lopetegui en un viaje a Tierra Santa con motivo de sus bodas de oro sacerdotales.

Aunque no traté mucho personalmente con él, siempre lo vi como un niño y joven sencillo, muy alegre, muy consciente y responsable. Me llamaba la atención su espíritu de superación en el deporte, donde tenía su limitación por el defecto de su pie. Lo veía con especial simpatía porque su hermano, Jesús Martínez, trabajaba en aquellos años con mi tío Martín en el colegio San José de Cebú (Filipinas).

Formando grupo de un curso numeroso y extraordinario en muchos aspectos, su personalidad se difuminaba un tanto entre los compañeros, pero lo veía feliz y gustoso de compartir sus inquietudes, que ya despuntaban en sus diálogos los compañeros más afines.

Ya en Marcilla, creo recordar que su primer escrito, publicado en la revista del teologado “Marcilla”, versaba sobre la figura del padre Pío Mareca, el extraordinario profesor de la segunda mitad del XIX, lo que ya indica las preocupaciones históricas de Ángel.

Ignoro hasta qué punto tuvo relación especial con el padre Rafael García, director del Boletín de la provincia y del Archivo provincial. Habría que preguntárselo. Porque después publicó un amplísimo artículo en Recollectio sobre su figura.

Ángel posee una memoria privilegiada, tan necesaria a un historiador, y un espíritu analítico combinado con su capacidad de síntesis. Valorador de la tradición y abierto a los modernos. Laborioso, explotador de su tiempo. Castellano viejo de firmes convicciones religiosas, que han sido casi connaturales. Su firmeza y profesionalidad en las tareas. Muy sociable, amigo de la conversación y de la vida de comunidad, donde sabe gozar extraordinariamente.

Cuesta es hoy sobradamente conocido por los historiadores de la Iglesia e investigadores de la historia. Se ha formado un nombre desde el estudio, la investigación y la publicación de obras de elevado nivel cultural. Como tal ha sido reconocido por editores de obras de prestigio internacional, como el DIP (Dizionario degli Istituti di Perfezione). Ya la medalla de oro de la Universidad Gregoriana a su tesis sobre la Historia de la isla de Negros era un anuncio de su capacidad.

Francisco Javier Legarra Lopetegui.

Teniendo como base una cultura amplísima en las materias humanísticas, ha hurgado en archivos de varias naciones incansablemente. Sus escritos son redactados con una sólida base documental. Su documentación es siempre extensa, sólida y de primera mano. Su obra está asentada en las fuentes originales y orientada desde una metodología crítica, objetiva y rigurosa. Por añadidura la presenta con un dominio y corrección admirable de la lengua castellana, rica en matices.

Por primera vez los agustinos recoletos hemos contado con un historiador profesional, preciso, de largo aliento, conforme a las exigencias metodológicas. Y todo ello vivido desde una insoslayable y profunda identidad agustino-recoleta.

Si Cuesta es un gran historiador, es porque no es un “diletante”, sino que su obra, centrada fundamentalmente en nuestra historia, solo se explica desde el amor a una identidad que se vive propia. Si el conocimiento científico de la historia es una necesidad vital para cualquier institución religiosa o civil, podemos decir que la amplia obra de Cuesta es fundamental para nosotros.

Partiendo de un amor filial, ha dedicado incansablemente, horas y horas, días y días, todos sus esfuerzos, a clarificar todos los hechos de nuestro pasado, aun los más difíciles, para entendernos y explicarlos. Y su campo de referencia ha sido todo lo agustino recoleto: frailes, monjas, congregaciones y fraternidades.

No narra únicamente los hechos, sino que trata de extraer de ellos lecciones para el futuro, bien sea en tiempos de gloria, bien en horas de crisis. Me atrevo a decir que su objetividad es una “objetividad dolorida”, pues se alegra o se entristece, según sean los hechos positivos o negativos.

No sólo nos ha ofrecido la historia, frecuentemente nos ha enriquecido con estudios sobre la espiritualidad agustino-recoleta o sobre la voz de la historia con indicaciones claras de la vivencia ideal del carisma en los tiempos presentes.

Alerta a las directrices de la Iglesia en cada momento, acepta la Constituciones actuales como una expresión feliz para vivir el carisma propio, pero inquiere, preocupado hasta dónde nuestras comunidades son centros de oración, de recogimiento y diálogo personal y comunitario. Es valiente al señalar las causas que él cree debilitan la vivencia de nuestro carisma.




menu portada noticias reportajes agenda documentos nosotros material gráfico misiones escribenos intranet Entra y verás
Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. Paseo de la Habana, 167. 28036 -Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Política de privacidad.
Búsqueda.