espaol portugus english email


Índice

La persona

El religioso

El historiador

La obra: Historia de los Agustinos Recoletos




¿Y tú que opinas?

Ángel Martínez Cuesta: 50 años de historiografía moderna en la Orden de Agustinos Recoletos
» El horizonte desde la atalaya del investigador «
Abril 2016

Ángel con la superiora general y la secretaria general de las Augustinian Recollect Sisters de Filipinas.

Semana de formación con los misioneros agustinos recoletos en el Amazonas brasileño.

Intervención durante el congreso de celebración del séptimo centenario de San Nicolás de Tolentino en Madrid, España.

El religioso:
¿Cómo acomodar el carisma agustino recoleto a los tiempos de la política participativa, de las relaciones mediante redes sociales y de la mayor abundancia de información accesible en múltiples plataformas?

La Orden ha ido acogiendo las nuevas ideas y acomodándose a sus propuestas y exigencias como a remolque, lentamente, a menudo sin una atenta reflexión previa y empujada, cuando no forzada, por las circunstancias. Es preciso no recaer en esos defectos.

Se nos ha dado la posibilidad de prever el futuro, al menos el más próximo, aunque sea solo de modo confuso e incompleto. Lo primero que se nos pide es, precisamente, estar atentos a la evolución de los tiempos y no esperar al último momento para actuar, cuando ya la fuerza de las circunstancias se impone y no hay posibilidad de dominarlas.

Los cambios que se avecinan se presentarán con más rapidez y tendrán mayor calado. Por tanto, exigirán mayor reflexión y mayor capacidad de adaptación. Para afrontarlos con garantías de éxito necesitaremos una identidad conceptual y carismática fuerte y bien definida. Solo así estaremos en condiciones de discernirlos y controlarlos. De otro modo, seremos víctimas de nuestra propia inseguridad.

En concreto, creo que necesitaremos una gran fe en la belleza, grandeza y utilidad social de nuestro carisma, así como gran autocontrol y autodominio. La interioridad nos ayudará a fijar nuestra mirada en Dios, a detectar su presencia en los acontecimientos y en los hombres y a hacerle presente donde esté ausente.

Esa es ya hoy una de las necesidades más evidentes del hombre actual, y todo parece indicar que lo será en mayor medida para las generaciones futuras. Nuestra decidida apuesta por la comunidad o fraternidad tendrá que reflejarse en el ambiente que nos rodea para mostrarle, con simplicidad y modestia religiosa, que es posible organizar la convivencia sobre valores distintos de la uniformidad cultural, del interés, del orgullo, del egoísmo o de la prepotencia.

El amor a Dios y a la comunidad, escribió hace unos años John Oldfield, «no se cierra sobre sí mismo, sino que se abre, en imitación de la Santísima Trinidad, a una tercera realidad que es la humanitas, el horizonte en el que la voluntad salvífica de Dios-Amor busca realizarse». Quizá sea ese nuestro modo de contribuir a paliar los efectos de la soledad y de la desconfianza, otras dos grandes dolencias del mundo que se avecina.

Necesitaremos también de una gran capacidad de discernimiento y autodominio. Todo ello exigirá una formación que privilegie, junto a los tradicionales valores carismáticos esenciales, la ascesis y el sentido de la propia responsabilidad.



menu portada noticias reportajes agenda documentos nosotros material gráfico misiones escribenos intranet Entra y verás
Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. Paseo de la Habana, 167. 28036 -Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Política de privacidad.
Búsqueda.