español português english email
San Nicolás

Porque hay entre vosotros algunos tan amantes de la perfección que desean seguir un plan de vida más austero…
determinamos que se señalen o se levanten de nueva planta tres o más monasterios…
[Del acta 5ª del capítulo
de Toledo, 1588]




Escudo

Escudo de la provincia de San Nicolás de Tolentino
El diseño de este escudo data de 1921. Conoce su significado.



El siglo XX: entre lo viejo y lo nuevo
Iglesia de Inarajan, Guam.
Tras la revolución, Filipinas pierde su posición privilegiada dentro de la orden y pasa a un discreto segundo término. La misma provincia busca ansiosamente otros campos por España y América del Sur. En algún momento duda de poder continuar en el archipiélago y da la preferencia a los nuevos ministerios que desde 1898 iban abriendo sus miembros en Panamá, Venezuela y Brasil. En 1906 más de dos tercios de sus religiosos residían en esos cuatro países.

Para esa fecha la crisis ya había quedado a la espalda. Abierto el noviciado y recuperada la esperanza, la provincia comenzaba a mirar al futuro con nuevas ilusiones. En ese mismo año, tras una visita del provincial, ratifica su compromiso con el archipiélago. Pero ya no será un compromiso total. La experiencia ha manifestado la necesidad de diversificar el campo y, por tanto, continuará con los ministerios abiertos en otros países.

La orden también estaba reorganizando sus cuadros. Y lógicamente sus planes condicionan los de la provincia. En 1909 la curia general asigna a la nueva provincia de Santo Tomás de Villanueva los ministerios de Brasil y los conventos andaluces, y al año siguiente traspasa a la de la Candelaria los de Tumaco y Panamá. La de San Nicolás queda reducida a los ministerios de Venezuela y Filipinas y a las casas españolas de Monteagudo, Marcilla, San Millán de la Cogolla y Puente la Reina. Estos ministerios, a los que se irán sumando los de China (1907), Inglaterra (1932), Perú (1939) y México (1941), formarán el horizonte de sus religiosos hasta 1948.

En Filipinas durante las tres primeras décadas la provincia casi se limitó a sobrevivir, contentándose con recuperar dentro de lo posible la situación anterior a la Revolución. Casi todos los religiosos trabajan en el ministerio parroquial. Esa exclusividad no satisface a todos los religiosos. Pero la provincia no encuentra un digno reemplazo. Falta imaginación, experiencia y decisión. Ni la disciplina comunitaria ni la pastoral atraviesan su mejor momento. Con todo, poco a poco fueron apareciendo novedades esperanzadoras. En 1910 la Santa Sede les confió la prefectura apostólica de Palawan, la primera de Filipinas; en 1924 tomó cuerpo el sueño largamente acariciado de sumarse a la gesta misionera de China. La misión de Kweiteh (hoy Shangqiu) alcanzó especial significación. La provincia la atendió con esmero, sirviéndola con misioneros abnegados y relativamente numerosos. Desgraciadamente, tras la subida de los comunistas al poder (1949), los misioneros extranjeros tuvieron que abandonar el país. En nuestra misión quedaron nueve religiosos nativos y algunas religiosas, que han seguido fecundándola con su sangre y su heroísmo.

Catedral de Shangqiu, Henan, China.
Hacia 1931, tras una dolorosa visita apostólica, cae definitivamente el peculio legal. En 1941 ingresa en el campo de la educación, del que espera prestigio social, desahogo económico y, sobre todo, una vivencia más profunda de su ideal comunitario. Poco a poco los colegios van suplantando a las parroquias, transformando las ocupaciones y hasta la imagen social del recoleto. En breve tiempo —de 1950 a 1987— los recoletos se despojan de su divisa de misioneros o párrocos de zonas marginadas para enfundarse la del educador plenamente urbano.

La innovación más transcendental tuvo lugar en 1949 con la apertura del noviciado de Manila a las vocaciones nativas. El capítulo de 1934 había recomendado “eficazmente” la apertura de casas de formación en Filipinas, Inglaterra y Venezuela. En Filipinas la recomendación no surtió efecto hasta la postguerra mundial. Y aun cabría añadir que el interés por las vocaciones filipinas sólo cobra consistencia diez años más tarde. Si se exceptúa la anecdótica ordenación del padre Salvador Calsado en 1945, el primer grupo de filipinos no llegaría al sacerdocio hasta 1959. A partir de esa fecha crece el interés y, lógicamente, también las vocaciones. A finales de 1997 la provincia contaba con 144 profesos filipinos.

Muy similar fue la evolución de la provincia en Venezuela. También en ella prevaleció durante varios lustros el trabajo pastoral. Sus fundaciones aparecen envueltas en cierto aire de interinidad, situadas en zonas marginales y sin programas suficientemente elaborados. La labor de los frailes fue, en general, muy buena. Construyeron numerosas iglesias y capillas, dieron nuevo impulso a la predicación, muy descuidada entonces en el país, y restauraron el culto y la vida cristiana infundiendo nuevo vigor a las asociaciones existentes y creando otras nuevas. Las más frecuentes fueron el apostolado de la oración, las hijas de María, las conferencias vicentinas, la cofradía de la consolación y, sobre todas, la obra del catecismo. También cabe destacar la dimensión misionera de su labor, la predicación de la palabra de Dios en los púlpitos más prestigiosos de la nación, la colaboración con la jerarquía y la generosa atención a los leprosos de Maracaibo y Caracas.

Muerte de san Agustín, Vela Zanetti. San Cristóbal, República Dominicana.
Hacia 1925 la presencia recoleta en Venezuela comienza a tomar nuevos rumbos. Aumenta el número de religiosos, crece su presencia en las ciudades, las obras propias ascienden al primer plano, florece el apostolado de la prensa oral y escrita (La Madre Cristiana,1927) surge el primer seminario para vocaciones autóctonas (1935) y abre sus puertas en Caracas el colegio de Fray Luis de León (1941). También aquí la ciudad va desplazando al campo y las actividades educativas comienzan a competir con el tradicional monopolio parroquial. Las fundaciones de Inglaterra y Perú tienen raíces similares. A principios de 1932 la anarquía de la República española movió a los superiores a buscar fuera de España un convento para la formación de sus estudiantes. Y en 1939 el miedo a la inestabilidad política de Venezuela les llevó al Perú en busca de un campo que pudiera acoger a los religiosos venezolanos en caso de tener que salir del país.

Los acontecimientos no tardarían en revelar el acierto de ambas medidas. De 1932 a 1950 Inglaterra acogió a varias promociones de teólogos y, a partir de 1934, dio a la orden varias vocaciones. En Perú encontraron acogida dos grupos de teólogos, a quienes las estrecheces económicas derivadas de la guerra mundial impedían sostener en España.

En 1974 la provincia se hizo cargo de unas parroquias en la isla de Guam. Llegó llamada por el obispo en alas del recuerdo de las docenas de recoletos que en ella habían laborado entre 1770 y 1908. También pesó la conveniencia de contar con un puesto intermedio para los religiosos que abandonaban Filipinas rumbo a Estados Unidos. Salió quince años más tarde (1.6.1989) ante la imposibilidad de consolidar su presencia en una isla tan pequeña y suficientemente atendida por el clero secular y los capuchinos.

El último capítulo general (1998) erigió la provincia de San Ezequiel Moreno con las casas que la de San Nicolás poseía en Filipinas y Sierra Leona más las formosanas de Linyuan y Santimén. La provincia San Nicolás perdía la parte más noble de su tradición, la que durante siglos había conformado su ser. Pero, a la vez, quedaba libre para, de acuerdo con su vocación misionera, seguir la voz del espíritu que la llama a afrontar nuevos derroteros.

menu portada noticias reportajes agenda documentos nosotros material gráfico misiones escribenos intranet Entra y verás
Agustinos Recoletos. Provincia de San Nicolás de Tolentino. Paseo de la Habana, 167. 28036 -Madrid, España. Teléfono: 913 453 460. CIF: R-2800087-E. Inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, número 1398-a-SE/B. Política de privacidad.
Búsqueda.